El paro del Registro Civil es la única movilización de entidades públicas que el Gobierno no ha estado dispuesto a resolver pagando los $5 mil millones que exigen los trabajadores. Desde julio pasado sí lo hizo con médicos, dentistas, farmacéuticos, funcionarios del Sename, Gendarmería, Junji y BancoEstado.
Publicado el 24.10.2015
Comparte:

El 2016 es un año muy apretado en lo económico y eso corre no sólo para el Registro Civil, sino que para todos”, dijo este miércoles la Presidenta Michelle Bachelet al rechazar las exigencias laborales de los funcionarios de dicha repartición pública, que llevan 26 días de paralizaciones y más de 1,4 millones de trámites suspendidos.

Los trabajadores exigen el pago de bonos de entre $924 mil y $1.824.000 en los meses de febrero, abril, mayo, julio, agosto, octubre y noviembre, lo que tiene un costo anual de $5 mil millones para el fisco.

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, quien calificó el paro de ilegal, dijo ver con “intranquilidad el comportamiento de algunos gremios del sector público que parecen no comprender bien la realidad económica más complicada que vivimos”; y el ministro del Interior, Jorge Burgos, agregó que “lo débil sería sentarse a negociar frente a cualquier petición económica sin asidero“.

Los paros en que el Estado ha pagado $133 mil millones

Sin embargo, dichas declaraciones de firmeza y austeridad contrastan con los acuerdos que ha firmado durante los últimos tres meses el Gobierno con gremios de servicios públicos que han paralizado o simplemente han realizado amenazas. Y es que desde julio, diferentes organismos públicos han comprometido pagos por más de $133 mil millones para mejorar los sueldos de los funcionarios del Estado.

El 31 de julio pasado los ministerios de Salud, Hacienda e Interior firmaron un protocolo de acuerdo con el Colegio Médico en que el fisco se comprometía a pagar $55 mil millones anuales a los 15 mil médicos que trabajan en el servicio público, lo que significa un aumento de sueldo de hasta 50%.

“Fue muy positivo, logramos avanzar dialogando y sin necesidad de ningún paro”, dijo a la revista Qué Pasa el presidente del Colegio Médico, Enrique Paris. Las negociaciones desde el Ministerio de Salud las lideró el doctor y asesor José Concha (PPD), quien es pareja de la jefa de gabinete de la Mandataria, Ana Lya Uriarte.

Este acuerdo gatilló la inmediata reacción de los dentistas y químicos farmacéuticos del servicio público, quienes amenazaron con movilizaciones, lo que llevó al Ministerio de Salud a firmar un protocolo en que comprometía pagarles $10 mil millones en asignaciones y bonos.

Otro gremio que amenazó con paralizar y que también recibió bonos con un costo fiscal de $58 mil millones fueron los trabajadores de BancoEstado, lo que le significó la salida inmediata a su presidente, Guillermo Larraín.

Javiera Blanco, ministra del TrabajoTres orgasnismos dependientes de la ministra Blanco se han ido a paro

Los trabajadores del Sename, dependiente de la ministra de Justicia, Javiera Blanco, paralizaron durante dos semanas en septiembre exigiendo el pago de bonos por $11 mil millones, pero el gobierno sólo les ofreció $2 mil millones; ante la negativa del gremio subió la oferta a $8 mil 200 millones.

“Todos los funcionarios han obtenido los grados que se prometieron y, por  lo tanto, hemos logrado prácticamente el 100% de nuestra propuesta”, dijeron los trabajadores cuando firmaron el acuerdo con la ministra Blanco.

Para Alicia del Basto, presidenta de la Asociación de Funcionarios, “la ministra Blanco fue un siete. Súper comprometida con nosotros. Hay que hacer un reconocimiento al ministerio, ella tuvo que movilizarse para obtener los recursos”.

Presupuesto 2016 destina US$1.100 millones en mayor gasto de personal

Sin embargo, la verdadera prueba de fuego la tendrá el Gobierno en las próximas semanas cuando el Ministerio de Hacienda negocie el reajuste salarial con la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), que ya pidió un 9%.

Pero  el director de Presupuesto, Sergio Granados, advirtió que será muy difícil otorgar un reajuste para el sector público similar al del año pasado, de 6%.

De hecho, el 21,1% del aumento del presupuesto de 2016 se destinará a gastos en personal, lo que equivale a más de US$1.100 millones. Esos recursos se podrán usar en aumentar salarios o contratar más funcionarios públicos, que se sumarían a los 91 mil que se han incorporado desde que Bachelet asumió el poder en marzo de 2014.

paros en la administración pública

Foto: VÍCTOR SALAZAR M./ AGENCIA UNO