La agenda nacional se divide entre la visita del Papa y los aprontes para la instalación del próximo gobierno. El Pontífice está por llegar, en medio de expectativas, llamados a escuchar con oídos y mente abierta, pero también la visita recibe críticas e incluso protestas de grupos violentos. Por otra parte, el presidente electo prometió ayer el inicio de una “nueva etapa” y “una nueva era de colaboración con el sector privado".
Publicado el 12.01.2018
Comparte: