“Esta es una jugada de ajedrez barato y sencillo por parte de Ricardo Lagos y de La Moneda”, asegura el diputado y vicepresidente del partido, Fernando Meza.
Publicado el 21.10.2016
Comparte:

La tarde del miércoles la Presidenta Michelle Bachelet hizo el quinto cambio de gabinete desde que asumió en La Moneda. Salió Javiera Blanco del ministerio de Justicia y asumió Jaime Campos, quien es militante del Partido Radical. Pero también, dejó la cartera de Energía Máximo Pacheco. “Me voy porque he aceptado la invitación del ex Presidente Lagos para sumarme a su equipo y poder trabajar junto a él en los desafíos que está enfrentando”, dijo en La Moneda.

Si bien Víctor Osorio, se fue de la cartera de Bienes Nacionales, los dos primeros movimientos no dejaron indiferente a los radicales. Por un lado, sumaron un tercer ministro al gobierno (ya cuentan con José Antonio Gómez en Defensa y con Aurora Williams, en Minería), pero por otro, según cercanos al partido, el hecho de que se dejara ir al ministro mejor evaluado del gabinete, a trabajar con Lagos, es otra señal de La Moneda de apoyo al ex presidente.

El Partido Radical ya había criticado duramente los dichos del ministro vocero Marcelo Díaz quien dijo que le parecía “bastante natural” un acuerdo entre el PS y PPD para las próximas presidenciales y al ministro del Interior, Mario Fernández, tras asegurar en una entrevista con la revista Capital que “la decisión, a la larga, va a ser entre Lagos y Piñera; lo otro es fantasía”. Con la última, incluso, el presidente del radicalismo, Ernesto Velasco, señaló que el jefe de gabinete debería dar un paso al costado.

La molestia se produce porque el PR ha dicho abiertamente que su candidato presidencial es el senador Alejandro Guillier, y que le pedirán que asuma el desafío después de las elecciones municipales. Si bien Velasco celebró el ingresó de Campos al gobierno, en conversación con “EL Libero” dijo que la decisión de Pacheco “debió haber sido en otro momento”.

Los parlamentarios radicales, en su mayoría, valoraron el gesto de incluir a otro radial al gobierno, ya que hace muchos años que no contaban con tres representantes en La Moneda, sin embargo creen que es una forma de hacerle un “guiño” al partido tras las distintas muestras de apoyo que han tenido con el ex presidente Lagos. “Pusieron al ministro para que nos quedemos calladitos”, dice el diputado y vicepresidente del PR, Fernando Meza.

Además agrega que “el objetivo fundamental de La Moneda, de la aristocracia de la Concertación y de la Nueva Mayoría, la estrategia de Ricardo Lagos y su equipo, es eliminar lo antes posible a Alejandro Guillier, antes de que se transforme en algo absolutamente imbatible”.

Claro, es que el senador por Antofagasta fue uno de los mejores evaluados de la última encuesta CEP y según su entorno, después de que contó con el apoyo de su familia,  la carrera ya está en marcha y no hay vuelta atrás. Irá sí o sí a primarias.

Ahora, hay otro factor que los radicales miran de reojo: el hecho de que Jaime Campos sea cercano a Ricardo Lagos. No sólo fue ministro de Agricultura en su gobierno, sino que también ha participado en algunas ocasiones en actividades de la Fundación Democracia y Desarrollo, liderada por el ex presidente. Además en una entrevista, en el mes de septiembre, al diario La Segunda dijo “si me preguntan hoy, debería ser Lagos Escobar (el candidato presidencial)”.

El nombramiento del académico de la Universidad de Concepción en Justicia, además, no fue conversado con la directiva del PR. “Puede ser un guiño bastante tácito, porque a Velasco le avisaron una hora antes de que asumiera, o sea no fue conversado o tratado, él recibió la información al mismo tiempo que los presidentes de los otros partidos”, dice un militante radical.

La “jugada de Ricardo Lagos” y la candidatura de Guillier

La renuncia del ahora ex titular de Energía, Máximo Pacheco, fue conversación obligada para los radicales. “Indudablemente que esta es una jugada de ajedrez barata y sencilla por parte de Ricardo Lagos y de La Moneda, porque yo en esto tengo absoluta claridad, Lagos va a seguir digitando lo que tenga que hacer en su beneficio porque cada día que pasa Alejandro Guillier es más molesto para él”, dice el diputado Meza.

Además agrega que “sacar al mejor jugador de La Moneda para instalarlo con un candidato, que está ahí rasguñando algunos apoyos, me parece que la gente se va a dar cuenta que no está bien”. El hecho de que la Presidenta Bachelet  dejara partir a Pacheco fue visto dentro de un sector del radicalismo, no sólo como otra señal de apoyo al ex mandatario, sino como una muestra de que no les gusta el senador por Antofagasta.

Lo anterior, según un parlamentario del partido, es porque Guillier tiene un elemento que el gobierno hoy carece: “Tiene apoyo de la ciudadanía, es una candidatura que nació en regiones y llegó a ahogar las candidaturas diseñadas por las cúpulas”. El ex senador PR, Guillermo Vásquez, agrega que “la candidatura de Alejandro es bastante más ciudadana que sólo ser la candidatura del Partido Radical, aquí lo que ocurrió fue que el PR descubrió que Guillier es un hombre de alta aceptación en la gente, no que el partido lo haya instalado ahí, el proceso fue inverso”.

Además en el interior del partido consideran que siempre han sido “poco considerados y castigados” por sus compañeros de coalición y hoy esas características se plasman en la candidatura de su abanderado.“Si Guillier fuera candidato de la DC, PPD o PS, ya sería el candidato de la Nueva Mayoría, porque él es el que tiene mejor evaluación ciudadana, sin embargo como el PR es un partido más pequeño, no es bien mirado”, comentan.

Ahora, de lo que sí están seguros en el PR es que la candidatura de Guillier va a seguir adelante, que busca instalarse en una primaria y ser quien, finalmente, enfrente a Sebastián Piñera.