El ex presidente del partido venía evaluando esta situación hace algunas semanas tras los últimos hechos del denominado caso Penta, sin embargo, el discurso que dio el martes en la noche la Mandataria, terminó por concretar su decisión.
Publicado el 12.03.2015
Comparte:

“Hemos visto como algunos usan el poder de su dinero para influir las decisiones de la democracia, es decir para influir las decisiones que nos afectan a todos. Y hemos visto como algunos usan la influencia que otorgan los cargos democráticos y públicos, que están para servir a todos los ciudadanos y ciudadanas, para obtener ventajas personales”,  dijo ayer la Presidenta Michelle Bachelet en su discurso cuando presentaba la creación de un Consejo Asesor Presidencial que propondrá medidas que regulen la relación de la política y los negocios. Bachelet, de forma velada, cuestionó los últimos acontecimientos relacionados con los denominados casos Penta y Caval (este último protagonizado por su propio hijo). A pocos metros de la Mandataria, se encontraba el entonces presidente de la UDI, Ernesto Silva, quien después de escuchar esa frase, según sus cercanos, comprendió que se abría una nueva fase en la crisis que vive el sistema político y su partido a propósito de los escándalos e irregularidades conocidos en los últimos meses: La Presidenta había hecho un gesto y también correspondía a la oposición hacer lo propio. La noche del martes habría sido el comienzo del fin de su período como líder de la UDI.

Según explican en el partido, Silva había estado pensando en la renuncia desde hace algunas semanas tras la situación que ha afectado a miembros del partido que se han visto involucrados en el denominado caso Penta. En la UDI comentan que fueron tres factores los que detonaron su renuncia.

Primero, fueron las críticas surgidas desde sus socios de RN a fines de febrero, quienes emplazaron a la UDI a adoptar medidas para los involucrados. Después, el pasado sábado 7 de marzo, el juez Juan Manuel Escobar, tomó la decisión de otorgar prisión preventiva a los imputados en el caso, incluido su tío Carlos Alberto Délano. Y finalmente la entrevista al senador de la UDI Víctor Pérez en La Tercera publicada en los últimos días, en que deslizó críticas contra la actual directiva por el manejo del caso Penta afirmando que “la situación en la que nos encontramos hoy día se puede revertir con el mismo liderazgo, pero puede que tengamos que estar abiertos a asumir otros líderes, otras caras y otras propuestas, con otros énfasis”.

Sin embargo, pese a que era una decisión que venía evaluando hace semanas, el discurso de Bachelet le habría abierto un “espacio” para dejar la presidencia del partido. Esto, debido a que la Presidenta afirmó que la situación actual no es sólo de un partido, sino que se trata de algo extendido, por lo que Silva sintió que su tesis original se había validado.

La idea de Silva sería que, ante esta nueva etapa que se inicia con un acuerdo nacional para resolver el problema de la relación de la política y los negocios, se necesita otro liderazgo en el partido que no lleve la carga que él ya venía acumulando durante los últimos meses tras el estallido de denominado caso Penta.  Finalmente, concretó su decisión ayer durante la mañana tras largas conversaciones con la directiva y sus cercanos.

Pasadas las dos de la tarde de ayer, mientras los diputados de la UDI estaban reunidos en el almuerzo de bancada en los comedores del Congreso, comenzaron a sonar sus respectivos celulares con una llamada importante: era Silva. “Viajen a Santiago hasta la sede de la UDI, habrá un anuncio importante”, les dijo a cada uno de ellos. Dos horas más tarde, el diputado anunció a través de una conferencia de prensa su decisión de renunciar a la presidencia del partido.

“La crisis que vivimos hoy es de naturaleza distinta pero no por eso ha sido menos dura. Para actuar con fuerza política la UDI debe estar en unidad (…) sin embargo, en los últimos días declaraciones de nuestros dirigentes del partido han cuestionado y afectado esa unidad. Bajo esas circunstancias he tomado una decisión muy difícil para mí: presento mi renuncia a la directiva de la UDI”,  afirmó Silva.

Chadwick y Larraín: las opciones para suceder a Silva

Tras la renuncia de Ernesto Silva se inició un fuerte debate al interior de la UDI por quién podría sucederlo. Mientras tanto, quedará a cargo el actual secretario general del partido, Javier Macaya, hasta el próximo 10 abril, fecha en que se realizará el Consejo General para elegir al sucesor del diputado.

La bancada de diputados del partido estaría por promover al ex secretario general de la UDI, José Antonio Kast, en reemplazo de Silva, lo que no es compartido entre los senadores y los denominados “coroneles” de la UDI. Los senadores apoyarían las opciones de Hernán Larraín y del ex ministro, Andrés Chadwick.

Pero, en el caso de que esta crisis continuara escalando, los senadores se inclinarían más por la opción de Chadwick, quien podría tener “mayor capacidad de negociación” debido a su trayectoria política. Sin embargo, el instalar al ex ministro a la cabeza de la UDI, podría significar que el partido se incline hacia el “piñerismo” adelantando la carrera presidencial en la Alianza, debido a su cercanía con el ex presidente Piñera.