La campaña de un grupo de figuras de la izquierda chilena para lograr que el Poder Judicial de Brasil le permita a Lula da Silva ser candidato presidencial, pese a que cumple condena por corrupción, genera repercusiones en la política interna. Por otra parte, la DC ficha en su equipo a los ex fiscales, quienes trabajarán en asuntos ligados a la probidad.
Publicado el 11.07.2018
Comparte: