Mauricio Macri, jefe de gobierno de la capital argentina y miembro del PRO, fue el gran ganador de la jornada y comienza a pavimentar su camino a la Casa Rosada.
Publicado el 27.04.2015
Comparte:

Ayer en la capital de la Argentina se celebraron las elecciones primarias y Mauricio Macri, del PRO, fue el gran ganador de la jornada. Su partido sacó el 47,3% de los votos en la interna superando por 25 puntos a la segunda fuerza, ECO y dejando en un tercer lugar al representante del Frente para la Victoria (FPV), Mariano Recalde, actual presidente de Aerolíneas Argentinas.

Macri cierra una semana gloriosa con este triunfo que dejaría a su elegido para sucederlo, Horacio Rodríguez Larreta, ganando la ciudad de Buenos Aires sin necesidad de ballotage en las elecciones generales.

Recordemos que el domingo 19 de abril también en elecciones primarias, tanto en la provincia de Santa Fe como en la de Mendoza (como parte de una coalición), ganó el partido de Mauricio Macri. Con estos triunfos el jefe de gobierno de Buenos Aires se consolida como el principal presidenciable de la oposición en las elecciones que se desarrollarán en octubre.

A pesar de que el Frente para la Victoria de todas las provincias que hasta el momento tuvieron elecciones sólo ganó en Salta, sigue festejando.  Los medios oficialistas restan importancia a lo sucedido insistiendo que Macri sólo es fuerte en Buenos Aires.

Lo curioso de la elección fue que cerca de las 7 de la tarde, una hora después que se cerarran las mesas de votación, el jefe de gabinete de la Nación, el kirchnerista Aníbal Fernández, colocó al candidato del FPV en segundo puesto y declaró que habían hecho una elección fenomenal. Pasaron sólo tres horas y cuando los cómputos oficiales se dieron a conocer el propio Aníbal Fernández tuvo que reconocer que tenían datos erróneos de “boca de urna”. Sobre el resultado reconoció: “Golpe no, es una elección esquiva y difícil para nosotros”.

De todas maneras Macri aún no puede cantar victoria, ya que le queda mucho tiempo por delante. Este lunes, muy temprano, dio una conferencia de prensa donde dijo que pronto dará a conocer la fórmula y así revelar quien lo acompañará como vicepresidente. Argentina es un país complejo en su armado político. Estos resultados no confirman qué pasará en octubre, pero sí son un augurio y fortalecen la figura de Macri.

Pero el movimiento que determina el tablero es la provincia de Buenos Aires, sólo este distrito representa el 39% del total del padrón electoral para las elecciones presidenciales. La figura de Macri para esa provincia es María Eugenia Vidal, quien aún no logra la representación esperada. Y Daniel Scioli, actual gobernador de la provincia y el más probable sucesor como presidenciable de los Kirchner, sí tiene una buena imagen y alta captación de voto.

Siguen varias etapas antes de las elecciones generales que se desarrollarán el 25 de octubre. Habrá que esperar y ver el comportamiento de cada distrito para ir esbozando qué puede llegar a pasar ese día. Lo que está claro, es que será de importancia para la región. ¿Seguirá Argentina con una presidencia de centro izquierda como fue la tendencia en las últimas elecciones en Chile, Brasil y Venezuela o habrá un viraje hacia el centro?