En “Mountain of storms” se ve al fallecido filántropo surfeando en las playas de Perú, manejando un boogie por las dunas, esquinado en el volcán Llaima y haciendo una cueva en el hielo para capear el mal tiempo.
Publicado el 13.12.2015
Comparte:

En el verano de 1968, cuando su pequeña empresa de equipamiento para deportes outdoor, The North Face, llevaba apenas dos años de vida, Douglas Tompkins decidió tomar una antigua van Ford E-Series en California y partir a recorrer junto a dos amigos las ocho mil millas que lo separaban de una de sus obsesiones: el monte Fitz Roy, ubicado en la Patagonia, justo en el límite entre Argentina y Chile.

van“Doug”, como lo llamaban sus cercanos, dejó en casa a su esposa y a sus dos hijas y con 25 años dio inicio a una travesía que le cambiaría la vida para siempre. Acompañado de Yvon Chouinard -un experimentado alpinista que luego se transformaría en el fundador de la marca Patagonia- y de Dick Dorworth –un joven esquiador que por entonces tenía el récord mundial en velocidad con 171 kilómetros por hora-, recorrieron en el automóvil varios países de Latinoamérica hasta llegar a Argentina, donde tras infructuosos intentos debido a las condiciones climáticas, finalmente lograron acceder a la cumbre del cerro de 3.359 metros.

tompkins soloPero las imágenes del viaje no sólo quedaron en la memoria de los cuatro integrantes de la expedición (en el camino se les unió un alpinista británico). Si no que todo fue documentado en una película de una hora de duración, que a lo largo de los años se ha transformado en una pieza de culto para los amantes de los deportes extremos: “Mountain of storms”. De hecho, en 2010, el aventurero Jeff Johnson hizo el documental 180° Sur, en el que emula la épica travesía de Tompkins y compañía.

En la cinta del viaje de 1968 -que se puede ver completa al final de esta nota y se puede comprar por 20 dólares en la tienda Patagonia– se muestra al recién fallecido filántropo surfeando en las playas de Perú, manejando un boogie por las dunas en el desierto, cambiando el motor de la van y subiendo a pie hasta el cráter del volcán Llaima para luego descender en tompkins cumbreesquíes. Todo es narrado por un locutor en off y acompañado de una música rockera, tipo Ten Years After, compuesta por Doug Lubahn, quien años más tarde se transformaría en “el quinto The Doors” al ser contratado para tocar el bajo en los discos de la banda de Jim Morrison.

Ya en el Fitz Roy, Tompkins aparece con la barba crecida, caminando por la nieve, haciendo una cueva en el hielo para capear el mal tiempo y demostrando sus habilidades de escalador en roca.

Mountain of Storms

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Parte 5

Parte 6