Lleva más de 40 años como funcionaria de la Contraloría. Fue Jefa de la División de Auditoría Administrativa durante el denominado "caso subvenciones", que terminó con la destitución de la ex ministra de Educación, Yasna Provoste.
Publicado el 27.10.2015
Comparte:

Fue a principios de junio cuando miembros del gobierno tomaron contacto con senadores de la Nueva Mayoría para informales que la Presidenta Michelle Bachelet tenía la convicción de que el sucesor de Ramiro Mendoza en la Contraloría debía ser una mujer. Ese requisito fue dejado de lado tras no lograr consenso con el Senado en el sondeo de dos candidatas mujeres: María Eugenia Manaud y Macarena Lobos. Sin embargo, este criterio volvió a ser clave para el Ejecutivo. Durante los últimos días el gobierno ha vuelto a sondear a Patricia Arriagada, la actual subcontralora, quien sería una una buena carta para Bachelet.

subcontralorSegún explican altas fuentes del oficialismo, la idea de La Moneda sería promover a un candidato interno de la Contraloría para evitar otro traspié, tras el rechazo de la nominación Enrique Rajevic en el Senado. Por esto surge el nombre de Arriagada, quien ya había sido sondeada por el gobierno. En la Nueva Mayoría explican que la Presidenta ha valorado la gestión de la subcontralora.

Arriagada (65)  es abogada de la Universidad de Chile e ingresó a la Contraloría General de la República en el año 1974. Se le conoce como una “histórica” en las batallas de la Contraloría, comentan desde el organismo. Llegó hasta el ente fiscalizador como abogado en la División de Razón y Registro y luego se desempeñó en diferentes cargos como Jefa de Comité, Jefa de la Subdivisión Jurídica y asesora técnica. Desde 2002 fue la líder de la División de Municipalidades, encargada de control de todas las autoridades locales del país.

Tras ese cargo llegó ser Jefa de la División de Auditoría Administrativa y en 2011 fue promovida por Mendoza para ocupar el cargo de subcontralora, porque, según dicen en la entidad, “tenía los méritos para serlo”. En el organismo descartan cercanía entre ambos. De hecho, ambos tuvieron varias discusiones por tener diferentes miradas jurídicas frente a algunos casos.

Según consigna su currículum publicado en el sitio web de la Contraloría, la abogada fue designada en 2014 como miembro del Comité Asesor de Auditoría Independiente de las Naciones Unidas, encargado de asesorar a la Asambela General sobre los resultados y la eficacia de las auditorías y orientar a la Asamblea sobre medidas encaminadas a aumentar la cooperación entre los órganos de supervisión de las Naciones Unidas,  entre otras funciones. Desde enero de 2015 ejerce como vicepresidenta de ese Comité.

Quienes la conocen afirman que es “muy matea en su trabajo”, que llega muy temprano en la mañana y es una de las últimas en irse. Según publicó La Segunda, Arriagada llega a las siete de la mañana a la Contraloría, es “parca” con la prensa, pero tiene un irónico sentido del humor.

El factor que complicaría a la DC: Arriagada era Jefa de la División de Auditoría Administrativa cuando fue destituida Yasna Provoste

Sin embargo, la abogada adquiere en 2006 un rol más protagónico, explican desde la Contraloría. En los años anteriores se había mostrado con un perfil reservado, dicen quienes la conocen. Fue a fines de ese año -meses antes de que Ramiro Mendoza asumiera como contralor- cuando Arriagada se desempeñó como Jefa de la División de Auditoría Administrativa, a cargo de efectuar las auditorías e investigaciones especiales en los ministerios y servicios públicos vinculados a esas carteras.

Poco después, la Contraloría emitió un informe que daba a conocer que existían montos no aclarados entre 2004 y 2006 en la seremi metropolitana de Educación que ascendían a $262 mil millones. Tras este antecedente estalla el denominado “caso subvenciones”, lo que le costó una acusación constitucional a la entonces ministra y actual diputada Yasna Provoste y, con ello, su destitución como secretaria de Estado en abril de 2008.

Este hecho generaría dudas al interior de la DC, mismo partido en que milita Provoste y el ministro del Interior, Jorge Burgos. Desde el partido explican que es un “buen nombre” y que “no dudan de sus capacidades”, sin embargo, explican que sí existen ciertos reparos a su designación. A esto se suma que en el oficialismo creen que le falta experiencia en el “mundo político”.

Los apoyos en el Senado

Si bien es una persona que podría generar consenso, ya que en las bancadas de los diferentes partidos valoran su experiencia y trayectoria en los más de 40 años que lleva en la Contraloría, han surgido algunas inquietudes entre los senadores con respecto al criterio de Arriagada en algunas decisiones.

Por ejemplo, en junio de este año la Contraloría dio cuenta que los municipios no están facultados para autorizar bingos, ni aunque las actividades posean fines de beneficencia. Este dictamen -emitido por la contralora (S)- generó fuertes críticas en todos los sectores. “Fue un dictamen que causó desconcierto entre algunos diputados y senadores”, comentan en el oficialismo.

Sin embargo, tanto en los independientes como en la oposición el nombre de la abogada es visto con buenos ojos. De hecho, hace algunos días la bancada independiente conversó sobre el tema y afirman que “nadie nos ha dicho nada oficial, pero lo hemos abordado y nos parece una buena alternativa”.

Asimismo, desde la la oposición explican que desde el principio han optado por un funcionario interno que lidere la Contraloría, por lo que el nombre de Arriagada les parece una buena alternativa. De hecho, tanto en la UDI como RN habían propuesto nombres internos. “Hay que privilegiar la carrera funcionaria”, ha afirmado el presidente de la UDI, Hernán Larraín.

La otra alternativa interna : Ruth Israel, actual fiscal de la Contraloría

En la Nueva Mayoría afirman que existe otro nombre de la Contraloría que el gobierno estaría sondeando. Se trata de Ruth Israel, abogada y actual fiscal de la Contraloría. Es abogada de la Universidad de Chile y tiene estudios de post grado en la Universidad Internacional de Andalucía, España.  Fue abogada del Consejo de Defensa del Estado (CDE) desde 1995 a 2011. Ingresó a la Contraloría el 7 de marzo de 2011 para desempeñarse como fiscal del organismo.

Desde la Contraloría explican que Mendoza la habría puesto en ese cargo, sin embargo, al interior de la entidad fiscalizadora podría generar cierto rechazo debido a que sólo lleva cuatro años en ese cargo, por lo que “no es funcionaria de carrera”.

FOTO: AGENCIA UNO