La ex titular del Trabajo no ha podido conseguir empleo en el sector privado tras renunciar a la cartera en noviembre de 2016. Sin embargo, estando en dicho cargo desmintió al INE por el alza de la cesantía, y aseguró que la reforma laboral no generaría desocupación.
Publicado el 28.05.2017
Comparte:

Siete meses después de renunciar al ministerio del Trabajo, Ximena Rincón reapareció con una entrevista en la revista Paula que generó intenso debate y bullyng en las redes sociales, ya que se quejaba de su precaria situación laboral y económica pese a que se fue a estudiar inglés tres meses a Sudáfrica y tiene una herencia paterna.

En lo económico es un momento súper difícil. Para quienes hemos pasado por el servicio público no es fácil enfrentar la salida, porque uno sale sin indemnización. Terminé de pagar la deuda de mi campaña senatorial en febrero de este año. Estuve pagando 7 años, todos los meses 1,5 millones. ¿Cómo lo estoy haciendo? Con lo que había ahorrado en 20 años de trabajo más lo que me dejó mi viejo que murió hace dos”, manifestó la ex ministra.

Rincón, quien trabajó durante dos décadas en diversos cargos en el Estado, como ministra de Segpres y Trabajo, intendenta metropolitana, superintendenta de Seguridad Social y senadora en la Región del Maule, se lamentó que las personas “políticamente expuestas no se contratan fácilmente”.

Ante ello decidió viajar a Sudáfrica durante tres meses para aprender inglés, y a su regreso sigue sin encontrar trabajo, ya que un par de asesorías que había conseguido se le cayeron precisamente por ser una persona conocida, según dijo a la revista.

La abogada pretende competir por el Maule nuevamente, cargo al que renunció en marzo de 2014 para asumir como ministra Segpres del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

La ministra que negaba el alza del desempleo

Pero si Ximena Rincón ahora admite lo difícil que está el mercado laboral, cuando ostentaba el cargo de ministra del Trabajo siempre tuvo un discurso contrario y destacó las políticas de gobierno para generar empleo.

En septiembre de 2015, afirmó que “hoy día el escenario en Chile, pese a los vaticinios de muchos y muchas, no es malo. Las expectativas de crecimiento son superiores al 2%, el último Imacec fue de 2,7% y el desempleo claramente no es un caos”.

En agosto de 2016 se enfrascó en una discusión con el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y desconoció el alza de 7,1% en la encuesta de desocupación.

Las cifras del INE y  los datos reales administrativos se desacoplan. Hay que mirar no sólo los datos del INO sino que mirar los datos reales, y los datos reales nos muestran que se sigue creando empleo en nuestro país, y si uno lo compara con los datos del INE, la diferencia en la creación de empleo es alta”, señaló la entonces ministra, generando cuestionamientos políticos y académicos.

Pero más allá de la incredulidad de Rincón, los datos a esa fecha ya mostraban que se habían perdido 23 mil empleos en un año,  que sólo se habían creado 11 mil trabajos asalariados y que el 83% de los nuevos puestos eran subempleo, dejando al descubierto la precarización laboral que se ha profundizado aún más actualmente.

Pocos meses después, en septiembre, afirmó que el bajo crecimiento económico “no ha impactado dramáticamente” el empleo, sino que ha sido resiliente. El gobierno está llevando a cabo un trabajo permanente para que las condiciones laborales sean las mejores. Es el momento de recuperar el optimismo y seguir trabajando por un país más justo y equitativo”.

También se mostró optimista en que las políticas de Hacienda y Economía “comiencen a tener efectos en el mercado del trabajo, y que el desempleo tienda a disminuir y a crear empleo asalariado”.

Rincón aseguró que la reforma laboral no impactaría el empleo

La ex secretaria de Estado también fue muy enfática en afirmar que la polémica reforma laboral, que prohíbe los reemplazos en huelga y encarece y complejiza la contratación de mano de obra, no generaría ningún impacto en el desempleo, pese a las advertencias de diversos especialistas y economistas y ex autoridades en el sentido contrario.

No es un tema que atente contra el empleo. Las relaciones laborales buenas son responsabilidad del empleador y ello impacta -cuando son buenas- positivamente en la empresa y el país”, aseguró en marzo de 2016 ad portas de la aprobación de la reforma en el Congreso.

Rincón, además, se enfrascó en una discusión con el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, por un alza sobre el 9% del desempleo en la Región Metropolitana, y afirmó que se debía a una restricción del gasto público.

“Es completamente equivocado, no hay ninguna base para sostener que sea el ajuste fiscal lo que explique el aumento del desempleo de marzo. El ajuste fiscal que anunciamos es un ajuste fiscal pequeño”, le replicó Valdés.

La precaria situación laboral

La situación que padece Ximena Rincón es similar a la que enfrentan miles de personas que han perdido sus trabajos y que no han podido encontrar, ya que la baja en los empleos ha sido una constante.

El mes pasado, el Instituto Nacional de Estadísticas  anunció un alza del desempleo en el trimestre febrero-abril de 6,6%, la sexta consecutiva. Además, durante el último año las personas desocupadas aumentaron en más de 40 mil y se destruyeron 27 mil empleos asalariados. Adicionalmente, 207 mil trabajadores dependientes dejaron de cotizar en el sistema previsional para su jubilación.

La Mandataria prometió en su campaña que crearía entre 600 mil y 650 mil empleos, pero sólo ha generado 300 mil, de los cuales casi el 70% son por cuenta propia, y en una importante proporción se trata de vendedores ambulantes.

La precarización laboral llevó a la oposición a interpelar a la ministra del Trabajo, Alejandra Krauss, el pasado martes 3 de mayo, a quien el diputado Ernesto Silva le dijo que el gobierno actual será recordado como el que “más personas envió a trabajar a la calle”.