Aunque el 20 de enero el Gobierno declaró estado de catástrofe, sólo el pasado lunes se activó la Red y Consejo Nacional de Voluntariado Juvenil, que depende del Instituto Nacional de la Juventud. Otras entidades de la sociedad civil ya operaban desde hace días en las zonas en emergencia.
Publicado el 01.02.2017
Comparte:

Después de más de 10 días de incendios forestales, el 27 de enero pasado la Red y Consejo Nacional de Voluntariado Juvenil -que pertenece al organismo público Instituto Nacional de la Juventud (INJUV) y que tiene entre sus objetivos establecer una institucionalidad del voluntariado juvenil en Chile y capacitar a éstos ante cualquier emergencia- realizó una convocatoria para organizar a jóvenes entre 18 y 29 años para ayudar en las zonas afectadas. Y ayer cerca del mediodía, partieron 100 jóvenes a Santa Olga y Los Aromos, en Constitución, Región del Maule. Ante esta situación, algunos de los que son parte de esta entidad han señalado una “falta de organización, poca planificación de función de los voluntarios e irresponsabilidad del Estado”, como asegura un miembro.

Recién el pasado 30 de enero esta organización que se relaciona con la presidencia a través del Ministerio de Desarrollo Social, fijó una reunión a las 10:00 AM en las dependencias de la dirección Nacional del INJUV para definir las tareas para “el proceso de recuperación, reconstrucción y rehabilitación”. A este llamado sólo pudieron asistir representantes de siete fundaciones -de las más de 70 organizaciones que se han convocado-,  debido a que en paralelo se realizó una convocatoria de la Comunidad de Organizaciones Solidarias, para discutir también otras formas de prestar ayuda a los afectados.

“¿Cómo van a llamar una convocatoria a casi 15 días de iniciados los incendios? Se tenían que organizar de inmediato, de forma independiente se han organizado varias fundaciones desde los primeros días de la emergencia. Esto es sólo una prueba más de que han sido desorganizados desde el principio. Nunca se han cumplido las metas, no se ha terminado de discutir una ley de voluntariado, se trató de armar un comité para hacer más fluidos los temas, y no se ha logrado”, cuenta una persona que fue parte del consejo cuando se empezó a discutir la formación de esta red, en 2015. En tanto, de forma independiente fundaciones como Techo-Chile, Desafío y la Organización Médica Social Chile Ayuda (Amsca), entre otras, han auxiliado a damnificados desde los primeros días de la catástrofe.

Sobre el tema, fue consultado Diego Troncoso Cornejo, actual Coordinador del Fomento al Voluntariado Juvenil, quien explicó ante la consulta por el tardío llamado a jóvenes voluntarios: “Se convocó a la reunión de emergencia el día lunes porque la verdad es que nosotros como instituto también tenemos que ser responsables y el voluntariado todavía se está coordinando. Eso desde un primer momento. Este trabajo va ser de larga data”.

Otra de las explicaciones que ofreció Troncoso en la reunión, explican en la interna, es que no pudieron reunirse antes con la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) para conformar una mesa de ayuda humanitaria. También cuenta que en la convocatoria del pasado lunes, al presentar el plan de trabajo, no había una panorama claro sobre cuál iba a ser la función de los que iban a llegar a las comunas designadas. “Pero ha sido lo mismo sistemáticamente, fue igual de desordenado para las anteriores catástrofes que ha sufrido el país, como el incendio de Valparaíso en 2015”, comentan.

“Problema de politización”

Otro motivo que ha generado rechazo en algunas de la organizaciones que fueron parte de la constitución de esta red, que fue conformada de forma legal el 18 de junio de 2015, es que cuando se realizó el primer encuentro nacional de organizaciones en diciembre de ese mismo año, fue invitada la diputada Karol Cariola (PC) para participar en la discusión de la ley de voluntariado. Según algunos presentes, se llegó a retrasar la reunión por más de una hora para esperar a la parlamentaria. Entre los reclamos que se realizaron fue que no se avisó con antelación la participación de Cariola. “Ese día, fueron varios los comentarios de desacuerdo, porque se sentía que había un problema de politización”.

Cariola fue invitada por José Escaráte, quien fue el coordinador desde la conformación de la Red y Consejo Nacional, hasta el 24 de enero del presente año, cuando ingresa Diego Troncoso. Escaráte es militante del Partido Comunista y Troncoso pertenece al ala juvenil de la misma tienda. El hecho de que ambos sean abanderados de una ideología política y que hayan sido “seleccionados a dedo” sin una consulta previa, también ha provocado roces.

Entre las propuestas que se discutieron en las primeras reuniones, era escoger un coordinador entre los representantes de las distintas fundaciones que han formado parte del Consejo Nacional de Voluntariado. Que Troncoso se haya desempeñado como gestor comunitario de la Oficina Municipal de la Juventud de Peñalolén, encargado de proyectos y participación de la Fech y presidente del Centro de Estudiantes de Administración Pública de la Universidad de Chile, “no lo convierten una persona con el perfil idóneo para el cargo”. Lo mismo consideran de Escárate, quien fue presidente de la Federación de Estudiantes Universidad Academia de Humanismo Cristiano, puesto del que fue removido en 2011.

FOTO: SEBASTIAN BELTRÁN GAETE/AGENCIA UNO