Cuatro ministros, ocho subsecretarios, cuatro intendentes y 17 gobernadores pertenecen al partido que dirige Jorge Pizarro, y que atraviesa una nueva crisis con el Gobierno. Adicionalmente, los militantes DC tienen una fuerte presencia como directivos en empresas públicas y en jefaturas de servicios.
Publicado el 05.01.2016
Comparte:

El último de los conflictos entre el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y la Democracia Cristiana se intentó cerrar oficialmente ayer con la reunión en La Moneda entre la Mandataria y el presidente del partido, Jorge Pizarro.

El impasse se produjo la semana pasada cuando el equipo de la Presidencia no informó al ministro DC del Interior, Jorge Burgos, del primer viaje en dos años que Bachelet realiza a La Araucanía, lo que le llevó a presentar su renuncia pero luego de las explicaciones de la Mandataria optó por quedarse.

A la salida de la reunión, el senador DC dijo que “es evidente que tuvimos una crisis que la Presidenta resolvió manteniendo la confianza en el ministro Burgos que va a encabezar un mejor trabajo, y una mejor coordinación”, y que Bachelet “más que nadie sabe que los efectos que se generaron fueron negativos”.

Incluso, algunos históricos líderes del partido, como el ex ministro de Interior durante el primer gobierno de Bachelet,  Edmundo Pérez Yoma, aseguró que “ha quedado muy claro que cualquier repetición de un hecho así significa un quiebre total”, y el ex presidente de la DC, Gutenberg Martínez, señaló que dichos conflictos “no se revierten en forma clara y definitiva y por tanto termina mal, habrá que evaluar la participación de la DC en el gobierno”.

Sin embargo, analistas políticos como Patricio Navia califican de “nueva pataleta” los reclamos de la DC, porque “aunque le duelan en el alma los desaires que le hacen Bachelet y sus socios de coalición, podrá seguir reaccionando con sus pataletas, pero no se va a ir a ninguna parte”, dejando entrever las enormes regalías que tiene pertenecer al Ejecutivo.

En la misma línea, Gonzalo Cordero, enfatiza que el episodio que afectó al ministro Burgos “desnudó un problema del que la DC se tiene que hacer cargo y que se hizo público de una manera brutal: hoy son un partido que tiene cargos en el gobierno, pero no gobierna”.

El despliegue de la DC en el Gobierno

Pero, ¿cuál es el real poder (al menos en término de cargos) que tiene la DC en el segundo gobierno de Bachelet?

De los 126 cargos más relevantes del gobierno, (ministros, subsecretarios, intendentes y gobernadores), los militantes DC ocupan 34 cargos, es decir, el 27% del total. La contabilidad no incluye a los jefes de divisiones, asesores, jefaturas de departamentos y funcionarios públicos de ese partido, que también suman un abultado número (ver infografía al final de la nota).

Si bien los ministros DC son cinco de los 23 que tiene el gobierno –Jorge Burgos en Interior, Ximena Rincón en Trabajo, Alberto Undurraga en Obras Públicas, Pablo Badenier en Medio Ambiente y la independiente pro DC, Javiera Blanco en Justicia-, manejan un presupuesto público de US$20 mil millones, que equivale a un tercio de todos los recursos que administra el Estado de Chile cada año. Adicionalmente, dirigen decenas de miles de funcionarios públicos, que tienen un amplio abanico de facultades y atribuciones.

Respecto de los subsecretarios, los que militan en la Democracia Cristiana son ocho (de 23), equivalente al 24%. Las carteras que lideran son las de Desarrollo Regional –que tiene amplio despliegue en obras relevantes en todas las regiones-, Relaciones Exteriores, Hacienda, Justicia, Salud, Agricultura, Transportes y Deportes.

En tanto, los intendentes son menos pero están en regiones estratégicas, como la Metropolitana (Claudio Orrego), Biobío (Rodrigo Díaz), Araucanía (Jorge Jouannet) y Antofagasta (Valentín Volta).

Los gobernadores DC son los que tienen mayor presencia, con 15 de los 53 que hay en el país (32%), y están distribuidos principalmente entre las regiones de Coquimbo y Magallanes, con ausencia entre Arica y Parinacota y Copiapó.

El poder de la DC en las empresas y servicios públicos

Al igual que en el gobierno central, en el Sistema de Empresas Públicas (SEP) y en las jefaturas de servicios también hay un  nutrido grupo de militantes o cercanos a la DC ocupando los escaños de sus directorios.

Es el caso del ex timonel del partido Juan Carlos Latorre, que figura en la página del SEP como presidente de los directorios de Econssa S. A. y Lago Peñuelas S. A. También de Patricio Sesnich (presidente del directorio de Zofri), Rodrigo Azócar Hidalgo (presidente del directorio de Metro), Carlos Mladinic (director de Metro), Laura Albornoz y Juan Enrique Morales (directores de Codelco), Alberto Cuevas Ozimica (director de Polla), Christian Valenzuela Lorca y Héctor Altamirano Cornejo (directores de Casa Moneda S. A.) y Felipe Pérez Walker (director de Zofri), entre otros.

Dentro de estos cargos también figuran miembros del círculo de hierro del ex presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle: Su hermana Carmen es la actual presidenta del directorio de Polla S.A.; su hermano Francisco es miembro del directorio de TVN; su hija Magdalena figura como directora de EFE; y uno de sus principales asesores históricos, el ex ministro Sergio Henríquez, es presidente del directorio de Casa Moneda S. A.

En tanto, el director del Injuv, Nicolás Preuss, también milita en la DC, al igual que Rayén Inglés (directora nacional del Senama), Cristóbal Acevedo (director nacional de la Junaeb) y el ex ministro Álex Figueroa, actual director del ISP. Asimismo, Desirée López de Maturana, vicepresidenta de la Junji, es cercana al partido.

autoridades DC en el gobierno de Bachelet en enero de 2016

Foto: Agencia Uno