Diputado Macaya al ministro de Salud ante interpelación: “Marque un contraste entre listas de espera por casos de aborto y listas de espera por mala gestión del último gobierno”

El legislador UDI aconseja al ministro de Salud, Emilio Santelices, con miras a la jornada del miércoles 2. Descarta que el acercamiento que hubo con la oposición para llegar a un consenso en el cambio de protocolo de la ley de aborto se convierta en una debilidad para el jefe de la cartera. Y apunta al carácter ideológico del actuar de la ex Nueva...
El legislador UDI aconseja al ministro de Salud, Emilio Santelices, con miras a la jornada del miércoles 2. Descarta que el acercamiento que hubo con la oposición para llegar a un consenso en el cambio de protocolo de la ley de aborto se convierta en una debilidad para el jefe de la cartera. Y apunta al carácter ideológico del actuar de la ex Nueva Mayoría.
Publicado el 30.04.2018
Comparte:

Durante el gobierno anterior le correspondió interpelar a la entonces ministra Carmen Castillo. Hoy, el diputado Javier Macaya –jefe de bancada de la UDI e integrante de la comisión de Salud- se encuentra “al otro lado del mesón”. Le ha entregado consejos al ministro Emilio Santelices sobre cómo enfrentar la jornada que vivirá este miércoles 2 de mayo, en la Cámara.

En conversación con “El Líbero”, Macaya anticipa lo que, según su experiencia y últimas gestiones, será la primera interpelación de un miembro del gabinete del segundo mandato del Presidente Sebastián Piñera.

-¿Qué cree que ocurrirá finalmente en la interpelación del miércoles?

-Se transformará en una instancia para que el ministro pueda aclarar el real sentido de lo que fue el cambio del protocolo del reglamento de la ley de aborto, en términos de clarificar que la objeción de conciencia, tanto en las personas naturales como jurídicas, es un derecho que se puede ejercer en Chile. Esto, de acuerdo a lo que se aprobó por el Congreso en la ley de aborto en tres causales y que fue también ratificada y profundizada por el Tribunal Constitucional.

-En la parte más formal, ¿cómo cree que se dará el diálogo entre el ministro Santelices y la oposición?

-Es una muy buena oportunidad de lucirse para el ministro de Salud, porque el tema por el cual se está interpelando es bien acotado. Cuando se levanta una interpelación con el argumento que lo que hoy día estaría ocurriendo es que el aborto en tres causales no se está aplicando, eso es absolutamente irreal. La ley se está cumpliendo, hay condiciones de salud concretamente seguras para las personas que lo adoptan.

-El lunes pasado hubo un intento fallido por llegar a un consenso entre Salud y la oposición para generar un nuevo protocolo. Luego de esto, ¿cree que el ministro llega fortalecido o debilitado?

-Absolutamente fortalecido, porque en definitiva lo que había ahí era un reconocimiento de la oposición de la debilidad de sus argumentos y procuraron decirle al ministro que tenían que cambiar el protocolo. El ministro no se cierra a conversar con nadie, lo que me parece correcto que así sea.

-Luego de esa reunión, diputados de la ex Nueva Mayoría dijeron que casi se había llegado a un acuerdo en el 90%. ¿Puede interpretarse que el ministro habría cedido ante lo que los diputados estaban buscando?

-La Nueva Mayoría está peleando para que las entidades prestadoras objetoras de conciencia no puedan realizar prestaciones para el sistema público de salud. La interpelación es una buena oportunidad para que el ministro transparente que la Nueva Mayoría quiere dejar fuera de la posibilidad de atender prestaciones de salud corrientes a las entidades objetoras de conciencia, perjudicando a miles de personas que se atienden en lugares como la Universidad Católica, la Clínica de la Universidad de Los Andes y otras. Eso es lo que está en juego y tiene que quedar en evidencia.

¿Cree que utilizarán este acercamiento en contra del ministro?

-El ministro nunca ocultó que se juntó a conversar con la gente de la Nueva Mayoría. Habla muy bien de él que tenga flexibilidad para negociar y conversar. Si ellos van a utilizar la conversación de la semana pasada en contra del ministro quedaría en evidencia que la interpelación, y todo lo que la rodea, tenía por fin dañar al Gobierno.

Si tuviera alguna recomendación que hacerle le diría que marque un contraste entre las listas de espera en casos de aborto y las listas de espera por la mala gestión del último gobierno particularmente”.

-¿Cuál cree que sea el punto más fuerte que tiene el ministro para enfrentar la interpelación?

-Quedará en evidencia es que no existe ningún lugar de Chile donde mujeres estén esperando porque haya médicos o instituciones objetoras de conciencia. Eso da cuenta que la pelea que da la izquierda, en esta materia, es ideológica. El ministro tendrá la oportunidad de transparentar, además, que así como no existen personas o mujeres en listas de espera para practicarse aborto en las tres causales, sí existen miles de personas que dejó la Nueva Mayoría en listas de espera. En cáncer, en operaciones, en interconsultas, en las necesidades de atenderse con un médico por una patología importante, sí hay listas de esperas. Ese contraste va a poder ser muy bien marcado por el ministro de Salud.

¿La estrategia del ministro, en este caso, sería cambiar el foco del tema?

-No sé cuál será su estrategia. Pero me consta que está muy preparado, porque hemos conversado y compartido unas impresiones al respecto. Si tuviera alguna recomendación que hacerle le diría que marque un contraste entre las listas de espera en casos de aborto y las listas de espera por la mala gestión del último gobierno.

-¿Esa recomendación ya se la ha hecho?

-Se la voy a hacer de aquí al miércoles, probablemente. Ya le he transmitido lo que me tocó hacer cuando fui el interpelador de la ex ministra de Salud, Carmen Castillo.

-¿En qué área cree que el ministro debería reforzarse?

Probablemente tiene que revisar algunas interpelaciones, videos, porque hay todo un tema de puesta en escena que importa. Mi recomendación es que teniendo el sustento técnico, siendo una persona muy estudiosa, hay factores más bien políticos y de puesta en escena que se deben preparar en detalle.