Concejales de la comuna señalan que Claudina Núñez (PC) firmó a sus espaldas un acuerdo con EFE, siendo que fue la más ferviente opositora del proyecto en el gobierno de Sebastián Piñera. Asimismo, cuestionan que no pueda asistir a un concejo extraordinario para explicar a los vecinos su cambio de opinión.
Publicado el 13.04.2015
Comparte:

La promesa es conectar Rancagua y Santiago con un tren de alta velocidad en sólo 50 minutos. Los trabajos ya tienen un nivel de avance superior al 70%, y los modernos vagones ya están en Chile. Pero el proyecto Rancagua Express de la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) ha hecho estallar en los últimos meses una fuerte controversia política al interior de Pedro Aguirre Cerda (PAC), una de las comunas que será atravesada a ras de suelo, y de norte a sur, por el tren que debiera comenzar a funcionar el último trimestre de 2015.

La polémica comenzó en enero, cuando en La Segunda apareció que la alcaldesa Claudina Núñez (PC) había llegado a un acuerdo con EFE en las medidas de mitigación ofrecidas por la empresa estatal. El problema es que hoy varios concejales de la comuna –que se enteraron de este entendimiento a través de la prensa- acusan que la edil comunista tomó esa determinación “entre gallos y medianoche” y sin consultarles. Asimismo, señalan que Núñez se habría “dado vuelta la chaqueta”, pues fue la más ferviente opositora del proyecto en el gobierno de Sebastián Piñera y hoy, con Michelle Bachelet instalada en La Moneda, habría actuado en favor del Ejecutivo.

El pacto de los concejales

En los primeros meses de 2012, poco después de que la administración de Piñera anunciara la realización de Rancagua Express, tanto la alcaldesa como todos los concejales –incluyendo a los entonces oficialistas de la UDI y RN- se opusieron de forma rotunda a la iniciativa.

Sostuvieron una serie de reuniones con autoridades de EFE y del Ministerio de Transportes solicitando que el proyecto cambiara radicalmente y que pasara de ser un tren en superficie a un tren subterráneo. En el diseño original, el nuevo carril se construiría de forma paralela al ya existente, por el que pasa el ferrocarril hacia el sur. Pero el mayor problema advertido por las autoridades municipales era que el proyecto contemplaba el paso de trenes cada 10 minutos aproximadamente, lo que perturbaba la vida de parte importante de los vecinos de la comuna, en términos de ruido, contaminación y conectividad.

claudina twitterPara meterle presión al gobierno, organizaron un concejo público en el que participaron cientos de vecinos. Ahí explicaron las razones del rechazo al proyecto. También hicieron una serie de manifestaciones, se tomaron la línea del tren e impulsaron una consulta ciudadana en la que participaron cerca de 10 mil vecinos y más de un 95% se manifestó a favor de que Rancagua Express fuera por túnel minero. Los resultados los llevaron a La Moneda en una carta dirigida al entonces presidente Piñera (foto principal). La alcaldesa Núñez, por su parte, inició una campaña a través de los medios y las redes sociales para emplazar a las autoridades para que modificaran el proyecto. De hecho, hasta el día de hoy su twitter personal tiene como imagen de fondo una gráfica en contra del proyecto (ver foto).

Pastene-1-Copiar“Nuestra comuna nació en 1991 con una división natural, que es la línea del tren. Pero la segregación que ésta ha producido en todos estos años se profundizaba aún más con Rancagua Express. Apenas estudiamos el proyecto vimos que no traería ningún beneficio para la gente de nuestra comuna, así que hicimos varias acciones, de forma transversal, para tratar de revertir la situación” recuerda el concejal Eduardo Pastene (UDI).

Su colega de RN, Manuel Aguilar, señala que esta era una oportunidad para que el Estado pagara esa suerte de “deuda histórica” con la comuna, que ha debido enfrentar todas las externalidades negativas que conlleva tener una línea de tren entremedio. “Este es un proyecto que se mira con una durabilidad de acá a 50 años. Entonces, va a pasar medio siglo para que se replantee esta situación. La idea era que si se iba a hacer algo, se hiciera bien. Es decir, hacer un túnel por donde pasara el Rancagua Express y las líneas que funcionan actualmente, con el objetivo de mejorar el acceso a Santiago de la gente de Rancagua, pero también la calidad de vida de los habitantes de Pedro Aguirre Cerda”, dice a “El Líbero”.

Pero los esfuerzos llevados a cabo por las autoridades comunales no rindieron frutos. Tanto en Transportes como en EFE estimaron que al hacerlo subterráneo el tren dejaba de ser socialmente rentable. Por esa razón, sólo ofrecieron algunas medidas de mitigación, como pasos de peatones y algunas áreas verdes, que no convencieron al municipio.

Cambio de gobierno

El 11 de marzo de 2014, Bachelet asumió su segundo período como Presidenta y las gestiones por modificar el proyecto tampoco tuvieron éxito. Eso sí, hubo un cambio. Ahora las tratativas entre los rodrigo lagosorganismos del Estado se llevaban directamente con Núñez, marginando a los concejales. “Hubo un gobierno del que yo no era partícipe, que fue el de Sebastián Piñera, y nosotros nos reunimos en más de una oportunidad con las autoridades de esa época para discutir estos temas. En cambio la actual autoridad, que es el gobierno por el que yo voté y por el que yo trabajé, no ha tenido ni siquiera la deferencia ni el respeto de poder integrarnos a nosotros a las conversaciones”, señala el concejal DC Rodrigo Lagos.

Pasaron 10 meses y vino el acuerdo entre Núñez y EFE que indignó a los concejales de Pedro Aguirre Cerda. Lo peor, señalan todos los consultados, es que las medidas de mitigación que ofrecía el gobierno de Piñera eran exactamente las mismas que ofreció el gobierno de Bachelet y que Claudina Núñez apoyó. “¿Por qué ayer con Piñera nos oponíamos a este acuerdo y hoy aceptamos este acuerdo?”, se pregunta Lagos.

A juicio de Pastene, el acuerdo “es una falta de respeto para el concejo. No hay ninguna explicación que valga, es una decisión netamente política de la alcaldesa para no darle problemas a la administración de la Presidenta Bachelet. Hubo una voltereta escandalosa porque en el gobierno de Piñera hubo una serie de acciones de manifestación en las que todos participamos y en este gobierno la alcaldesa hizo este acuerdo entre gallos y media noche”.

Aguilar dice que con la firma del acuerdo “la alcaldesa finalmente cambia de la noche a la mañana su posición más social, de defender esta deuda histórica que había con la comuna. Pasó de ser la víctima a la victimaria. De detractora del proyecto a impulsora”.

Al ser encarada en el concejo siguiente al de la publicación en La Segunda, la alcaldesa –a la que “El Líbero” intentó contactar infructuosamente entre jueves y viernes de la semana pasada- habría señalado que se había “equivocado” al no consultarles el tema y que ya no valía la pena luchar porque todo “estaba amarrado”.

El fallido concejo extraordinario para explicar a los vecinos

Fue en esa misma sesión que Rodrigo Lagos, como una manera de acabar con los rumores de los habitantes de la comuna que decían que había una especie de “arreglín político”, propuso la realización de un concejo público extraordinario en el que la alcaldesa explicara a los asistentes sus razones para haber suscrito el acuerdo con EFE.

Quedó definido que se realizaría este sábado 11 en el Liceo B-2 Eugenio Pereira Salas, pero a tres días de la cita el municipio no había hecho ninguna labor de difusión de la actividad, por lo que la mayoría de los concejales votó por postergar el concejo extraordinario para el sábado 18 de abril. Ahí surgió un nuevo problema: la alcaldesa Núñez dijo de inmediato que por “problemas de agenda” no podría asistir, lo que molestó más aún a los concejales.

“Si antes hicimos un concejo en la calle donde todo el aparato municipal se volcó a informar que íbamos a estar en esta pelea contra EFE, yo encuentro justo que ahora se transparenten las razones por las que se llegó a un acuerdo”, dice Lagos, advirtiendo que Núñez tendrá que hacerse cargo de su eventual ausencia.

foto columnaEn ese sentido, Aguilar señala que “hasta la Presidenta de la República ha modificado su agenda. O sea, si ella es capaz de romper su agenda, cómo no lo va a hacer la alcaldesa, que su prioridad tiene que ser lo que pasa en la comuna. El hecho de que ella no esté y que se resguarde en que no puede por problemas de agenda, es una excusa absurda. Yo espero que cambie de opinión y que asista”.

 

FOTO: AGENCIA UNO