El integrante del Frente Amplio trabajó en el segundo piso del primer gobierno de Sebastián Piñera, fue miembro de Red Liberal y acompañó a Andrés Velasco en las primarias de 2013. Hoy, Garín es uno de los militantes "más duros" de Revolución Democrática.
Publicado el 15.05.2018
Comparte:

En enero de este año, el abogado Renato Garín, quien llevaba dos meses como diputado electo por Revolución Democrática (RD), sostuvo una encuentro con el entonces fiscal Carlos Gajardo. En la cita, habrían conversado sobre la gestión del Fiscal Nacional, Jorge Abbott.

Hace unos días, ya como ex persecutor -junto al también ex fiscal Pablo Norambuena– le envió a Garín y a otros tres diputados del Frente Amplio, un proyecto de ley que busca elevar las penas de los delitos de cohecho y soborno.

Pese a ser su primera incursión en un cargo de representación, Renato Garín no es nuevo en la escena política. Aunque su pasado dista mucho de las actuales posiciones más duras que tiene actualmente al interior de RD.

Trabajó en el Segundo Piso del primer gobierno de Piñera

En 2010, Garín ingresó al Segundo Piso del primer gobierno de Sebastián Piñera. Tenía 23 años cuando, recién egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, se desempeñó como asesor jurídico en La Moneda.

Según datos del portal de transparencia, quien se convertiría 8 años después en diputado de RD, fue funcionario a honorarios del gobierno entre el 11 de marzo de 2010 hasta el 30 de abril de ese mismo año, en el Departamento de Estudios de la Presidencia, en calidad de “egresado de Derecho”.

En esa misma época, Garín era parte del incipiente movimiento político Red Liberal. Quienes compartieron con él durante esa etapa comentan que “lo engaña su carácter, es muy aferrado a sus ideas”.

Mientras era miembro de Red Liberal, Garín participó en lecturas de autores liberales en el Fundación Presidente Balmaceda. Fue también durante esos años, específicamente en 2012, que la revista El Sábado, de “El Mercurio”, lo eligió uno de los 100 jóvenes más influyentes del país. “Siento una necesidad de combatir el conservadurismo en Chile”, comentaba el abogado en la publicación.

No obstante, su estadía se extendería por poco tiempo más. En 2013, abandonó Red Liberal por no sentirse representado por la organización. “Siempre tuvo diferencias con la dirigencia de esa época”, comenta un miembro del movimiento.

El coaching a Andrés Velasco

Ese mismo año, el abogado se sumó al movimiento que creó el ex ministro de Hacienda, Andrés Velasco, Fuerza Pública. Colaboró con el economista para enfrentar las primarias presidenciales en las que compitió contra Michelle Bachelet, José Antonio Gómez y Claudio Orrego.

Durante la campaña, Garín ayudó al ex ministro a preparar un debate televisivo e hizo las veces de Orrego, para que Velasco practicara. Fue su sparring.

Luego de las primarias, el abogado se desempeñó como consejero del movimiento. Algunos miembros de Fuerza Pública (que luego se convertiría en Ciudadanos) sostienen que su participación fue menor y que criticó cómo se manejó comunicacionalmente la situación de Velasco y el caso Penta. En concreto, cuestionó los consejos que entregaban Pablo Halpern, Juan José Santa Cruz y Sebastián Sichel. Finalmente, en 2014, dejó el movimiento de Velasco.

“Díscolo” en RD

A mediados de 2016, Garín ingresó a Revolución Democrática. A fines de ese año, ya como militante del partido creado por Giorgio Jackson, el abogado publicó el libro “El lobby feroz y la sociedad de las influencias”. Texto con el que se haría más conocido en diferentes medios de comunicación.

El año pasado, en plena definición de candidatos a diputados, estalló el conflicto por el cupo en el distrito 10, en el que el sociólogo Alberto Mayol se enfrentó a RD para poder competir por un escaño en dicho sector. En medio de este escenario, el abogado le ofreció su puesto en la nómina del distrito 14. Algo que el sociólogo agradeció, pero no aceptó. Actualmente, Garín es considerado por Mayol como uno de los diputados en los que más confía.

Luego de ser elegido, el legislador se ausentó de dos citas importantes para el Frente Amplio. La primera fue la conferencia de prensa en la que RD presentó a su bancada, y la segunda fue un desayuno que tuvieron los congresistas del bloque con la ex candidata presidencial, Beatriz Sánchez.

Otra acción que ha causado resquemores al interior de su partido, fue la reunión a la que asistió con el ministro de Salud, Emilio Santelices, y en la que participaron representantes de la Nueva Mayoría por el protocolo de la ley de aborto. Según cuentan desde RD, Garín concurrió sin avisarle a la directiva ni a sus correligionarios.

En su partido, el diputado es una figura que no causa consensos. Miembros del consejo político concuerdan en que tiene un carácter fuerte y que no se cuadra con las dos grandes tendencias que conviven en el interior de RD: los “pantalones largos”, grupo al que pertenece Sebastián Depolo y Miguel Crispi, y los “terceristas”, sector que tiene la presidencia del partido y en la que destacan figuras como el senador Juan Ignacio Latorre.

Garín encontró su sitio en los “territorialistas”, facción “más a la izquierda” de la colectividad. Si bien no es parte formal de esta corriente, su jefa de gabinete, Daniela Oberreuter, es una de las figuras más relevantes del sector.