¿De quién es la culpa de que el oficialismo se quede en la galería observando cómo Chile Vamos y el Frente Amplio se preparan para ocupar el escenario en que se disputarán los comicios del 2 de julio? Las acusaciones vuelan de lado a lado.
Publicado el 05.05.2017
Comparte:

La noche del miércoles llegaban a las afueras del Servicio Electoral (Servel) miembros del partido Revolución Democrática y los distintos movimientos que integran el Frente Amplio- coalición liderada por los diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric y que tiene como figura presidencial a Beatriz Sánchez y Alberto Mayol-, a presentar las últimas firmas para inscribir las primarias del bloque. Si bien ahora están a la espera de que el Servel ratifique las 42.813 firmas que entregaron -la ley exige 33.493- ya están con un pie dentro de los comicios del 2 de julio.

Si su participación se llegara a concretar, en la vereda de enfrente sólo estarían los tres candidatos de Chile Vamos –Sebastián Piñera, Manuel José Ossandón y Felipe Kast-, ya que los grandes ausentes de estas primarias serán los candidatos de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier y Carolina Goic.

La no realización de primarias en el oficialismo ya es un hecho entre sus personeros, pero aún así es una realidad que cuesta aceptar. La “mochila con piedras” -dicen- seguirá pesando durante los próximos meses y justamente eso hace que se empiece a buscar culpables.

Las culpas cruzadas entre los partidos

En la Nueva Mayoría comentan a “El Líbero” que la decisión de la DC sobre ir a primera vuelta fue determinante en la no realización de primarias, sin embargo otros van un poco más atrás en el tiempo, y recuerdan cuando el Comité Central del PS ungió como su candidato al senador Guillier por sobre el ex Presidente Ricardo Lagos.

En la coalición oficialista estos dos hechos se han transformado en los argumentos para justificar de quién es la responsabilidad sobre ser el único conglomerado que tomará palco mientras los de Chile Vamos y el Frente Amplio tengan espacios en la televisión, financiamiento, debates, etc.

En la Democracia Cristiana sostienen que ellos “advirtieron” al PS sobre los riesgos que tenía proclamar al periodista en su último Comité Central; dado que si ese era el escenario, sumado a que el ex Presidente Lagos se bajó de la candidatura, ellos habían manifestado que les incomodaba estar en una primaria en donde la DC se quedara sola.

Por esos días el senador Andrés Zaldivar dijo que “si la DC queda en solitario con los otros partidos apoyando a Alejandro Guillier, la tesis de la DC a primera vuelta toma mucha más fuerza”. En tanto, el diputado Matías Walker señaló a “El Mercurio” que con la decisión los socialistas “han puesto término al eje de centro-izquierda que construyó con la DC” y agregó que “lo que surge con esta votación secreta es la configuración de un nuevo eje que va desde el PR hasta el PRO. Se hace muy difícil sostener ante nuestros militantes la idea de una primaria de todos contra Goic”. Es por eso que, hoy por hoy,  en algunos sectores de la DC sostienen que la decisión de ir a primera vuelta se basa, entre otras cosas, en la determinación que tomó el PS previamente.

En el socialismo, sin embargo, creen que optar por un candidato a través de una votación fue “legítimo” y  que los que pudieron evitar que las primarias fueran inviables fueron los democratacristianos. Pese a que por estos días no ha habido acusaciones públicas, en la interna de los partidos que componen la Nueva Mayoría se sacan cuentas de los costos que tendrá no participar.

El diputado independiente Pepe Auth dice que “a mi juicio el error nuestro, de los demás partidos, consistió en no garantizar primarias con o sin la DC. Porque si nosotros lo hubiéramos hecho les aseguro que la DC habría participado en primarias. Para eso no era necesario Lagos, si bien habría sido espectacular Lagos, podría haber sido cualquiera, candidatos había, Tarud hasta último minuto dijo que estaba disponible para competir” y agrega que “nadie podría haber dicho que era una primaria artificial. Qué más artificial que una primaria de la alianza donde Piñera ya está elegido; más artificial que la del Frente Amplio no puede ser. Debimos garantizar una primaria sin la DC”.  

Pero advierte que “la responsabilidad política la tiene la DC que tomó la decisión finalmente de no competir en circunstancias que siempre había competido en las condiciones que hoy día no quiso hacerlo”.

En tanto, el vicepresidente del PR, Patricio Tombollini, piensa que “acá no hay que echarle la culpa a nadie, los partidos toman sus decisiones, apoyan a aquellos candidatos con los cuales se identifican”, pero agrega que “ningún partido tiene derecho a pedirle a otro que arme una competencia para que gane uno mismo. Eso es absurdo”. 

Una visión distinta tiene el senador Rabindranath Quinteros (PS), conocido “laguista”, quien cree que su partido sí tiene responsabilidades en la no realización de las primarias, ya  que expone que “nosotros fuimos muy enfáticos en decir los riesgos. Esto se hubiese evitado si hubiésemos elegido a alguien de nuestras filas, no habríamos tenido este bochorno de no tener primarias” y agrega “si hubiese sido cualquier socialista el candidato, sí habrían primarias porque no tengo ninguna duda que tanto Alejandro Guillier como Carolina Goic hubiesen ido a la primaria con el candidato socialista”.