En el oficialismo explican que tras el caso Caval que involucra al hijo de la Mandataria, se habría generado una distancia entre el Ejecutivo y los partidos. "El equipo político del Gobierno no tiene interlocución con nosotros", explica a "El Líbero" el jefe de bancada de diputados PPD, Jorge Tarud.
Publicado el 21.03.2015
Comparte:

El pasado martes los presidentes de los partidos de la Nueva Mayoría y algunos parlamentarios oficialistas recibieron una invitación vía mail desde La Moneda. En el mail, la Presidenta  los invitaba a la presentación del “Instructivo sobre las Buenas Prácticas en Materia de Declaración de Intereses y de Patrimonio“- una de las primeras medidas pro transparencia impulsadas por el Ejecutivo para enfrentar la situación política tras los denominados casos Penta y Caval –que se realizó el pasado jueves a las 9:15 horas en La Moneda. Sin embargo, el único presidente de partido de la Nueva Mayoría que asistió fue el timonel del PS, Osvaldo Andrade, además de otros parlamentarios como los diputados DC Pablo Lorenzini, Fuad Chahín, y el nuevo presidente de la Cámara, Marco Antonio Nuñez (PPD), entre otros. Según explican en el oficialismo, la ausencia del resto se debería a “problemas de agenda”, pero reconocen que al mismo tiempo, existiría un “distanciamiento” entre el Gobierno y los partidos de la Nueva Mayoría, tras la irrupción del caso Caval, que involucra al dijo de la Mandataria, Sebastián Dávalos.

Mientras la Presidenta Bachelet firmaba el instructivo en La Moneda, junto a su gabinete ministerial, en el centro cultural Espacio Matta ubicado en la comuna de La Granja, se preparaba la puesta en escena para la cuenta pública del ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, donde estaban convocados cerca de 300 invitados, entre ellos los líderes de los partidos oficialistas. Ante este escenario, explican en la Nueva Mayoría, es que algunos de los timoneles habrían optado por asistir a la cuenta pública de Peñailillo, debido a que ya habrían confirmado sus asistencia.  “Si el Gobierno quiere que los presidentes de los partidos participen en las actividades, deben elaborar una agenda que permita que puedan asistir”, comentan en la DC.

De esta manera, los presidentes de la DC y el PPD, Ignacio Walker y Jaime Quintana, respectivamente, asistieron a la cuenta pública de Peñailillo y no a la presentación del instructivo de Bachelet.

Sin embargo, en la Nueva Mayoría afirman que esta ausencia de los parlamentarios oficialistas en el acto del Gobierno dejaría en evidencia un cambio en la relación entre Bachelet y los partidos, que habría tenido su origen tras la irrupción del caso Caval en la agenda del Gobierno.  En el oficialismo explican que se trataría de un “distanciamiento mututo” entre Presidenta y los partidos, pero aclaran que sería “sólo coyuntural”, debido a las últimas situaciones que ha tenido que enfrentar el Ejecutivo.

Fue a principios de febrero con la publicación del caso Caval, en que la situación que involucra a Dávalos fue criticada por los partidos de la Nueva Mayoría e incluso cuestionaron la postura asumida por el Gobierno. De hecho, Andrade en una entrevista en El Mercurio afirmó que “Dávalos era un colaborador del Gobierno, eso está fuera de discusión. Prescindiendo de la situación de carácter contractual, desde ese punto de vista debía ser considerado. No puede haber doble estándar, hay que reaccionar como se reacciona respecto de cualquier funcionario de Gobierno”.

De esta manera, antes esta situación, es que la Presidenta se sentiría “afectada” por los últimos episodios y habría optado por “no exponerse” y “tomar una cierta distancia” ante los partidos.   Al mismo tiempo, los partidos también habrían generado una distancia del Ejecutivo, de manera que el caso Caval no repercuta directa y negativamente ante ellos, explican en el oficialismo.

En segundo lugar, el lanzamiento del Consejo Asesor Presidencial anticorrupción -liderado por el econonomista Eduardo Engel y que tiene un máximo de 45 días para evacuar una propuesta- habría generado “molestia” en los partidos del oficialismo, quienes cuestionaron que la entidad estuviese integrada sólo por académicos. Luego, el pasado domingo 15 de marzo, Engel afirmó en el programa de Estado Nacional, que los parlamentarios son los fijan el sueldo. Esto, generó una segunda ola de críticas hacia el equipo asesor. De esta manera, es que los partidos crearon una comisión paralela al Consejo Asesor Presidencial para elaborar sus propias propuestas.

Falta de “interlocución” con los bancadas

Fue hace más de una semana que el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, sostuvo un encuentro de camaradería -convocado por la directiva del PPD- con parlamentarios y ministros del partido. En la oportunidad, se habría respaldado la gestión del ministro, sin embargo, algunos parlamentarios criticaron la “falta de interlocución entre el Gobierno y las bancadas de la Nueva Mayoría”.

“De las reuniones de los lunes con los presidentes de los partidos y sobre las conclusiones que surgen, nos enteramos por la prensa, por lo tanto, el equipo político del Gobierno no tiene interlocución con nosotros (…) en consecuencia, se lo hemos pedido al ministro del Interior y esperamos que haya un cambio en eso”, afirma a “El Líbero”, el jefe de bancada de los diputados PPD, Jorge Tarud.

Esta “falta de diálogo” con el ministro del comité político, sería un “tercer factor”, que ha llevado a los partidos a tomar distancia del Ejecutivo.