Ayer fue formalizado por delito informático Victorino Arrepol, asesor clave de Mauricio Valero y Natalia Compagnon que está vinculado en los más de 300 falsos correos que se enviaron al empresario Gonzalo Vial Concha para cobrarle $1.200 millones.
Publicado el 24.03.2016
Comparte:

“Estuve calladito un año, ellos (Natalia Compagnon y Mauricio Valero) me enseñaron que siempre respetara, había fidelidad (…) Estuve calladito, tranquilo, asustado, porque estoy solo en este tema y ellos son grandes, pero uno se aburre, uno tiene hijos”.

Esta afirmación la hizo el ex asesor de Caval, Victorino Arrepol, al ser imputado ayer por “falsificación de firma de un funcionario público, suplantación de identidad y delito informático,” luego de que enviara un correo falso que supuestamente estaba firmado por el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, con el fin de demostrar su “influencia”.

Arrepol es una figura muy relevante en toda la trama judicial que envuelve a la empresa de la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, porque está involucrado no sólo en el negocio de Machalí sino en uno de los servicios más rentables que también ofrecía la compañía: el hackeo informático.

Los hackeos de Caval

La primera revelación sobre esa función la hizo el empresario rancagüino y principal cliente de Caval, Gonzalo Vial Concha, quien pagó $1.200 millones por servicios que ahora denuncia que fueron una estafa.

“He podido advertir que el precio de estos contratos no guarda relación con los servicios prestados y menos con los supuestos productos”, dijo Concha ante los fiscales en enero pasado.

En su declaración, el empresario afirmó que Caval le mostró más de 300 correos electrónicos que hacían alusión directa a maquinaciones de terceros en contra de sus negocios, pero que después se dio cuenta que podían “ser parte de un engaño cuyo único propósito era obtener dinero por parte de mis empresas, lo que me dejó en una situación financiera muy compleja”.

Precisamente la persona que recopilaba esos falsos antecedentes era Victorino Arrepol, quien durante 2014 fue hasta sus oficinas para exigirle el pago de $10 millones porque él era “el encargado de obtener la información contenida en los documentos y me señaló que era experto en informática”.

Dicha información falsa es uno de los temas que llevó al quiebre entre Compagnon y Valero, quien en una declaración voluntaria ayer en la Fiscalía de Rancagua admitió que la nuera de Bachelet manejaba toda la relación con Vial Concha.

“Natalia  conocía todos los detalles de los movimientos con la sociedad de Gonzalo Vial. Ella me decía que necesitaba dinero urgente en efectivo para realizar gestiones para Gonzalo Vial en servicios que él requería, no me daba ningún detalle, no me consta que esos servicios se realizaran ni que el señor Vial lo solicitara. Sí me consta el vínculo que existía entre ellos”, dijo Valero ante el fiscal.

El propio Arrepol se autodenominó el “hombre de confianza” de Mauricio Valero, y señaló que en Caval se preocupaba de proteger la información de la empresa dadas sus “habilidades informáticas”.

Bustos: “Compagnon sabía de los ‘trabajitos’ de hacker que hacía la empresa Caval”

Sergio Bustos

En un adelanto del libro “Mi verdad en el caso Caval” al que tuvo acceso “El Líbero” y que publicará próximamente Sergio Bustos –el denunciante de Caval-, afirma que según “las declaraciones de Vial Concha, Natalia Compagnon también sabía de los ‘trabajitos’ de hacker que hacía Caval, ya que ella llevaba los informes de ‘gente especializada en su empresa’; ya que los $1.200 millones pagados se deben a cientos de informes de correos y documentaciones sacadas de sus propios servidores”.

Bustos agrega que “no debemos olvidar que, en su declaración ante la Fiscalía de O’Higgins, Gonzalo Vial Concha termina diciendo que se alejó de Mauricio Valero porque ‘comenzó a ofrecerme gestiones para realizar algunos trámites en el Servicio de Impuestos Internos (SII) y otros organismos públicos’. Con  esto se refería a trámites de hacker, para ser más precisos, ingresar a los servidores de organismos públicos para cambiar información, y termina diciendo, ‘los cuales no me parecieron adecuados o legítimos, por lo que decidí cortar relaciones con él’”, afirma Sergio Bustos.

Arrepol, el autor del correo “tranquilo, mami llama a Andrónico”

victorino arrepolVictorino Arrepol se transformó en el hombre clave para conseguir el financiamiento para adquirir tres fundos en Machalí por $6.500 millones, y en el préstamo del Banco de Chile por el mismo monto.

Valero lo llevó a la empresa dado que lo conocía desde dos años antes y le pidió que sacara el proyecto de Machalí, y consiguiera la aprobación del millonario préstamo. “Nos caímos bien y me comentó de un negocio en el cual podría ayudar, pero que estaba un poco complicado con el financiamiento”, dijo el ex asesor, quien armó el equipo a cargo de las gestiones, en que estaban Sergio Bustos y el abogado Andrés Levine.

Ante la consulta que le hicieron sobre el correo que le mandó a Bustos el 21 de octubre de 2013, donde decía “tranquilo, mami llama a Andrónico”, en medio de las negociaciones con el banco, señaló en abril de 2015: “Mira eso… A ver cómo te explico… eso no te lo puedo contestar todavía”.