El próximo lunes Francisca Linconao debería presentarse a una audiencia donde podría restablecerse un arraigo nacional en su contra. Sin embargo, desde ayer se encuentra fuera del país y no hay certeza de que acuda a la citación. Pese a que la fiscalía y la defensa solicitaron una orden de captura, esta fue rechazada por los tribunales sólo minutos después de que la machi emprendiera su viaje al altiplano.
Publicado el 05.01.2018
Comparte:

En menos de una semana, el caso Luchsinger Mackay ha dado dos vuelcos inesperados. El primero ocurrió el viernes 29 de diciembre cuando la Corte de Apelaciones de Temuco decidió anular el juicio que había dejado libres a los 11 comuneros mapuche imputados y que determinó que se debía iniciar un nuevo procesamiento, que debe comenzar el próximo 26 de febrero.

Sin embargo, este jueves, a sólo seis días del dictamen del tribunal de alzada, la investigación sobre el crimen del matrimonio que murió calcinado en su casa de Vilcún hace justo cinco años, dio un nuevo giro: luego que el tribunal oral en lo penal fijara la primera audiencia del nuevo juicio, que debía establecer las medidas cautelares para los 11 imputados, uno de ellos, la machi Francisca Lincanao, inesperadamente salió del país rumbo a Bolivia.

El sorpresivo viaje de la más emblemática imputada en el caso Luchsinger Mackay y que fuera formalizada en calidad de autora del delito de incendio con resultado de muerte de carácter terrorista, ocurre a menos de 48 horas de que los querellantes solicitaran a los tribunales fijar la fecha de la audiencia donde se pretende solicitar como medida precautoria, el arraigo nacional en su contra. Así lo había adelantado este martes a “El Líbero” el abogado de la familia Luchsinger, Carlos Tenorio: “Vamos a pedir las medidas cautelares correspondientes ya que como el juicio se anuló, quedó sin efecto la resolución que ordenaba las libertades. Entonces, se tiene que volver al estado anterior, que en el caso de nueve de los imputados, era prisión preventiva, y en el caso de Francisca Linconao y José Peralino, arraigo nacional”.

La trastienda del repentino viaje de la machi Linconao y del fracaso de la Fiscalía por evitarlo

El miércoles por la tarde, los fiscales a cargo del caso y los abogados de la familia Luchsinger, fueron alertados por dos vías distintas que Francisca Linconao estaba tramitando un pasaporte en la Dirección de Extranjería de Temuco. Por un lado, en el Ministerio Público supieron informalmente a través de medios de prensa locales, que la machi había realizado el trámite el miércoles por la mañana y que el documento se lo iban a entregar esa misma tarde. La misma información, pero por otro medio, la obtuvo la defensa de la familia Luchsinger.

Entre los querellantes, quienes tomaron contacto esa misma tarde, surgió de inmediato la interrogante de por qué Francisca Linconao estaba tramitando un pasaporte y la conclusión fue que podría dirigirse a un país que no estuviera en Sudamérica. Esto porque para viajar a Bolivia y a la mayoría de las naciones del sub continente, a los ciudadanos chilenos sólo se les exige disponer de su cédula de identidad y no del pasaporte.

La primera decisión que adoptaron en conjunto ya durante la noche del miércoles fue que a primera hora del jueves los fiscales solicitarían al Tribunal Oral en lo Penal que asumió el nuevo juicio, una orden de detención en contra de la machi, para impedir su salida del país. Argumentaban en la solicitud de que como ya estaba establecida una audiencia de revisión de medidas cautelares –en principio programada para el próximo jueves 11 de enero- y que además ya existía la primera fecha de audiencia del nuevo juicio para el 26 de febrero, la tramitación del pasaporte de la machi implicaba necesariamente un peligro de fuga. Según el abogado de la familia Luchsinger, la Fiscalía solicitó esa orden de detención para evitar la salida de la machi, “se le hiciera un control y en ese control se verificara qué iba a hacer a Bolivia y como se iba a garantizar su comparecencia en el juicio”. Además, el defensor de la familia Luchsinger solicitó al mismo tiempo una reposición de la audiencia de revisión de medidas cautelares, en calidad de urgente, debido a la posibilidad de que la machi, y los otros 10 imputados, pudieran salir del país.

Ambos trámites se realizaron a las 08:00 de la mañana de este jueves. Sin embargo, la machi Linconao dos horas antes ya se encontraba en el aeropuerto internacional de Santiago junto a dos acompañantes, dispuesta a tomar un vuelo de LATAM en dirección a Bolivia, que debía salir a las 09:00 horas. La información la supieron a primera hora de este jueves, tanto los abogados de la familia de las víctimas como los fiscales a cargo del caso.

Existe una versión no confirmada de que funcionarios de la PDI en el aeropuerto de Santiago alcanzaron a saber de la tramitación de la orden de detención que podía enviar el tribunal de Temuco y que por este motivo habrían retrasado durante 20 minutos el vuelo que se dirigía a La Paz. Pero, en vista de que la orden nunca llegó, el avión partió finalmente a las 09:20 horas.  Y sólo cerca del mediodía, el tribunal oral en lo penal rechazó la solicitud de los querellantes. En lo que sí accedió el tribunal fue en la reposición de la fecha de la primera audiencia, que se había programado para el jueves 11 de enero, y que se re programó para este lunes 8.

En términos judiciales, la machi Francisca Linconao hoy no se encuentra prófuga ni en calidad de rebeldía, pero sí lo estará si no se presenta en la audiencia del próximo lunes. Si eso ocurre, los querellantes van a solicitar una orden de detención en su contra, aunque se estima que sus abogados defensores van a justificar su ausencia, ya que no fue notificada de su comparecencia, porque ya se encontraba fuera del país.

El abogado de la machi, el defensor regional Renato González, explicó este jueves que su defendida solamente hizo uso de su legítimo derecho como persona libre al viajar fuera de Chile y agregó que inclusive semanas atrás también estuvo unos días fuera del país cuando visitó Bariloche, en Argentina. Y sobre la repetición del juicio, el jurista explicó que “su obligación es comparecer en la audiencia del 26 de febrero del juicio oral y esperamos, por cierto, que esté en esa audiencia”. Finalmente el abogado reconoció que desconoce los motivos del viaje de Francisca Linconao a Bolivia y que solo el miércoles los familiares de la imputada le habían comunicado esa situación.