Desde el terremoto de 1985 a la fecha, sólo se ha decretado este tipo de estado de excepción constitucional en cinco oportunidades, y todos los decretos han sido firmados por la actual Presidenta.
Publicado el 26.03.2015
Comparte:

Cerca de las 15 horas de ayer, cuando las lluvias en la región de Atacama llevaban más de un día anegando varias comunas, el subsecretario de Interior, Mahmud Aleuy, recibió de manos de los organismos técnicos de la Onemi un informe que detallaba el estado de la región. La situación era grave.

Pasadas las 15:30 horas, Aleuy tomó el teléfono y se comunicó con el ministro Rodrigo Peñailillo y la Presidenta Michelle Bachelet para ponerlos al día de las últimas informaciones. Una hora después, cerca de las 16.30, el gobierno decidió decretar Estado de Catástrofe en la región y el titular de Interior salió a dar a conocer la noticia: dijo que las Fuerzas Armadas tomarían el control del orden público y que él viajaría a la zona afectada.

Casi una hora y media más tarde, Aleuy, desde la Onemi, anunció que el decreto se extendería a la región de Antofagasta.

Pero la idea de decretar Estado de Catástrofe en las regiones afectadas estaba rondando desde el mediodía. El único parlamentario opositor de la zona, el senador Baldo Prokurica (RN), llamó a Peñailillo pasadas las 12 horas para solicitarle que el gobierno hiciera algo por la grave situación que se estaba viviendo a esa hora en su región. Según él mismo señala a “El Líbero”, si bien no logró hablar directamente con el titular de Interior, le transmitió a través de su secretaria que la crisis era de tal nivel que había que decretar Estado de Catástrofe. Según relata, le comentó que muchas familias habían abandonado sus casas por las inundaciones y que en la noche temía que hubiera una ola de saqueos como la que ocurrió en Concepción tras el 27F.

Cuarto decreto de Estado de Catástrofe en menos de un año

Desde el terremoto de 1985 a la fecha, sólo se ha decretado el Estado de Catástrofe en cinco oportunidades, y todos los decretos han sido firmados por Bachelet.

El primero fue el 28 de febrero de 2010, cerca de 30 horas después del terremoto y tsunami que azotó la zona centro sur del país. La Presidenta firmó el documento para las regiones del Maule y el Biobío, pero antes de tomar esa determinación, varias autoridades locales y el entonces presidente electo, Sebastián Piñera, habían solicitado que la Mandataria sacara a las Fuerzas Armadas a las calles para controlar los saqueos a viviendas y locales comerciales que se veían por televisión. El retraso en la firma del documento generó fuertes críticas al manejo que tuvo de la emergencia.

Pero en este segundo período presidencial, parece haber habido un cambio de criterio para este tipo de decisiones. Si en su primer gobierno se omitió decretar el Estado de Catástrofe para la erupción del volcán Chaitén, el terremoto y tsunami en Aysen, o el terremoto en Tocopilla, por citar algunos ejemplos, en el año que lleva instalada en La Moneda, Bachelet ha recurrido a esta medida en cuatro oportunidades. La primera fue el 2 de abril de 2014, para enfrentar el terremoto que afectó a las regiones de Arica y Parinacota, y Tarapacá. La segunda, el 12 de abril de ese mismo año, tras el incendio en Valparaíso. La Tercera, el 13 de marzo de este año, también por un incendio que afectó a Valparaíso y Viña del Mar. Y la cuarta vez fue ayer.

Las impresiones de los senadores de la región de Atacama ante la emergencia

Directiva de RN se reunen con el Ministro del Interior“Esta es la peor crisis de los últimos 50 años en la región”. Así define el difícil momento que vive la zona el senador Baldo Prokurica, quien representa a la Circunscripción N°3 compuesta por las comunas de Chañaral, Copiapó, Diego de Almagro, Alto del Carmen, Caldera, Huasco, Freirina, Tierra Amarilla y Vallenar.

El parlamentario se encontraba en Copiapó cuando comenzó el temporal. Según su opinión es un “verdadero desastre” lo que está ocurriendo. “Imagínate ver en una zona que es desértica a la gente haciendo señas a helicópteros para que los rescatara”, expresa a “El Líbero“.

Tras la primera jornada de lluvias y la intensa noche que se vivió en la región, el senador decidió llamar pasado el mediodía de ayer a la oficina del Ministerio del Interior para que se decretara Estado de Catástrofe. “No hay que cometer los mismos errores que se han cometido en otras oportunidades, que por no llamar a los militares por distintas razones la gente tuvo que sufrir no solo por el agua o los terremotos, sino que por los delincuentes”, agrega.

Antes de que Rodrigo Peñailillo se subiera al avión camino a Copiapó, y cuando ya se había anunciado el decreto, Prokurica recibió un llamado del ministro. “Él se ha comprometido que con la declaración de Estado de Catástrofe, toda la organización la van a tomar los militares. Pero además, yo le he dicho que aquí el regimiento es muy chico y no alcanzan los militares para todas las comunas, por lo que hay que traer militares de otras partes y eso es lo que me informó que se va a hacer”, cuenta.

Comision Medio Ambiente SenadoLa senadora Isabel Allende (PS) también se encontraba en la región cuando comenzó la emergencia, que a su juicio es “una situación que nos está superando” y que es “impactante”. Desde la Intendencia, la parlamentaria comenta a “El Líbero” que haber decretado Estado de Catástrofe implica que se movilicen más personas al lugar y que esto ayudará a enfrentar la emergencia.

“El gobierno regional ha hecho todo el esfuerzo con toda la gente que corresponde. Han estado colaborando todos: Ejército, Carabineros, Policía de Investigaciones”, señala Allende. Además, agrega que uno de los sectores más complicados es Tierra Amarilla, dado que “está totalmente desconectada, no hay manera de poder entrar o salir por tierra”.

¿Qué implica el Estado de Catástrofe?

Sólo el Presidente de la República puede decretar Estado de Catástrofe en la zona afectada y tiene la obligación de informar al Congreso de las medidas que se adopten. Según lo indica el artículo 8° de la Ley Orgánica Constitucional de Estados de Excepción, el proceso es a través de un decreto supremo firmado por el Mandatario junto a los ministros del Interior y Defensa Nacional.

Un lugar bajo estas condiciones puede permanecer así hasta por más de un año, siempre y cuando el Presidente lo acuerde con el Parlamento. Sin embargo, este último -180 días después de la declaración- puede eliminar el estado de excepción si las razones que motivaron a implementarlo ya no continúan.

Pero, ¿qué implica el Estado de Catástrofe? Una vez que se declara, las zonas afectadas quedan bajo “la dependencia inmediata del jefe de la Defensa Nacional que designe el Presidente”, tal como lo indica el artículo 41 de la Constitución.

Lo anterior significa una serie de deberes y atribuciones, entre ellas destacan: las Fuerzas Armadas y de Orden y de Seguridad Pública asumen el mando, se puede controlar todo el tránsito de la zona, instaurar medidas de protección para lugares como servicios de utilidad pública, organizar la ayuda que llegue al lugar, impartir instrucciones tanto a los funcionarios del Estado como de las municipalidades y empresas para “subsanar los efectos de la calamidad pública”, tienen la facultad de establecer condiciones para “la celebración de reuniones en lugares de uso público” y entregar todas las instrucciones que sean necesarias para mantener el orden.

FOTO: FRANCISCO CASTILLO D./AGENCIAUNO