El diputado electo Miguel Crispi sostuvo que “no sé si nos vamos a levantar a votar con mucho ánimo por Guillier”. Otros dirigentes del conglomerado cuestionaron su desempeño y el no haber incorporado parte de sus propuestas.
Publicado el 13.12.2017
Comparte:

A sólo cuatro días de la elección presidencial y a uno para el cierre de campaña, los candidatos Sebastián Piñera y Alejandro Guillier hacen los últimos esfuerzos para convocar al electorado que les falta para ganar los comicios.

Tras la primera vuelta del 19 de noviembre hubo dos conclusiones claras. El ex Presidente debía reunir a la centroderecha tras su candidatura, principalmente a los votantes de José Antonio Kast; y el senador a toda la centroizquierda, donde el desafío más difícil era el Frente Amplio, que obtuvo un 20% de los sufragios.

Con cuatro semanas para el desafío -el balotaje es este 17 de diciembre- Guillier comenzó raudo enviando mensajes a la coalición de Beatriz Sánchez. En el programa de Don Francisco en Canal 13 dijo que “estamos en una votación donde ella (Beatriz) pudo haber ganado, por lo tanto fue muy estrecho, entonces tiene que hacer su proceso y convencer a su gente. Pero el que tiene la responsabilidad mayor hoy día soy yo, el que tiene que ser capaz de dar señales, de dar un programa más amplio, que recoja, que aune; por lo tanto no es responsabilidad de ella, la responsabilidad es mía”. En esa misma instancia, el senador trajo al debate una de las banderas de Sánchez, señalando que a largo plazo las AFP deberían terminar.

Días más tarde, y pese a que desde el bloque habían sostenido que serían oposición a cualquier gobierno, el senador escuchó un mensaje del alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, quien sostuvo que “si el coordinador de la campaña de Guillier en segunda vuelta va a ser Sergio Bitar, uno de los impulsores del Crédito con Aval del Estado, las señales son malas”, y el ex ministro de Educación de Ricardo Lagos dejó la primera línea. Pero además, se sumaron al comando la ex rectora de la Universidad de Aysén, Roxana Pey, quien había señalado en varias oportunidades su cercanía con líderes del Frente Amplio, y también el ex precandidato presidencial Fernando Atria, que no sólo se ha mostrado a favor de la Asamblea Constituyente -una de las propuestas clave del conglomerado-, sino que también es muy cercano a los diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric.

Pero los coqueteos comenzaron a bajar su intensidad. Si bien Guillier en un acto en Concepción dijo que “le meteremos la mano al bolsillo a quienes concentran el ingreso, para que ayuden a hacer patria alguna vez” mandando un claro mensaje al electorado de Sánchez quienes están por instaurar un impuesto a los súper ricos, una vez que la periodista dijo que votaría por Alejandro Guillier el próximo 17 de diciembre -pese a que el conglomerado había determinado dar libertad de acción-, los gestos no aparecieron más.

El giro al centro

De hecho, estando justo en la mitad de la campaña hacia el balotaje, Guillier dio un giro hacia el centro político, que hasta ahora tenía abandonado. “El hecho de que los dirigentes del Frente Amplio opinen A o B es muy respetable, pero nosotros somos otra candidatura y nosotros pasamos a segunda vuelta”, dijo el jefe programático de Alejandro Guillier, Osvaldo Rosales, haciendo frente a las críticas de miembros del FA por las diferencias en materia de pensiones, descartando un sistema de reparto, como lo proponían ellos, dejando claro que no cederán a las propuestas de ese sector. Pero además, Luis Eduardo Escobar, miembro del equipo de Guillier, también se refirió a otra de las propuestas del Frente Amplio sobre aumentar el impuesto al 1% más rico de la población y dijo a El Mercurio que este tipo de impuestos “no es fácil de implementar como ellos creen. Esas cosas suenan bien, son buenas para el bronce, pero no sirven para hacer políticas públicas”. Además Escobar insistió en la propuesta de condonar el pago del CAE solo al 40% de menores ingresos, a diferencia de la condonación total que planteaba el Frente Amplio.

Pese a que Yasna Provoste (DC), también parte del comando del senador, dijo no compartir la posición de Escobar, poco a poco el desánimo de los miembros del Frente Amplio comenzó a florecer. El diputado Gabriel Boric escribió en Twitter que “la entrevista a Luis Escobar deja claro que los arrebatos discursivos del candidato no pasan de ser eso. No hay propuestas serias progresistas en materia económica”.

El diputado del Partido Liberal, Vlado Mirosevic, dijo a La Tercera que “es cierto que fue la Nueva Mayoría la que pasó a segunda vuelta, pero sin arrogancia de lado y lado, pueden asumir transformaciones razonables que empujó el FA. Nadie los está obligando, pero lo lógico es que entiendan por qué -a pesar de pasar a segunda vuelta- les fue tan mal”. En tanto, Nicolás Grau escribió en Twitter que “lo peor de las entrevistas de los asesores económicos de Guillier es que dan a entender que no tomar en cuenta las propuestas del FA es una prueba de seriedad. Es un ninguneo torpe y sin fundamentos”. En esa misma línea Sebastián Depolo sostuvo que “los técnicos del equipo de Guillier se han empeñado a alejar a una parte del electorado FA que estaba esperando respuestas para definir su voto. Espero que políticamente se corrija”.

Pero el deseo de Depolo estaba lejos de concretarse, ya que el lunes por la noche en el debate de Anatel el senador tampoco dio señales claras al conglomerado. Mientras Guillier se enfrentaba a Sebastián Piñera en los estudios de TVN, Depolo se preguntaba en Twiiter  “¿Por qué Guillier deja que Piñera termine todas las intervenciones? mal trabajado el debate ahí”. Minutos más tarde volvió a escribir: “mal Guillier en pensiones. No rebatió que se debe buscar solidaridad y no sólo capitalización individual. Que se estudie la propuesta de Coordinadora No + AFP, en serio”.

Asímismo, ayer, tras el debate, Miguel Crispi sostuvo en Radio Agricultura que “no sé si nos vamos a levantar a votar con mucho ánimo por Guillier”, apuntado a su ambigüedad en varios temas. “Creo que mucha gente lo hará porque Piñera es una antítesis de lo que pensamos”, agregando que “me pareció poco preparado” enfatizando que “para Guillier es peor el día de hoy que el de ayer”.

De la misma manera, el presidente de la FECh, Alfonso Mohor, dijo en el sitio Pousta que “no hay garantías de que Guillier sea una apuesta transformadora”.

Si bien Gabriel Boric no dijo más que “grandes ausentes del debate: descentralización, infancia y crisis del Sename. No son pop, pero son urgentes de abordar” sobre el debate en su cuenta de Twitter, hace unos días en conversación con EmolTV sostuvo que tomaría la decisión después del encuentro televisivo. “No quiero hacer una expectativa en torno a mi (voto), a mi no me interesa, señaló. Aunque al ser consultado respecto de la posibilidad de votar nulo no descartó la alternativa. “Sí, por supuesto”, dijo.