En conversación con “El Líbero”, Alberto Precht señala que en la declaración pública en que el partido intenta explicar su actuación, no aclara si el actual sistema que tiene para administrar su patrimonio cumple con el tenor de la ley que rige a las colectividades políticas. "Sería bueno conocer el contenido del fideicomiso", sostiene.
Publicado el 12.05.2017
Comparte:

“En la actualidad los recursos del partido son administrados por una entidad financiera a través de un mandato especial de administración de valores”, dice la declaración pública del Partido Socialista luego que Ahora Noticias destapara en qué empresas invertía su millonario patrimonio, como SQM y su filial Pampa Calichera, además de concesionarias como Autopista del Sol y Vespucio Norte, entre otras. Pero además agrega que la “totalidad del patrimonio financiero del Partido Socialista de Chile está actualmente invertido en instrumentos de renta fija nacional”.

La ley 20915 en el artículo 35 quáter dice que “los partidos políticos sólo podrán invertir su patrimonio financiero provenientes de aportes del fisco en valores de renta fija emitidos por el Banco Central, en depósitos a plazo y cuotas de fondos mutuos que no estén dirigidos a inversionistas calificados”, pero agrega que aquellos partidos que su patrimonio financiero sea superior a los 25 mil UF -como le sucede al PS- podrán “invertirlo a través del mandato especial de administración de valores a que se refiere el Titulo III de la ley N° 20880”.

Esta legislación se creó luego de que el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet propusiera prohibir completamente el aporte de personas jurídicas a la política. Entonces, en la Cámara de Diputados se conversó sobre el inconveniente que esto les generaba a partidos que gestionaban su patrimonio a través de entidades relacionadas. “Fue una inquietud bastante general, motivada en la Cámara de Diputados por el Partido Socialista debido a que la prohibición era total. Habría sido muy complicado y los partidos tendrían que haber liquidado esos bienes que tenían en inversiones y es por eso que se prefirió regular la forma en que los partidos hagan inversiones en vez de prohibirlas”, dice el director de Chile Transparente, Alberto Precht, a “El Líbero”.

– La declaración del PS dice que sus recursos son “administrados por una entidad financiera a través de un mandato especial de administración de valores”. ¿Qué quiere decir eso?

Al parecer, eso debería coincidir con lo que la ley establece con la regulación de fideicomiso, pero la verdad es que no queda del todo claro si está al tenor literal de la ley. Sería bueno saber cuál es esa institución para saber si está regulada por la Superintendencia de Bancos o la Superintendencia de Valores. Por otro lado, sería bueno conocer la extensión de ese fideicomiso. Normalmente, respecto de las autoridades públicas que realizan un fideicomiso, las personas saben cuál es el contenido de este.

– Además, la declaración del PS dice que la totalidad del patrimonio financiero está invertido en renta fija…

Claro, y si hubiera un fideicomiso, ¿cómo saben que solamente es un instrumento de renta fija? Por eso habría que aclarar bien cuál es la figura que ellos están aplicando: la de la ley es muy clara. Ellos tendrían que estar aplicando figura legal que está vigente.

– Pero la ley dice que sobre 25 mil UF se tiene que constituir un fideicomiso ciego y por lo que se sabe del PS, cumple con ese requisito…
– Por eso sería bueno conocer el contenido del fideicomiso, porque al fideicomisario uno le puede dar la instrucción de que ellos inviertan solamente en renta fija, no necesariamente sabiendo cuáles van a ser esos instrumentos. Uno le puede dar esa instrucción, o le puede decir ‘estas son las instrucciones, pero en esta empresa está completamente prohibido invertir’. Por eso sería bueno conocer el texto del contrato de mandato de administración que tiene el PS con esta entidad financiera que tampoco dicen cuál es. Si uno lee la declaración del PS, uno tendería a pensar que están ocupando la figura de la ley, pero la verdad no podría dar el cien por ciento de certeza, porque la declaración es súper débil en eso. Existe un mandato de administración. ¿Cuál es el contenido de ese mandato de administración? ¿Se asemeja a lo que la ley 20.880 pide? No se puede deducir de la declaración. No se puede hacer ni positiva ni negativamente.

– ¿Qué es lo cuestionable de que el PS tenga estas inversiones en empresas como SQM, entre otras?

– Tenemos que distinguir distintas capas, la legal, una ética, política y económica. Parece muy bien que un partido político, sin duda, cuide su patrimonio y lo invierta de buena forma, eso no tendría que tener nada reprochable desde el punto de vista económico. Desde el punto de vista legal, antes del año 2016 no existía ninguna regulación y los partidos podían invertir donde ellos quisieran y en la forma que quisieran. Pero desde el punto de vista ético y de la regulación del conflicto de interés, sin duda va a ser relevante para prevenir conflictos de interés dónde se invierten aquellos dineros. Porque, por ejemplo, es muy distinto invertir en un instrumento de renta variable, como puede ser una acción, que en un instrumento de renta fija, o en un bono, que en un fondo soberano; y evidentemente cuando ves que en la cartera de inversiones que es muy diversificada -y eso hay que destacarlo- habían empresas reguladas de gran impacto social o existían empresas fuertemente cuestionadas -que ya han tenido un impacto transversal de financiamiento irregular de la política- claramente uno dice, acá no se previno de ninguna forma el conflicto de interés, que, como digo, puede ser potencial o eventual en cuanto no hay ninguna comprobación de que estas inversiones hayan tenido alguna repercusión en la toma de alguna decisión de política pública. Pero, claramente, son inversiones que no debieron haberse hecho en aquellas empresas.

– ¿Cómo funcionan los fideicomisos ciegos en los partidos políticos?

– Hoy día es obligación para los partidos políticos que tengan un patrimonio de más allá de 600 millones de pesos o 25 mil UF -que es lo que establece la ley-, constituir un fideicomiso ciego. Pero un fideicomiso ciego no es cualquier cosa, no es que yo pueda decirle a un grupo de militantes ustedes inviertan y no me cuenten, sino que se le tiene que entregar a una entidad regulada por la superintendencia de bancos o de valores que tiene la obligación de guardar confidencialidad absoluta en donde está siendo invertida esa cartera. Por lo cual, es claro que el PS lo que tenía era un sistema que de alguna forma separaba la capa política de la capa económica, pero que no era un fideicomiso ciego.

– ¿El PS debió haber hecho un fideicomiso ciego?

– Bueno, anterior al 2016 claramente no hay ninguna obligación legal, habría que preguntarse cómo lo están haciendo el día de hoy con esas inversiones, porque lo que señala la ley es que debe constituirse 90 días después de que se llegue a ese patrimonio.

– ¿Este comité patrimonial que tenía el PS, no es equivalente a hacer un fideicomiso ciego?

– Al ver el reportaje del miércoles entran ciertas dudas, porque efectivamente uno siempre tiene que partir desde el principio de buena fe, si yo digo que un tercero -independiente de que sean militantes o no- está administrando el patrimonio y esto no se cruza con la capa de decisiones políticas, claramente esa es una forma de prevención del conflicto de interés, no perfecta, pero una buena forma. Pero en el reportaje vemos cómo algunos ex presidentes del PS dicen que cuando se enteraron de las inversiones en SQM esas inversiones se dejaron de hacer y entiendo también que había una especie de rendición de cuentas un poco más detallada a los presidentes. 

– ¿Nos podríamos encontrar con esto en otros partidos?

– Esto es algo que desde el año 2014 venimos diciendo sostenidamente, había que ver que existía algo bastante más sistémico en nuestra forma de financiar la política en general, con situaciones que dejaban espacio para hacer estas interpretaciones como la del conflicto de interés. Sin duda, que si hay otros partidos que tienen o hayan tenido fondos de inversión hay que preguntarles qué hicieron con esos bienes. Hay que recordar que la gran mayoría de los partidos chilenos, desde el PC hasta RN, sucesor del Partido Nacional, recibieron bienes de la confiscación de los bienes de la dictadura, una indemnización por aquello. No tengo la información sobre cuántos ocuparon este mecanismo del PS o cuántos gastaron el dinero y ya no queda nada. Eso sí, es importante señalar que es relevante el dónde los partidos políticos invierten sus dineros, no es una cosa que debiese pasar desapercibido.

– ¿Cómo el PS puede fiscalizar a esas empresas? Pensando que al mismo tiempo el partido tiene puesto su dinero en ellas como inversión.

– Evidentemente que si esta era información ampliamente conocida, que hasta el momento no se puede aseverar, entonces uno pudiera decir ‘tal decisión fue influenciada o no fue’, pero por eso es que hay que hacer la separación entre lo ético y lo legal, porque quizás acá no hay ninguna irregularidad y quizás va a ser imposible constituir alguna, pero claramente es complejo tomar decisiones cuando tú conoces la inversión que se está realizando.

– ¿Hay imprudencia considerando la declaración del diputado Andrade, sobre que conoció las inversiones?

– Claramente si los presidentes del PS sabían o políticos involucrados, lo hacían, había que ver quiénes constituían este organismo de administración, algunos de ellos llegaron a ser ministros, como Alberto Arenas, entonces ahí hay un manejo de información que el partido quizás no sabía, pero él sí sabía siendo una persona que también estuvo en la arena política.