"Cuando se tornan difíciles las condiciones económicas, la política vale poco", asegura Pepe Auth, uno de los más influyentes expertos electorales del oficialismo. Varios alclades de la Nueva Mayoría, que serán los primeros en enfrentar elecciones, comparten la postura de revisar las promesas de campaña para retomar el crecimiento.
Publicado el 11.07.2015
Comparte:

“Sin crecimiento no hay reformas sustentables. Si tuviera que sintetizarlo, diría que esto es un realismo sin renuncia”, afirmó ayer la Presidenta Michelle Bachelet durante el consejo de gabinete que se realizó en el Estadio San Jorge de Banco Estado en Las Condes.

El encuentro se llevó a cabo bajo el lema “Todos x Chile”. La reunión tuvo como objetivo definir una visión oficial del Gobierno sobre la implementación de las reformas de acuerdo con el escenario económico, para así enfrentar con una sola mirada el cónclave oficialista el próximo 21 de julio.

10 de Julio de 2015/SANTIAGO La Presidenta de la República, Michelle Bachelet (c), encabeza reunión de trabajo del Gabinete Ministerial, en el Estadio San Jorge en la comuna de Las Condes. FOTO:CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

La postura del Gobierno se da en medio de la disputa que ha surgido al interior de los partidos del oficialismo con respecto a la “priorización” de ciertos aspectos del programa debido al panorama económico actual.  La DC, el PS y el PR -que se identifican en general con una postura más “realista”- apuestan por “priorizar”, mientras que dentro del PPD, el PC y el MAS -donde existen más voces del denominado grupo “ideológico”- pretenden que se dé cumplimiento al programa en su totalidad.

La Moneda envió diferentes señales a la Nueva Mayoría durante esta semana de que se inclinaría por una visión más “realista” frente a las reformas, tras conocerse el “crudo” diagnóstico expuesto por el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés. Una de ellas fueron las primeras declaraciones de la Mandataria el pasado miércoles.

“En esta nueva etapa de gobierno que estamos iniciando, y que trabajaremos el viernes con el equipo de ministros, mejorar el crecimiento económico, aumentar el empleo y que los beneficios lleguen a las personas son prioridades, y sin mejorar la productividad esto no va a ser posible”, afirmó el miércoles Bachelet durante la presentación de la Comisión Asesora Presidencial de Productividad que se encargará de apoyar al Ejecutivo con el objetivo de promover el crecimiento económico.

Las dichos de la Presidenta y la creación de esta instancia -que es presidida por el economista Joseph Ramos y que deberá presentar un paquete de medidas para mejorar la productividad en algunas aéreas como la minería- fueron percibidas al interior del oficialismo como “luces” de que el Gobierno estaría abierto a modificar aspectos del programa, dejando de lado otros debates internos y la discusión de algunas iniciativas en el Congreso.

De hecho, en el oficialismo comentan que el ministro de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre, respaldó la decisión de la DC de aplazar la votación del proyecto de aborto debido a que el Ejecutivo no querría generar otro foco de crisis interna para enfocarse en mejorar la situación económica del país ad portas del cónclave del oficialismo.

Sin embargo, la razón que explica la postura más “realista” que anunció  La Moneda no es sólo económica. Influyentes fuentes del oficialismo explican a “El Líbero”, que  también existe un factor electoral. La idea aquí es que en la próxima elección municipal de 2016 y luego en la parlamentaria y presidencial de 2017 la Nueva Mayoría arriesga derrotas frente a la oposición si no logra recuperar el crecimiento y la conducción política. Hacer eso al mismo tiempo de desplegar el ambicioso programa de reformas parece hoy inviable.

“¿Para qué gobierna uno? El que gobierna querrá seguir gobernando para seguir desarrollando sus iniciativas y es evidente que las razones por las que vota la gente son sus compromisos políticos y programáticos, pero los compromisos programáticos valen muy poco cuando se hacen sobre la base de la cesantía, de la falta de crecimiento, falta de dinamismo, es evidente que el estado de ánimo para respaldar a una fuerza política que gobierna es malo si la situación económica es mala”, explica a “El Líbero”, el diputado PPD, Pepe Auth, y agrega que “en una campaña americana, el slogan fue “Its the economy, stupid”, cuando se tornan difíciles las condiciones económicas, la política vale poco”.

La postura “realista” de los alcaldes de la Nueva Mayoría

Esta mirada parece haber permeado en no pocos alcaldes de la Nueva Mayoría, quienes son los primeros en enfrentar un próximo desafío electoral. Algunos de ellos explican a “El Líbero”, que el Gobierno sí debe dejar fuera algunos aspectos del programa debido al diagnóstico expuesto por el ministro Valdés.

“Hay un compromiso con la gente y para eso está el programa de gobierno. Yo no soy de los que están completamente aferrados al programa y que afirman que hay que cumplirlo como sea. Esto, porque las condiciones han cambiado. Hay  que tener en cuenta qué dice la gente y si uno es capaz de representar el cambio que quiere la gente o no. El programa debe adecuarse a la situación actual del país”, explica a “El Líbero”, el alcalde de San Miguel, Julio Palestro (PS).

Asimismo, el alcalde de Macul y presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades (AMUCH), Sergio Puyol (DC), afirma a “El Líbero”, que “de acuerdo a las dos exposiciones del ministro Valdés, nosotros esperamos que todos los programas e indicaciones del Gobierno vengan financiadas. Muchas veces se les otorgan a las municipalidad tareas y obligaciones que no vienen con financiamiento y hemos pedido al gobierno que las iniciativas vengan con soporte económico. Si no, que no se implementen”.

Incluso, algunos ediles como Gonzalo Navarrete (PPD), alcalde de Lo Prado, creen que es importante también enfocarse en el crecimiento económico para darle continuidad al gobierno de Bachelet y tener éxito en las próximas elecciones municipales.

“Estamos de acuerdo con lo que hemos escuchado del Gobierno, lo que hay que hacer es mantener la línea de reformas y transformaciones, pero con mayor gradualidad y que en aquellas cosas en las cuales el gasto puede superar a los ingresos, uno debiera priorizar”, dice y agrega que “debe haber un componente importante de reactivación para las comunas. Cualquier gobierno tiene como objetivo el que la evaluación al término de su mandato permita darle continuidad. Es importante que el Gobierno acelere y pueda readecuar las prioridades manteniendo las líneas de transformación”

 

FOTO: AGENCIA UNO