En la DC explican que la senadora se asoma como otro de los liderazgos presidenciales de la colectividad. Pero su nuevo rol a la cabeza del partido puede tanto favorecerla como dañarla, ya que tiene tres complejos desafíos que enfrentar.
Publicado el 05.04.2016
Comparte:

“Ella no era la más contenta del mundo, pero asumió el desafío de manera responsable”, comentan a “El Líbero” influyentes fuentes de la DC con respecto al nuevo desafío de la senadora del partido Carolina Goic como nueva presidenta de la tienda. El ex timonel Jorge Pizarro renunció el pasado sábado en la Junta Nacional, debido a las eventuales formalizaciones de sus hijos por el caso SQM.

La frase de los dirigentes de la DC refleja la oportunidad que se le abre a Carolina Goic como presidenta del partido. Sin embargo, en su círculo explican que se trata de una “oportunidad díficil”, que la senadora tendrá que saber enfrentar. Si bien la llegada de Goic al cargo es visto como una posibilidad de “renovar” la imagen de la DC, en el partido afirman también que la senadora es un liderazgo que se puede proyectar como futura carta presidencial.

En su entorno explican que Goic nunca ha querido explicitar oficialmente sus intereses presidenciales, pero que sí lo ha comentado con sus más cercanos y con el sector de los “colorines”, el que está  promoviendo su opción. Sin embargo, con su llegada a la presidencia de la DC no será fácil asumir este nuevo desafío. “Ella, de alguna manera, sacrifica sus aspiraciones por esto”, dicen en el partido.

Según afirman quienes la conocen, la senadora debe hacerse cargo de tres situaciones complejas de la tienda, las que bloquearían una eventual opción presidencial. “En esta pasada va a ser difícil abrir un cupo para ella, tiene que recorrer Chile, es la presidenta del partido, tendrá poco tiempo”, explican fuentes de la DC.

En primer lugar, Goic deberá liderar el proceso de elección municipal y hacerse cargo de una campaña donde no estarán permitidos los aportes reservados, debido a la nueva ley de financiamiento a la política. “Es la primera campaña sin plata, no es fácil”, dicen en la tienda.

También, la senadora enfrentará las eventuales formalizaciones en contra de miembros de su partido anunciadas por la Fiscalía. Entre ellas, la del hijo del diputado DC Roberto León y de Marcelo Rozas, ex embajador, quien dio boletas propias a SQM. De esta manera, la senadora tendrá en sus manos la responsabilidad de hacerse cargo de esta situación para evitar caer en una nueva crisis del partido.

Quienes la conocen explican que ella pretende tomar una postura firme frente a este tema, en el sentido de que su idea es que no existan militantes de la DC vinculados a casos de financiamiento irregular de campañas, por lo que no se descarta que tome medidas drásticas si es que las formalizaciones se concretan. Por ejemplo, el congelamiento inmediato de militancias.

En tercer lugar, la presidenta de la DC deberá liderar el mecanismo de elección del candidato presidencial del partido y dar garantías a todos los liderazgos internos que quieran competir en una eventual primaria. “Ella tiene la responsabilidad de dejar que se proyecten todos los liderazgos presidenciales, esto es clave para tener un apoyo de base política para su gestión, es un riesgo”, dicen en su entorno.

Ante este escenario, para Goic la presidencia de la DC puede ser tanto una “mochila” como un “trampolín”. Si no es capaz de enfrentar de manera firme las complejas situaciones del partido, su opción presidencial se alejará. En cambio, si su gestión tiene una alta aprobación y gana conocimiento en las encuestas, será una oportunidad inmejorable.

El perfil político de Goic y su cercanía con Burgos

“A Carolina Goic es difícil encasillarla sólo en un  sector, porque ella es por naturaleza conciliadora, pero es bien firme en sus posiciones”, comentan en su entorno. Si bien la senadora es cercana a un sector menos conservador del partido, denominado los “chascones”, mantiene también simpatía con los “colorines”, corriente interna liderada hoy por el diputado Fuad Chahín.

A la nueva presidenta de la DC se le ha visto durante los últimos meses más alineada con la postura del gobierno en algunos temas, como la reforma laboral. Pero por otro lado senadores del partido explican que en el proyecto de aborto el gobierno no puede garantizar que ella vote a favor las tres causales.

Durante  su intervención en la Junta Nacional tras la renuncia de Pizarro, utilizó frases que generaron expectativas en la audiencia: “Si estamos en política, es para enfrentar cuestionamientos, no para esconder la cara”, fue una de ellas.

Entre sus más cercanos está el ex senador de la DC Mariano Ruiz-Esquide, del sector de los “chascones”, y  quien es considerado el “padrino” de Goic. Sin embargo, la presidenta de la tienda tiene también cercanías con otros dirigentes de otras corrientes internas, como el senador y ex timonel de la tienda, Ignacio Walker.

En su círculo explican que el senador confía mucho en ella, y que constantemente trabajan en conjunto. Incluso, parte del equipo Goic trabajó con Walker cuando él estuvo al mando del partido. Esto,  a diferencia de la relación que mantiene con Pizarro, ya que a pesar de ser más afines a las posturas del gobierno, nunca han mantenido una relación cercana y de estrecha confianza.

Otro de sus cercanos es el ministro del Interior, Jorge Burgos. Cuando Goic fue jefa de bancada de diputados en 2012 le pidió expresamente a Burgos que fuese el sub jefe de la entidad. “El ministro tiene mayor cercanía histórica con Goic que con Pizarro”, dicen en el partido.

 

FOTO: AGENCIA UNO