El jueves algunos diputados de la bancada comunista votaron en contra del reajuste salarial propuesto por el Ejecutivo. Desde el partido que dirige Guillermo Teillier se quejan porque el Ejecutivo no está tomando en cuenta sus planteamientos en reformas clave.
Publicado el 29.11.2015
Comparte:

El pasado jueves en la mañana, la bancada de diputados del Partido Comunista (PC) se reunió algunos minutos en el Congreso ad portas de la votación de la propuesta de reajuste salarial en el sector público que ofreció el gobierno. En ese encuentro, según explican altas fuentes del oficialismo, los diputado debatieron sobre cómo votarían el proyecto. Esto, debido a que al interior de la bancada se habían evidenciado claras diferencias con respecto al guarismo que propuso La Moneda.

La reunión de los diputados del PC fue “clave”, dicen en la Nueva Mayoría, para que finalmente los parlamentarios decidieran otorgarse libertad de acción. Finalmente, la bancada votó dividida la iniciativa. Mientras Hugo Gutiérrez, Camila Vallejo y Karol Cariola votaron en contra del reajuste, el presidente de la tienda, Guillermo Teillier, y el parlamentario Daniel Nuñez, respaldaron la propuesta, la que se aprobó finalmente con 47 votos a favor.

Dentro de la tienda explican que la decisión de dar libertad de acción a sus parlamentarios se debió a que los efectos de sus sufragios no definían el resultado final de la votación. Asimismo, para “evitar una disputa interna”.

Sin embargo, desde el oficialismo explican que existe un tema más de fondo, que explica el rechazo de algunos diputados del PC a la propuesta del gobierno. “Se han evidenciado ciertas diferencias que han llevado a que el PC muestre un distanciamiento del Ejecutivo”, indica una alta fuente de la Nueva Mayoría.

De hecho, el mismo Teillier afirmó tras la votación que “en el futuro es muy posible que en las negociaciones tengamos diferencias con el Ejecutivo”, lo que fue compartido por el resto de la bancada.

En el oficialismo explican que, actualmente, el sentir del PC es que no se están tomando en cuenta sus planteamientos en reformas clave, como es el proyecto de reforma laboral ad portas de su tramitación en el Senado. En el partido afirman que no tienen la seguridad de que se respete lo aprobado en la Cámara.

Esto, fue reafirmado por el partido a través de una declaración pública que enviaron a los medios el jueves en la tarde, tras la votación del reajuste. “Nosotros no hemos atentado contra el programa de la Nueva Mayoría”, dice el escrito, agregando que “cuando se trate de defender los derechos de los trabajadores, es muy posible que tengamos diferencias con el gobierno”.

En el oficialismo explican que el PC está dando “señales  de malestar” a La Moneda para que sus planteamientos vuelvan a ser tomados en cuenta, como ocurrió al inicio del mandato de Bachelet. Incluso, señalan en la Nueva Mayoría, el ser parte de la coalición de gobierno al PC le ha generado “un costo” con sectores con lo que tienen una relación histórica, como los trabajadores del sector público.

El “cambio” en la relación con el gobierno

Fue a mediados de este año que Teillier planteó que su partido “tenía un pie en la calle y el otro en La Moneda”, lo que generó fuertes críticas al interior del oficialismo. Esto, refiriéndose a que su colectividad forme parte de la coalición de gobierno y cuente, además, con militantes liderando diferentes gremios.

Sin embargo, en esa misma oportunidad Teillier afirmó con seguridad que a pesar de “algunas diferencias” y de no sostener reuniones periódicas con la Presidenta, no tenía dudas de que los mensajes del PC le llegaban a la Mandataria.

Ahora, en cambio, desde la bancada comunista explican que “ya no es lo mismo”.

FOTO: AGENCIA UNO