El Gobierno vive su primera marcha estudiantil y el balance es dividido. Fue masiva, sin duda, pero los líderes estudiantiles aseguran haber tenido una convocatoria sin precedentes, pese a que las cifras que entregan son puestas en duda, así como el éxito de su discurso. Por otra parte, aumentan los cuestionamientos a la continuidad del obispo Juan Barros.
Publicado el 20.04.2018
Comparte: