En conversación con "El Líbero," el director del World Economic Laboratory del MIT dice que el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet "cambió un poco la imagen de Chile, de un país que analizaba las cosas seriamente, que era técnico y donde habían grandes compromisos. Esa no es la sensación que existe de Chile hoy en día".
Publicado el 10.08.2017
Comparte:

 

En el marco de su visita a Chile para exponer en el Seminario Económico Security, el economista y director del World Economic Laboratory del MIT, Ricardo Caballero, se refirió a la situación del país a meses de que se termine el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

Como panelista invitado -junto al sociólogo y doctor en filosofía Max Colodro– de la undécima versión del evento -que intentó responder la pregunta ¿Podemos estar mejor?- entró al debate de las pensiones y dijo que “va a ser extremadamente difícil tener pensiones dignas sin tener exposición al riesgo de fondos”, y agregó que “es un problema central, de primer orden. Para llegar al nivel de pensiones que necesitamos se debe exponer a los fondos a un riesgo mucho mayor que antes, porque o si no, no hay retorno; así de simple”.

Pero además en conversación con “El Líbero” se refirió a la gestión de Bachelet en estos cuatro años y a la situación económica que heredará quien sea electo como próximo Presidente de Chile.

– ¿Cómo evalúa el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet?

– Yo creo, como fue el tono del seminario, vimos todas las perspectivas, ha sido claramente un mal gobierno. Un mal gobierno que puede tener trascendencia más allá de este gobierno, por desgracia, porque cambió un poco la imagen de Chile, de un país que analizaba las cosas seriamente, que era técnico y donde habían grandes compromisos. Esa no es la sensación que existe de Chile hoy en día. Cuánto nos demoraremos en dar vuelta esto, y si lo damos vuelta, el tiempo lo verá, pero obviamente nos deja con un mal sabor.

– ¿No será fácil entonces para quien gane las próximas elecciones presidenciales?

– No, no va a ser fácil, no es suficiente por bien que lo haga. Eso va a ayudar, pero hay un daño de imagen, de que las cosas pueden cambiar bastante rápido en Chile. Nadie se esperaba que Chile pudiera caer en una situación de este tipo, nadie afuera se esperaba que Chile pudiera caer en una situación de este tipo, ahora ya se sabe que puede pasar. Entonces, quedó clara la división de la sociedad chilena, y a qué nivel de rechazo existe del modelo económico, y ese es un problema.

– ¿Será determinante entonces quien sea el próximo Presidente de la República?

– Yo creo que influye mucho, pero no es suficiente. Incluso, en el caso de salir elegido Sebastián Piñera, que obviamente sería un gobierno mucho más tecnocrático, tenemos un problema de imagen que se va a demorar bastante tiempo en resolver.