Desde el 11 de marzo, se ha llamado a 57 cargos, a diferencia de la administración anterior, que fueron ocho. El Director del Servicio Civil, Alejandro Weber, sostiene a "El Líbero" que los procesos han sido mediante "concursos abiertos y competitivos".
Publicado el 13.05.2018
Comparte:

Establecer el mérito para definir quiénes serán las personas que trabajarán en el sistema público es uno de los principales objetivos del Servicio Civil. De esta manera y tal como establece la ley 19.882, promulgada en 2003, que regularizó el proceso de selección de los funcionarios de Gobierno, es que en los últimos años se han evitado algunas “designaciones a dedo” en el Estado.

El Director del Servicio Civil, Alejandro Weber, sostiene a “El Líbero” que los procesos son a través de “concursos abiertos y competitivos. Eso significa que cualquier persona que cuente con los requisitos legales y con lo que establece el perfil, puede postular”.

Este proceso, comenta, ha favorecido que la instalación del segundo gobierno de Sebastián Piñera sea más rápida, que incluso el de su antecesora Michelle Bachelet. Así, la actual administración ha aumentado siete veces el número de convocatorias realizadas en igual período de 2014.

Desde el 11 de marzo -a dos meses que se instalara esta administración- se ha convocado a 57 concursos públicos, a diferencia del mismo período en 2014, bajo el gobierno de Bachelet, cuando se llamó a ocho.

El Ministerio de Salud encabeza la lista con 15 convocatorias, continúa el de Vivienda y por último el de Mujer (ver infografía).

Diferencias, que explican en el Servicio Civil, varía según la proporción de funcionarios públicos que trabajan en las distintas carteras ministeriales.

“Eso habla de nuestra capacidad, como Servicio Civil, de poder reaccionar a la pronta necesidad de instalación del gobierno. Es una muy buena noticia para la ciudadanía, porque significa que muy pronto los titulares de los cargos van a estar en posición de los liderazgos, que son necesarios para el correcto ejercicio de la función pública”, afirma Weber.

Paralelamente al aumento en la convocatoria de concursos, en el Servicio Civil explican, que la cantidad de altos directivos públicos que han dejado sus cargos es inferior a la del gobierno de Bachelet. Desde el 11 de marzo de este año, son 145 funcionarios los que han dejado sus cargos: 113 por petición de renuncia, 16 por renuncia voluntaria y 16 por término de periodo.

En esa línea, los 145 egresos en 2018 representa un 18% del total de cargos con nombramiento vigente a marzo de este año. En tanto en 2014, los 290 egresos representaban el 43% del total de cargos con nombramiento vigente a marzo de ese año.

La menor tasa de desvinculación en el Gobierno, además le otorgaría mayor “estabilidad al sistema”.  Grafica esto con los funcionarios a contrata. “Hoy representan al 55% de la rotación total del Estado. Esa rotación anual está cerca del 2% y hoy en los números de salida de los funcionarios públicos. la verdad es que son mucho menores que eso”

Weber, además, agrega que “es muy temprano para evaluar, llevamos solamente dos meses de gobierno y tendremos que evaluar a seis y a 12, pero hasta el momento mi impresión es que la instalación ha sido ordenada y prudente”.