Los vínculos del director de la ANI son transversales dentro del oficialismo; fue militante de la DC y luego del PS. Es cercano al ex Presidente Lagos y a la Presidenta Bachelet.
Publicado el 16.09.2014
Comparte:

Era 1993 y un grupo transversal de políticos del PPD, PS y la DC, comenzaron a reunirse en el tradicional restorán München, ubicado en la calle El Bosque con Ebro, todos los jueves cerca de las nueve de la noche. Esto, con el objetivo de “comentar los temas de actualidad de la semana” y de “pasar un rato agradable entre amigos”.

Entre ellos, participaban personalidades concertacionistas como Edmundo Pérez Yoma (DC), Osvaldo Puccio (PS), Carlos Figueroa (DC),  José Miguel Insulza (PS), Mariano Fernández (DC), Marcelo Schilling (PS); el actual ministro de Defensa, Jorge Burgos (DC) y el hoy director de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), Gustavo Villalobos. “Nos reíamos mucho y nos reímos mucho ahora también”, dicen algunos participantes de este grupo. Los encuentros perduran hasta el día de hoy, en el mismo restorán, que ahora se ubica en Vitacura.

Villalobos ha sido parte de este grupo desde sus inicios, lo que refleja su  “transversalidad” con los diferentes partidos políticos de la hoy Nueva Mayoría, según dicen sus cercanos. El actual director de la ANI, abogado de la Universidad de Chile y a quien le ha tocado enfrentar uno de los episodios más difíciles de su trayectoria profesional con el bombazo que afectó el Subcentro de Escuela Militar el pasado lunes 8 de septiembre,  fue militante de la DC y luego del PS, y mantiene una “relación fluida”  con varios partidos de la Nueva Mayoría, específicamente en el PPD, PS y la DC. Participó de la creación del Mapu, fue abogado de la Vicaría de la Solidaridad (1974-199) y jefe de gabinete del ex ministro Carlos Figueroa (1994-1998).

En marzo de 2000 fue nombrado director de la Dirección de Seguridad Pública e Informaciones (Dispi), entidad sucesora de “La Oficina”, agencia de seguridad creada por el gobierno de Patricio Aylwin para desarticular a los grupos extremistas que continuaban actuando en democracia. La dirigían dos de los comensales de las comidas de los jueves: Schilling y Burgos. Luego, Villalobos fue parte de la redacción del “proyecto ANI”. El ex presidente Ricardo Lagos lo nombró director del organismo en 2004 y fue ratificado por Michelle Bachelet en su primer período. Ahora, en su segundo mandato, lo reinstaló en el mismo cargo.

La discusión política de estos días en torno a la ANI está centrada en si se le debiera autorizar por ley a tener agentes encubiertos. El Partido Comunista, Renovación Nacional y la UDI, en principio, se oponen a esa posibilidad por el riesgo de que la situación “se vaya de las manos”, como señala el diputado Lautaro Carmona (PC); o para evitar la tentación de que se realice “espionaje político”, en palabras del diputado Cristián Monckeberg (RN).

Sus principales nexos políticos

En la DC es cercano al ex ministro del Interior Edmundo Pérez Yoma y al subsecretario de Relaciones Exteriores, Edgardo Riveros. Además, es una persona “muy respetada” por Jorge Burgos. En el PS mantiene su cercanía con Insulza y Schilling; a la Presidenta Michelle Bachelet la conoce desde su primeros años en el PS, lo que lo convierte en uno de sus hombres de confianza. En tanto, en el PPD, sus principales nexos políticos los tiene con el ex presidente Ricardo Lagos y el senador Felipe Harboe, con quien trabajó en el primer gobierno de Bachelet, cuando el hoy legislador era subsecretario del Interior.

FOTO: SEBASTIÁN RODRÍGUEZ/AGENCIAUNO