Si bien cuando asumió como timonel de la falange era considerada como "bacheletista", hoy las relaciones con el gobierno se han deteriorado, ya que desde La Moneda aseguran que "ha privilegiado sus intereses personales, por sobre los de la coalición".
Publicado el 15.11.2016
Comparte:

“Tengo el mayor respeto, cariño y consideración por Carolina, desde que la conocí de Seremi; espero que regrese lo antes posible, tengo la mayor admiración por ella y sabemos que se le extraña mucho”, decía la Presidenta Michelle Bachelet en abril de 2013, cuando en medio de su campaña para llegar a la Moneda visitó en su casa de Punta Arenas a la entonces diputada Carolina Goic, quien se realizaba un tratamiento de quimioterapia para combatir un linfoma.

Hace algunos días se repitió el escenario. La Presidenta Bachelet viajó a Punta Arenas para cumplir con una nutrida agenda, pero además con un foco específico: aparecer junto a la timonel de la DC para dar por superada la crisis que ha afectado a la falange y al gobierno las últimas semanas. Pero, aunque la escena era la misma y las protagonistas también, el clima era bastante diferente. Un personero que fue testigo del acontecimiento asegura que el saludo entre ambas fue “más frío que el gélido lugar en el que estábamos”.

¿Por qué llamó tanto la atención el distanciamiento entre ambas? Carolina Goic siempre ha sido considerada una “bacheletista” al interior de la falange. Por eso su llegada a la presidencia de la DC fue vista con buenos ojos en la interna ya que “podría tener beneficios para nosotros el hecho de que ella tuviera buena comunicación con Bachelet”, asegura un parlamentario del partido.

Goic fue recibida por la Mandataria en La Moneda al asumir en la testera de la DC, gesto que aparecía coherente con el apoyo que la senadora le daba a las reformas del programa bacheletista en el Senado. Es el caso de la reforma laboral, en que fue una de las principales defensoras de que no existiera reemplazo en huelga y se cuadró con las posturas del PPD y el PS; por su parte, en el proyecto de despenalización del aborto su voto era determinante en la Comisión de Salud y a pesar de que dudó, finalmente terminó apoyando la iniciativa.

Es más, su hermana Marcela Goic es un miembro clave en el segundo piso de La Moneda, ya que es, desde el 11 de marzo de 2014, la sub encargada del Departamento de Contenidos de la Presidencia. En el primer gobierno de la Mandataria se desempeñó como asesora de políticas públicas, también en Presidencia.

El “inédito” quiebre

Pero eso pareciera ser parte del pasado, porque la relación de la presidenta de la DC y Michelle Bachelet ha sufrido un deterioro visible. El quiebre comenzó a gestarse cuando Goic, tras los resultados de la encuesta CEP que dejó al gobierno como el peor evaluado desde el retorno a la democracia con un 15% de aprobación, le mandó un mensaje a la Mandataria: “Es hora de que la presidenta ejecute un cambio de gabinete”. Lo que no fue bien recibido desde La Moneda, ya que a la Presidenta no le gusta que “la dirijan, ni menos que le den una pauta de lo que tiene que hacer”, dicen quienes la conocen.

Si bien esa fue una primera señal, previo a las elecciones municipales se realizó un cambio de gabinete en La Moneda, donde salió Javiera Blanco, Máximo Pacheco y Victor Osorio, pero a Goic no le pareció suficiente y dijo “no es lo que esperábamos, es más bien acotado”.

Pero tras la derrota del oficialismo en las elecciones se empoderó y no sólo le envió un mensaje al ex Presidente Ricardo Lagos – “la candidatura de Ricardo Lagos hoy está en una situación muy compleja, dijo”- sino que además congeló su relación con La Moneda y señaló que“no vamos a participar en las actividades de coordinación con el gobierno. Consideramos que aquí tiene que haber un trato distinto a la DC, que es el principal partido de la Nueva Mayoría, sobre todo en el contexto en que estamos”, al día siguiente agregaría que “con la DC no se juega”.

El hecho habría generado gran molestia a la Presidenta Bachelet, ya que “siempre fue considerada una aliada” y además porque, según quienes conocen las conversaciones, Goic habría estado paralelamente hablando con el gobierno los nombres que asumirían en el cambio de gabinete. “Fue considerado como algo incoherente de parte de ella, porque mientras públicamente increpaba al gobierno, la propia Carolina y su gente sugerían nombres”, dicen en Palacio.

El acto de Carolina Goic fue visto como una jugada personal, con la intención de enviar un mensaje claro a las bases del partido, ya que estaría entre sus planes re postularse a la presidencia del partido e incluso, no miraría con malos ojos ser la carta presidencial de la tienda. “Ha privilegiado sus intereses personales, por sobre los de la coalición”, aseguran.

Es por eso que una clara manifestación de la “molestia” de la Mandataria es que no nombró a las personas que propuso Goic en las Subsecretarías de Justicia y de Gobierno, sino que, justamente, a democratacristianos que no tienen ninguna cercanía con ella. “La presidenta está muy, muy enojada”, comentan desde La Moneda.

Pero eso no es todo, ya que aseguran que tampoco fue bien visto que liderara la redacción de la carta enviada por seis partidos de la Nueva Mayoría criticando al PC por “votar en bloque” en contra del reajuste salarial de 3,2% en la Cámara, ya que “esto genera un quiebre entre los partidos y una preocupación adicional a la Presidenta sobre la continuidad del PC en el gobierno”. En tanto, un senador de la falange agrega que “tengo la impresión de que todo esto se está construyendo con el fin de postular a Carolina como candidata”.

Es por eso que desde la falange sostienen que es “para no creer” lo que pasó entre Bachelet y Goic, porque las expectativas eran otras: “asumió la amiga de Bachelet, cercana, bacheletista y miren en lo que terminamos, cada vez más distanciados”.

La “tensa” relación con el ministro Fernández

“El Peta está dolido, molesto”, dice un parlamentario que es cercano al ministro del Interior, Mario Fernández, ya que “ha sido difícil para él hacerse cargo de todas las acciones de la Carola con el gobierno”, además que “los parlamentarios piden un cambio de gabinete, que sea más contundente y se apunta directamente a él”.

Claro y es que la “embestida” de Carolina Goic contra el gobierno, para Fernández ha sido “bastante dura, en cuanto a su gestión, porque su problema no es con los demás grupos de la NM, sino que desde su propio partido, del que es militante hace muchos años, lo critican”.