La Operación Huracán debía suponer un duro golpe en el combate contra los atentados incendiarios en el sur del país. En su lugar, originó un quiebre entre la Fiscalía y Carabineros en la IX Región. Ayer, el Ministerio Público anunció que cerraba el caso, y abrió una querella por manipulación de los equipos y mensajes incautados presentados como pruebas por Carabineros.
Publicado el 26.01.2018
Comparte: