Según el edil de Tierra Amarilla, se encontraron con diez personas fallecidas, entre ellas un niño, y unas 200 personas albergadas en lo único que quedó en San Antonio: la iglesia y la escuela. "No quedó ninguna casa", comenta.
Publicado el 28.03.2015
Comparte:

Es todo un desastre ahí“, son las primeras palabras del alcalde de Tierra Amarilla, Osvaldo Delgado, tras abandonar la localidad de San Antonio, de la cual no se sabía nada desde el martes a las 03.00 am, cuando fue arrasada por un alud de barro. “No quedó ninguna casa”, comenta, con una voz que denota más tristeza que resignación.

Javiera Blanco recibio a personeros del partido independiente PROAntes de la llegada de la autoridad comunal al sector, se desconocía completamente cuál era el panorama que vivían las familias en el lugar. “La gente lloraba, el lodo arrastró todo. Hay como nueve personas desaparecidas que hay que buscarlas, ayer se encontró a un niño de cuatro años muerto, hay un container que desapareció con alrededor de seis personas que estaban durmiendo en él”, relata Delgado a “El Líbero“.

Según cuenta el alcalde, hay entre 150 y 200 personas albergadas en lo único que quedó de la localidad: la iglesia y la escuela. Gracias a la ayuda de una empresa agrícola han podido alimentarse durante estos tres días que han transcurrido tras la catástrofe.

Frente a la incertidumbre que se vivía, Delgado decidió la mañana del viernes emprender rumbo a San Antonio. “Llegué por vehículo, fuimos con cuatro camionetas grandes e íbamos cortando camino. Habían unas máquinas de una empresa limpiando e hicieron la pasada, pero hay mucho lodo. Los militares aún no habían llegado, ahora iban pasando bomberos y ambulancias. Tuvimos que llevar agua, mercadería, leche, pañales y ropa”, señala.

Su primera impresión fue de impacto. “No quedó ninguna casa, la pura iglesia y la escuela. Todas las casas que habían a la orilla del río no están. Es terrible. Hay autos y camionetas enterrados, incluso furgones que se ve sólo la parte de arriba y no sabemos si hay gente adentro, eso hay que investigarlo. La gente está enojada”, expresa el alcalde.

Desde que comenzó la catástrofe que el edil de Tierra Amarilla ha sido uno las voces que ha ejercido más presión sobre el gobierno regional y central para recibir apoyo. Según él se demoraron mucho en actuar y recalca que a San Antonio “aún no llega la ayuda del gobierno”.

Para Delgado por ahora las personas van a seguir albergadas y esperando que los socorran. Y aunque él logró llegar a la localidad que incluso algunos usuarios por Twitter comentaban que “había desaparecido del mapa”, el alcalde dice que sigue preocupado, dado que no lograron acceder a otros pueblos. “Hay otros sectores que no alcanzamos a llegar, porque no se puede ir por tierra, sólo por aire”, agrega.

FOTO: JUAN GONZÁLEZ/AGENCIAUNO