Desde la tienda de calle Londres dicen a “El Líbero” que fueron “errores políticos” los dichos de su abanderado presidencial sobre el Frente Amplio y la crítica al gobierno y a la Presidenta Michelle Bachelet. Además, creen que si bien hoy la candidatura está “firme”, con este tipo de acciones se puede diluir fácilmente. Los dardos se dirigen al jefe de gabinete del senador por Antofagasta.
Publicado el 16.03.2017
Comparte:

En medio de la “balacera” entre el denominado Frente Amplio y el Partido Comunista por la disputa parlamentaria –coincidirían en algunos distritos- el senador y candidato presidencial del PR, Alejandro Guillier, dijo en un encuentro con jóvenes de la Nueva Mayoría que “no le tengan miedo a la izquierda, al Frente Amplio… es renovación, posibilidad de hacer alianzas. No hay que confundir los rivales, los rivales son la derecha”. Estos dichos se consideraron un “guiño” al conglomerado que tiene como sus caras más visibles a los diputados Gabriel Boric (Movimiento Autonomista), Giorgio Jackson (RD) y el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp.

El efecto fue inmediato. En la Nueva Mayoría hubo críticas e “incomodidad”; en el Frente Amplio, un “portazo”. A través de una carta señalaron que “los guiños e insinuaciones que el senador y precandidato presidencial de la coalición del pasado, Alejandro Guillier, hace al Frente Amplio son solo palabras vacías que no tienen una acción de fondo” y agregaron que “mientras (Guillier) sea parte del proyecto de la Nueva Mayoría, no tenemos nada que conversar con él”. Así, el Senador tuvo que salir a aclarar y sostuvo que la interpretación de sus dichos había sido errada, y explicó que “he dicho (a los jóvenes) que no peleen con ellos y que en la base social trabajen con todo el mundo”, y continuó: “una cosa es no pelear con otra persona y otra cosa es hacer alianza”.

En tanto, según consignó La Segunda, durante un encuentro realizado el martes en Valparaíso el senador arremetió de nuevo, pero esta vez, contra el gobierno y la propia presidenta Michelle Bachelet. “Yo creo que la Presidenta hizo un esfuerzo por cumplir el programa, pero miró Chile desde arriba. Lo mismo hicieron los presidentes, Lagos, Piñera, todos”. Y agregó: “como está el país, se está quedando atrás, le están sacando ventaja Bolivia, ¡Bolivia!, Perú, Ecuador. Chile se quedó atrás”, sentenció.

Ninguno de los dos episodios fueron bien recibidos por el Partido Radical, ya que consideraron que se trataron de “errores políticos”, y actos “improvisados”. Respecto del primero, al PR le incomodó el efecto que tuvo en los socios del oficialismo, ya que para la tienda liderada por Ernesto Velasco es importante que se entienda que su domicilio político es la centro-izquierda, y por ende la Nueva Mayoría. “Alejandro ya ha sido duramente cuestionado por algunos sectores de la coalición; pero el Partido Radical es un partido pequeño, si queremos gobernar  en el caso de ganar- tenemos que trabajar juntos. Con este tipo de dichos, se acrecientan las diferencias, no es eso lo que necesitamos”, sostiene un parlamentario de la tienda.

Además, dicen en el radicalismo a “El Líbero” que “uno hace alianza cuando existen miradas comunes” y el Frente Amplio “tiene una mirada crítica de la NM y de la Concertación, entonces hay diferencias sustanciales, es querer construir un país en la luna”. “Es como si Carolina Goic dijera que quiere hacer una alianza con la UDI”, complementan. Pero lo que más molestó es que la jugada ni siquiera fue bien recibida en el Frente Amplio, por lo que dejó más en evidencia el desacierto político.

En el interior de la tienda ubicada en la calle Londres hay preocupación -no confesada públicamente-, porque creen que la ventaja que tienen en las encuestas por sobre los otros candidatos de la NM -como Ricardo Lagos y Carolina Goic– se puede diluir si no se tiene más “cuidado” en este tipo acciones; además porque las decisiones “políticas” las está tomando el propio senador Guiller con su jefe de gabinete, Juan Carlos Soto, sin el apoyo de los radicales.

Así, los dardos apuntan a Soto, ya que dicen que tiene un estilo muy hermético y no comenta los hechos relevantes. “Tiene que haber un análisis político, ponerle una intención política a los hechos, y eso no se hizo, no se está haciendo, ha habido errores. Soto quiere manejar todo de forma personal”, dice un radical cercano a la campaña.

“Los errores no forzados”

El “portazo” del Frente Amplio y la critica al gobierno –Carolina Goic dijo que “la autocrítica es sana, pero también la lealtad”, refiriéndose a los cuestionamientos de Guillier a La Moneda-, son dos de los “errores no forzados” que en el radicalismo cobran, pero no son los únicos. “Nos hemos equivocado”, dicen, haciendo alusión a la baja en las encuestas del último tiempo, que por lo demás tiene que ver -aseguran- con que se han atrasado en la toma de decisiones.

Esto lo asocian a que después de las elecciones municipales se “bajó la guardia” y no se continuó haciendo una gira por el país, ni tampoco se organizó una estrategia comunicacional. Lo anterior, porque si bien este fin de semana comenzaría el despliegue en las ciudades de Los Ángeles y Chillán, aún hay lugares –como Puerto Montt y Punta Arenas- donde el senador nunca ha ido.

En la tienda creen que hay una “serie de cosas que generan dificultades, está todo muy desordenado en la organización de la campaña”, como asegura un dirigente. Además, que si bien ha existido un estancamiento en los sondeos, no se ha producido una “fuerte caída”, por lo que “sin darnos cuenta le podemos ir dando espacio a los otros candidatos”. “Hoy por hoy, no estamos creciendo en la intención de voto”, dicen.

Es por eso que con los viajes de este fin de semana comenzaría una etapa de trabajo territorial, en paralelo a la formación de comandos comunales, que serán de carácter programático, y que si bien serán organizados por el Partido Radical, estarán compuestos por independientes.