Un grupo de funcionarios de Presidencia presentó varias boletas falsas de atenciones médicas dentales para que les fueran reembolsadas por el sistema de bienestar. A más de un año de haber sido descubiertos, seguirían trabajando en el gobierno.
Publicado el 13.01.2016
Comparte:

A fines de 2014, cuando Michelle Bachelet ya llevaba varios meses de gobierno, personal de la Presidencia detectó una grave irregularidad que se venía acarreando incluso desde la administración anterior. Y es que luego de un descuido de uno de los implicados, se descubrió que un puñado de trabajadores –algunos con más de 10 años de servicio en La Moneda- habían montado una pequeña maquinaria para desfalcar al Estado. ¿El modus operandi? Presentar ante el servicio de bienestar de Presidencia boletas de atenciones médicas dentales que nunca existieron, para que les fueran reembolsadas. Y de acuerdo a quienes están al tanto del caso, el monto que habrían alcanzado a cobrar ilegalmente alcanzaría los $6 millones.

Según pudo averiguar “El Líbero”, las personas involucradas en el delito –el cabecilla de la “banda” sería un chofer- seguirían trabajando actualmente en el gobierno. Esto, a pesar de que apenas se descubrió el caso, Cristián Riquelme, el cuestionado administrador de La Moneda, ordenó que se hiciera un sumario en contra de los trabajadores.

La investigación interna, que finalizó entre marzo y abril de 2015 y que fue realizada por uno de los abogados de Presidencia, confirmó la existencia del ilícito y, en sus conclusiones, habría recomendado explícitamente la destitución de algunos de los funcionarios y aplicar sanciones a otros que tuvieron menores responsabilidades. Asimismo, los antecedentes fueron enviados a la Fiscalía Centro Norte para que se iniciara una investigación judicial.

Pero hasta el momento ninguna medida se habría tomado. Al ser consultados formalmente por “El Líbero”, en Presidencia confirman la existencia del caso pero no entregan mayores detalles. Dicen que “se realizó un sumario por una situación anómala que se registró en el gobierno del Presidente Piñera. Se hizo un sumario que se mandó a la Contraloría y a los tribunales de justicia. Pero no podemos hablar hasta que ellos resuelvan”. Asimismo, señalan que las eventuales destituciones vendrían luego que el sumario pase el “test” de Contraloría.

Las miradas hacia Riquelme

Según personas que han escuchado hablar del tema dentro del gobierno, el único responsable de que los trabajadores involucrados en el “caso dentistas” sigan en sus puestos de trabajo es Riquelme, quien por estos días vive momentos complicados en La Moneda luego que los principales dirigentes de la Nueva Mayoría pidieran su salida por su vinculación con los casos SQM y Caval.

Varias personas consultadas señalan que el administrador del palacio presidencial recibió el sumario hace al menos nueve meses y que lo “congeló” sin tomar en cuenta ninguna de las acciones recomendadas. También, que recién a fines del año pasado, cuando la PDI comenzó a interrogar a los involucrados por la arista judicial, habría “descongelado” el documento. Si bien en Presidencia sostienen que el sumario habría sido enviado a Contraloría para su “examen de legalidad”, fuentes del organismo dirigido por Jorge Bermúdez dicen desconocer el tema.