Si bien han existido acercamientos entre las colectividades de Felipe Kast y Andrés Velasco, hay un gran obstáculo para llegar a un proyecto común.
Publicado el 13.07.2017
Comparte:

Tres días antes de las primarias el ex candidato presidencial de Evópoli, Felipe Kast, sostuvo una reunión con algunos dirigentes de Ciudadanos, partido liderado por Andrés Velasco. El encuentro fue la materialización de distintas conversaciones informales que habían tenido en los últimos meses.

Si bien en ambas colectividades son conscientes que comparten algunos lineamientos programáticos esenciales, como la modernización del Estado, la focalización en algunas políticas públicas, como “los niños primero en la fila” y una apertura de la agenda valórica; también saben que es muy difícil que se concrete un acuerdo, por lo menos por ahora.

Velasco fue claro una vez que se había concretado la reunión y dijo que “nosotros no somos de Chile Vamos. Otra cosa es que nos parezca valioso el esfuerzo que ha hecho Kast y Evópoli por inyectar ideas de centro en el debate y rescatar valores liberales”. Lo cierto, es que el ex ministro de Hacienda ponía sobre la mesa la gran traba que tienen las colectividades, la presencia de Evópoli en la coalición de oposición.

Pese a eso, esta semana ha vuelto a tomar fuerza un posible acercamiento, dado a la dificultad que ha tenido Evolución Política para llegar a un acuerdo parlamentario con sus socios de la UDI, RN y el PRI, ya que el partido liderado por Kast pide igualdad de condiciones en la negociación de la lista.

Pero los acercamientos con el partido de Velasco no serían más que “coqueteos”. “Nuestra relación con Evópoli es como un amor incompleto, tenemos acuerdos programáticos, una visión probablemente de futuro común, pero una estrategia política absolutamente distinta. Entonces se ve difícil completarlo en la medida que no seamos parte de un mismo proyecto político a corto y largo plazo”, dice a “El Líbero” Sebastián Sichel, coordinador político de Ciudadanos.

Lo anterior tiene que ver con que Evópoli no estaría dispuesto a dejar Chile Vamos y Ciudadanos tampoco integrarse a esa coalición. “Puede haber muchas concordancias programáticas –también diferencias, por supuesto-, pero acá lo que uno tiene que hacer, más que ser iguales, es construir troncos comunes y eso es lo que hay, como probablemente también existe con gente de la DC y del mundo liberal”, comenta Sichel, pero agrega que la dificultad “está en que hay visiones estratégicas diametralmente distintas, y por lo tanto es imposible que este amor se complete, porque no sólo se tiene que tener las ganas de pololear sino que además hay que tener un proyecto de vida en común y acá no existe ese proyecto mientras ellos quieran subsistir en las viejas coaliciones”.

Pero si bien en Ciudadanos, que forma parte de Sentido Futuro -coalición que comparten con Amplitud y Red Liberal-, sí estarían dispuestos a compartir una lista parlamentaria con Evópoli, consideran fundamental que esa colectividad “rompa” con Chile Vamos.

Es por eso que en el partido comentan que si bien han existido encuentros, que incluso han sido públicos, hasta ahora no ha habido conversaciones reales sobre planillas parlamentarias.

En tanto, el secretario general de Evópoli, Francisco Undurraga, tampoco descartó los encuentros y dijo a El Mercurio que “conversamos con todo el mundo, nos ponemos en todos los escenarios y tenemos que tener alternativas, pero nuestro esfuerzo real es ir a una lista única adentro de Chile Vamos”.

Así las cosas, en la colectividad liderada por Kast sostienen que si bien son interesantes los acercamientos, ya que existen “tremendas coincidencias”, y muchos de los militantes sienten cercanía con el mundo de centro, hoy su domicilio político está en la coalición de oposición. De todas maneras, no descartan que a futuro sea una oportunidad de avanzar en acuerdos comunes.

Con todo, en Ciudadanos creen que esto es como un maratón y que más temprano que tarde gente de Evópoli, y de una parte de la DC convergerá en un mismo proyecto político. Por mientras, aseguran, seguirán los coqueteos y relaciones informales para que en algún momento, cuando el partido de Kast se decida a romper con Chile Vamos -si es que eso llega a ocurrir-, puedan cuajar.