La nuera de la Presidenta afirmó que invitó a su cónyuge al encuentro en el Banco de Chile la noche anterior a la reunión, pero varias horas antes Caval había confirmado la presencia del matrimonio.
Publicado el 14.04.2015
Comparte:

Un  nuevo correo al que tuvo acceso “El Líbero” contradice la versión que entregó a la Fiscalía una de las dueñas de la empresa Caval, Natalia Compagnon, sobre la reunión que sostuvo con su cónyuge Sebastián Dávalos y el vicepresidente del Banco de Chile, Andrónico Luksic, para obtener el crédito de $6.500 millones que le permitiera comprar 44 hectáreas en Machalí.

Según la declaración de Compagnon, que publicó este domingo La Tercera, ella afirmó que cuando le confirmaron la reunión “se supone que asistiríamos Mauricio (Valero, el otro socio) y yo, pero él me dice que no me puede acompañar por problemas personales. La noche del 5 de noviembre de 2013 le comenté a mi esposo Sebastián Dávalos que iría sola y que él me podía acompañar y yo le dije que no era necesario, pero igual me acompañó”.

Sin embargo, en un correo de ese mismo 5 de noviembre de 2013 pero a las 14.30 horas de la tarde,  Sergio Bustos -encargado de coordinar el encuentro y tramitar el crédito bancario-, le escribió a Ximena Valenzuela Rojas -una de las dos secretarias de Luksic en el Banco de Chile-, que “de acuerdo a lo conversado con la señora María Teresa, confirmo la reunión con el señor Luksic, a las 11:00 hrs del día 6 de octubre, de la señora Natalia Compagnon y de don Sebastián Dávalos Bachelet”.

Apenas dos minutos después, la secretaria le respondió a Bustos que acusó recibo y le dio las gracias por la información. Luego, Bustos le reenvió el correo con la confirmación de la reunión a Victorino Arrepol, asesor comercial de Caval y su superior jerárquico en la empresa, quien le habría notificado a Compagnon del encuentro, según la versión de Bustos.

En su declaración ante el fiscal Luis Toledo, además, la nuera de la Presidenta dijo que durante la reunión Dávalos Bachelet “no habló, sólo saludó y se dedicó a mirar la oficina y a escuchar”.

Las diferentes versiones de Luksic y Bustos sobre la reunión

El pasado 6 de abril, Luksic emitió un comunicado para aclarar que la reunión le fue solicitada el día 4 de noviembre de 2013 “a través de mi secretaria por Sergio Bustos, a quien no conozco, en nombre de Natalia Compagnon, Sebastián Dávalos y Mauricio Valero. Contrariamente a lo que el Sr. Bustos ha afirmado, yo no solicité la presencia del Sr. Dávalos ni de ninguno de ellos en ese encuentro”.

En tanto, Bustos sostiene que la pidió para Natalia Compagnon y Mauricio Valero, pero que “la secretaria me dijo que andaba muy ocupado don Andrónico, que le diría y en cuanto tuviera novedades me iba a llamar. Pasó menos  de una hora y me dijo, don Sergio, no hay ningún problema, y voy a ocupar palabras textuales: Don Andrónico me dice que estaría muy contento si, en vez de venir Valero, viene la señora Natalia con su esposo Sebastián Dávalos”.

Según su relato, dice que le respondió que no sabía y que tenía que preguntar. Llamé a Victorino Arrepol en donde le digo que si puede ir Dávalos y me dice que sí. Luego le ratifiqué a la secretaria que, conforme a lo conversado, la reunión sería con Natalia Compagnon y su esposo Sebastián Dávalos, y ella me ratificó la reunión pero cambió la hora”, afirma Sergio Bustos.

La función de Dávalos en Caval como gerente de proyectos

Compagnon fundó la empresa en febrero de 2012 junto a  Valero, y Dávalos se incorporó en julio de ese año como gerente de proyectos, luego de renunciar a  la Dirección General de Relaciones Económicas (Direcon) del Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno de Chile, donde fue contratado como experto en 2005 tras su práctica profesional, institución entonces dirigida por Carlos Furche, actual ministro de Agricultura de la Presidenta Bachelet.

Los proyectos dentro del ámbito de acción de Caval, según ha difundido el mismo Valero en su CV, son de inversión portuaria, evaluación de yacimientos mineros, de generación energética y proyectos de inversión inmobiliaria.

El 1 de marzo de 2013, Dávalos afirmó en la revista Qué Pasa, que Caval funcionaba como consultora desarrollando “proyectos por encargo” y representando comercialmente a empresas pequeñas para “llegar a los mercados que les interesan”. También precisó que sus labores se enfocaban en proyectos de “tecnología, comunicaciones y prestación de servicios al sector minero”.

En esa línea, su cónyuge le señaló al fiscal que Dávalos “no intervino ni nunca supo del detalle del proyecto de los terrenos. Sí trabajó para Caval en algunos proyectos como en tecnología con Advantec, y me ayudó a ver una fundación de hipoterapia”.

Dávalos declara ante el fiscal como imputado

El hijo de la Mandataria declaró como imputado cuatro horas ayer ante el fiscal Toledo, como parte de la investigación por tres querellas que se investigan, y que dicen relación con eventuales delitos por violación de secreto, negociación incompatible y enriquecimiento ilícito, entre otros cargos denunciados por los diputados de Renovación Nacional, Nicolás Monckeberg y José Manuel Edwards.

A esa investigación se suma que el Juzgado de Garantía de Rancagua acogió a trámite una querella por presuntos delitos vinculados con el uso de información privilegiada y el tráfico de influencias en contra de Sebastián Dávalos, durante su labor como director sociocultural de La Presidencia;  del actual seremi de Vivienda y Urbanismo de la Región de O’Higgins, Wilfredo Valdés –quien hizo una de las tasaciones de los terrenos-; de la arquitecta y ex funcionaria de la Municipalidad de Machalí, Cynthia Ross –sobrina del dueño de los predios, Patricio Wiesner y quien propuso cambiarle el uso de suelo-, y del ex director de Obras de dicha repartición, Jorge Silva Menares.

Correos sobre reunión Luksic-Dávalos-Compagnon

FOTO: FRANCISCO LONGA/AGENCIA UNO