El PC cuestionó la detención de la cúpula de la CAM y el hecho de que el gobierno asegure que hay terrorismo en la Araucanía. Pero este desencuentro sólo es uno más de los que se han registrado al interior del oficialismo desde el comienzo de la administración de Michelle Bachelet.
Publicado el 03.10.2017
Comparte:

“Chile no tiene terrorismo”, dijo el ministro de Desarrollo Social, Marco Barraza, el fin de semana en El Mercurio, en el marco de la “Operación Huracán”, operativo que dejó detenido al líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) y a otras siete personas; y agregó que “se abusó de efectismo comunicacional”, ya que a “Héctor Llaitul se le pudo haber detenido cuando va a firmar, y no mediante imágenes televisivas”.

Pero el domingo, en el mismo medio, el ministro del Interior, Mario Fernández, dijo que “quien cede en una causa justa, no tiene de qué avergonzarse”, refiriéndose al retiro de la querella por la Ley Antiterrorista contra cuatro comuneros mapuches imputados por la quema de una iglesia evangélica durante un oficio religioso en La Araucanía en 2016.

Pese a eso, ayer el ministro Barraza desestimó las diferencias sobre el conflicto mapuche, pero insistió en que no existe terrorismo. “Yo no veo ninguna contradicción ni diferencia de opinión”, dijo, y agregó que “lo que he dicho es que en Chile no existe terrorismo, lo que existe son hechos delictuales o violentos que eventualmente pueden ser calificados o tipificados como tal. En Chile vivimos tranquilamente, la gente no vive inseguridad, se desplaza con tranquilidad”. Esto, pese a que el subsecretario Mahmud Aleuy, ha dicho que “no hay terrorismo generalizado como algunos pretenden instalar esa idea” y que los “actos de terrorismo” se dan en “otros lugares del país” y no sólo en la Araucanía. En tanto, la vocera Paula Narváez, dijo que “hay situaciones que revisten carácter terrorista” y agregó que el gobierno lo admite “invocando la Ley Antiterrorista”.

Las disímiles opiniones con Barraza llevaron a que ayer fuera uno de los temas que trataron los presidentes de los partidos del oficialismo, y que el presidente del Senado, Andrés Zaldívar, advirtiera que “este tipo de discrepancias no beneficia al gobierno. Tiene solo que haber una voz en materia política”. Pero además, dijo que “hubo un error en las declaraciones de Barraza, porque no pueden producirse discrepancias entre ministro político y ministro sectorial”.

Con todo, esta no es primera vez que la administración de Michelle Bachelet enfrenta un “gallito” con el Partido Comunista, pese a que es parte de la coalición gobernante, y cuenta con dos ministros en el gabinete. Incluso, una vez que dejó La Moneda, el ex ministro del Interior, Jorge Burgos, dijo que el “nivel de influencia que ha tenido el PC en este gobierno no le hace bien al país”.

El apoyo al paro de profesores

A mediados de 2015, en medio del paro de profesores que enfrentaba el Gobierno, el Partido Comunista les entregó su apoyo, pese a ser de la coalición gobernante. Esto llevó a que el senador y presidente de la DC en ese entonces, Ignacio Walker, cuestionara la actitud del PC. “Hace dos años señalé que una de mis preocupaciones en torno a una participación conjunta con el PC en el gobierno era la cuestión de una política a dos bandas por parte de dicho partido, lo expresé en aquello de ‘con un pie en La Moneda y un pie en la Alameda”, dijo. Guillermo Teillier no se demoró en responder y dijo: “no, no lo negamos. Le damos en el gusto a Ignacio Walker, que dice que tenemos un pie en la calle y otro en La Moneda”.

Amenazaron con demandar al Estado

Los comunistas rechazaron de manera tajante el proyecto de ley para permitir el control preventivo de identidad que impulsó el gobierno en mayo de 2016 e incluso amenazaron con acudir a la Comisión Interamericana de DDHH de la OEA. Su argumento se basaba en que quieren evitar que la norma “permita arbitrariedades, que genere consecuencias discriminatorias con algunas personas”. En ese entonces Burgos, quien era ministro del Interior, calificó de “impropio de un partido que es parte del gobierno que patrocinó el proyecto de ley”.

Round por expropiación de SQM

Otra de las peleas que tuvo Burgos con el PC fue la expropiación de la empresa SQM, ya que los diputados Guillermo Teillier, Camila Vallejo, Hugo Gutiérrez, Daniel Nuñez y Lautaro Carmona presentaron un proyecto de ley para “declarar de interés nacional la explotación, industrialización y comercialización del litio y la Sociedad Química y Minera de Chile (SQM)”. El ministro del Interior dijo: “Les contesto derechamente; no está en los planes del gobierno de Chile expropiar ninguna empresa. Así de claro”.

PC buscó anular la ley de pesca

Los diputados PC Daniel Nuñez y Hugo Gutiérrez presentaron en enero de 2016 una moción para anular la ley de pesca, luego de las irregularidades detectadas en vínculos entre políticos y la empresa Corpesca. En la iniciativa exponen que habría habido presión indebida durante su tramitación “sobre parlamentarios, ejercida por distintos grupos económicos de la pesca industrial que buscaban beneficiarse con las modificaciones propuestas por dicha ley”. En ese entonces el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, dijo públicamente que se trataba de algo inconstitucional y el diputado Pepe Auth comentó que el PC estaba sentando un precedente peligroso, pues luego podría pedir anular cualquier otra ley.

Comunistas y artículo del royalty minero

Otra de las propuestas de los parlamentarios PC fue anular el artículo cuarto transitorio de la ley de royalty en marzo de 2016, en medio de la polémica por la eventual influencia que habría tenido el ex gerente general de SQM en el proyecto aprobado en 2010. En esa oportunidad también fue el ex ministro del Interior, Jorge Burgos, quien les contestó que “se está ocupando un procedimiento legislativo que no establecen nuestras normas constitucionales. En Chile pueden derogarse completas las leyes, pueden derogarse expresa, tácita u orgánicamente, pero la nulidad es un elemento inexistente que no le hace bien al país”.

Rechazan salario mínimo

El diputado DC Fuad Chahín dijo públicamente que “o son parte del gobierno o dan un paso al costado. Estas conductas son inaceptables”, una vez que los diputados comunistas rechazaron en bloque el reajuste del sueldo mínimo. “Yo hubiese esperado un esfuerzo un poquito más grande (del Gobierno) que mantuviera el poder adquisitivo y que no fuera tan mezquino”, dijo en ese entonces Teillier.

Concesiones de hospitales, el rayado de cancha que hizo el PC

Una vez que el gobierno, a través del ministerio de Salud, decidiera suspender la construcción de cuatro hospitales concesionados en obra (Sótero del Río, Antofagasta, Félix Bulnes, El Salvador), y otros cinco que estaban adjudicados o en proceso (Marga-Marga, Quillota, Curicó, Linares y Chillán), llevó a que Carolina Goic, hoy candidata presidencial de la DC, dijera que “cerrarse a incorporar las concesiones fue un error. Lo que vemos acá es que los ideologismos de café han significado no utilizar un mecanismo que permite avanzar con mayor celeridad en la reposición de infraestructura hospitalaria”. Teillier no se demoró en responder: “Las concesiones de los hospitales han sido una mala experiencia, pésima. No es un ideologismo, es sacar cuentas de cómo ha funcionado el sistema”. Así las cosas, días después el Minsal lanzó su campaña “compromiso con la salud pública, fin a los hospitales concesionados”, y que la dio a conocer la diputada PC Karol Cariola.