“No fue una confusión. Por eso hago el llamado de atención. No creo que alguien ocioso haya ido a votar. La persona que me suplantó quería apoyar a su candidato”, confiesa a “El Líbero” Verónica Moure, quien fue víctima de una suplantación de identidad con un carné falso cuando fue a votar en un colegio en Vitacura.
Publicado el 07.12.2017
Comparte:

Los votos marcados que mencionó el ex Presidente Sebastián Piñera se tomaron la agenda política por un par de días, pero detrás de esa polémica existe una realidad que aún no se ha develado y que tiene que ver con hechos aún más inquietantes: reclamos por suplantaciones de identidad en la última elección presidencial y parlamentaria.

Es lo que le pasó a Verónica Moure, ingeniera comercial de 46 años, el pasado 19 de noviembre.

Ella fue a votar a las 10 de la mañana a su mesa 87, en el colegio Antártica  Chilena, en Vitacura, pero grande fue su sorpresa cuando le informaron que ella ya había votado.

Al asegurar que no había ido antes y tras reclamar a los vocales, le señalaron que en su lugar se presentó una señora de más de 60 años con su mismo carné y RUT, aunque con una foto y firma diferente.

Incluso, la vocal que la atendió recordó que le pidió a la suplantadora deletrear su supuesto apellido M-o-u-r-e.

En ese mismo instante, la afectada presentó el reclamo ante el delegado del Servel que había en su colegio, y éste se comunicó con un oficial de turno del Registro Civil en el mismo lugar, quien  le tomó las huellas dactilares y confirmó que “yo era yo y que había sido suplantada”, relata a “El Líbero” Verónica Moure.

Esa señora votó con un carné mío falso. Salía la foto de ella. Se revisó la firma y no era la mía. El delegado llamó a su jefe en el Servel pero le dijeron que yo no podía votar, que presentara un reclamo”, agrega la ingeniero comercial y profesora de la fundación Simón de Cirene.

Un amigo abogado le sugirió que presentara la denuncia ante Carabineros porque la suplantación de identidad es un delito que tiene una pena de cárcel de 541 días.

-¿La suplantación fue una confusión de firmas o algo concertado?

– No fue una confusión. Por eso hago el llamado de atención. No creo que alguien ocioso haya ido a votar pero era mi derecho a votar, no el de ella. Ella quería apoyar a su candidato. Los suplantadores van temprano porque no se arriesgan a ser segundos, ya que quedarían en evidencia. Me dio rabia que alguien haya votado usando mi nombre. De hecho, habían votado muy pocas personas en mi mesa y solo había uno antes que yo en la fila.

Moure: “No fue una confusión. Por eso hago el llamado de atención. No creo que alguien ocioso haya ido a votar pero era mi derecho a votar, no el de ella. Ella quería apoyar a su candidato”

-¿Hay una falla entonces del sistema electoral?

-Así es. Lo cuento porque no quiero que pase de nuevo. Ojalá mejore el sistema electoral, que haya un lector de huella dactilar antes de ir a votar para que se tenga certeza de quién lo hace. Ojalá yo fuera el único caso, pero si hay más cómo protegemos al sistema. Se tiene que verificar la identidad de la persona que vota. Si me quedo en mi casa y no voto nunca habría sabido que alguien votó por mí.

Moure: “Ojalá mejore el sistema electoral, que haya un lector de huella dactilar antes de ir a votar para que se tenga certeza de quién lo hace”

-¿El carné se le perdió o se lo robaron?

-No, nunca se me había perdido y estaba vigente hasta 2025, pero después de esa experiencia fui al Registro Civil y lo bloqueé. Es peligroso que alguien ande con un carné falso de uno.

-¿Cómo le fue en el reclamo al Servel?

-Le escribí a través de la página web y me contestaron que seguro fue un error, les mostré el acta de suplantación y me respondieron, textual, que “el padrón de mesa se encuentra a resguardo y disposición del Tribunal Calificador de Elecciones, y mientras no termine su proceso estimado en dos meses, no es posible verificar lo que usted indica, complementando lo anterior que este organismo no tiene para estos efectos las atribuciones ni facultades de órgano judicial, siendo competente los tribunales para investigar suplantación de persona previa denuncia al efecto”.

Los seis reclamos de suplantación de identidad en la RM presentados ante el Servel

Consultado por este diario, el Servel informó que durante las pasadas elecciones recibieron, a través de su página web, seis reclamos de personas aduciendo suplantación de identidad en la Región Metropolitana.

También explicaron que las denuncias de irregularidades deben ser presentadas ante el Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel), y si es constitutivo de delito, ante la policía o los tribunales de justicia.

Cuando el lunes pasado se generó la polémica por los dichos de Piñera, el presidente del Servel, Patricio Santamaría, aseguró que “no hay ninguna denuncia específica que uno pueda investigar respecto de la entrega de votos marcados (…) nosotros investigamos denuncias concretas. Algo así debió haber quedado en el acta, los apoderados piden que quede constancia en el acta. Además cualquier elector frente a alguna irregularidad tiene el derecho a recurrir a la justicia electoral”.

En ese sentido, explicó que “si llegan denuncias que sean comprobables, obviamente que el Servel vamos a sancionar y en esos casos hay, incluso, sanciones de cárcel”.

Santamaría explicó que “cualquier elector ante irregularidades tiene derecho a recurrir a la justicia electoral sin necesidad de abogados, de manera verbal, vale decir, está todo absolutamente establecido para que esto se regule. Presencialmente en las oficinas del Servel se puede formalizar a través de la plataforma digital, entra a la pagina www.servel.cl y esta la posibilidad de incorporar videos, fotografías, formalizando la denuncia, ahí esta esa posibilidad”.

Qué dice la ley electoral

Ley Orgánica Constitucional sobre Votaciones Populares y Escrutinios (Ley 18.700) establece en su artículo 106 que “cualquier elector podrá solicitar la rectificación de escrutinios cuando, en su opinión, se haya incurrido en omisiones, calificación errada de los votos válidos, marcados, objetados, nulos o en blanco por parte de la mesa, errores en las actas de escrutinios, en sus sumas y totales, diferencias entre las actas o entre ellas y los certificados de escrutinios entregados a los apoderados, resultados mal imputados por los colegios escrutadores o en errores aritméticos”.

El texto agrega que las solicitudes de rectificaciones de escrutinios y las reclamaciones de nulidad de elecciones o plebiscitos se presentarán ante el Tribunal Electoral Regional correspondiente al territorio en que se hubieren cometido los hechos que sirvan de fundamento al reclamo, dentro de los seis días siguientes a la fecha de la elección o plebiscito, debiendo acompañarse en el mismo acto los antecedentes en que se funde.

“Si el Servicio Electoral no hubiere dado a conocer los resultados de algún colegio escrutador antes del sexto día siguiente de la elección, el plazo para efectuar las reclamaciones y rectificaciones que tengan relación con las mesas de dicho colegio escrutador se entenderá prorrogado hasta el día siguiente de la fecha en que el Servicio Electoral entregue la información faltante”, contempla la ley.

Además, las solicitudes de rectificaciones de escrutinios y las reclamaciones de nulidad de elecciones o plebiscitos que formulen los electores que se encuentren en el territorio nacional respecto de actos electorales celebrados en el extranjero se interpondrán ante el Tribunal Calificador de Elecciones dentro del plazo señalado en el artículo 222 de esta ley.