En conversación con El Líbero, Victor Torres comenta que es partidario de competir en primarias ya que "ir con candidaturas separadas solamente debilita la posibilidad de que podamos nuevamente volver a ser gobierno". Respecto de las voces internas que llaman a optar por la primera vuelta sostiene que "hay un grupo minoritario dentro del partido que habla como si fuera mayoría".
Publicado el 21.04.2017
Comparte:

Primarias o primera vuelta. Ese es el debate que se instaló en la DC por estos días, ya que la decisión la tomará la junta nacional el próximo 29 de abril. Quedan sólo ocho días, es por eso que quienes buscan que la falange esté en la papeleta del 2 de julio saben que están en una cuenta regresiva para intentar concretar algún acuerdo.

Esto, porque la inscripción a la primaria es el martes 2 de mayo, sólo tres días después de que se celebre la junta. En conversación con “El Líbero”, el diputado y líder de los “chascones” de la DC, Victor Torres, dice que “debatir si vamos a primarias o primera vuelta con un partido dividido tiene un efecto negativo en nuestra candidatura”, y advierte que “ir con candidaturas separadas solamente debilita la posibilidad de que podamos nuevamente volver a ser gobierno, además asegura o por lo menos facilita mucho más un posible triunfo de la derecha”.

Pero también aborda los dichos de Mariana Aylwin a Radio Duna, donde dijo que “creo que si la DC no lleva candidato, va a votar por Piñera. La mayoría de nuestro electorado no va a votar por Guillier, va a votar por Piñera”, y agregó que “a mí me costaría mucho votar por la derecha, probablemente votaría en blanco o anularía mi voto, pero conozco muchas personas que son democratacristianos que dicen que en ese escenario votarán por Piñera”.

Torres, quien compitió contra Carolina Goic en las últimas elecciones internas, sostiene que “hay un grupo minoritario dentro del partido que habla como si fuera mayoría y efectivamente tiene por objetivo impedir que Alejandro Guillier pueda llegar a ser presidente del país”.

– Usted ha sido enfático en señalar que las primarias son el mejor mecanismo para que la DC compita con su abanderada presidencial, pero la candidata ha manifestado su intención de ir a la primera vuelta…

– Efectivamente, a mi juicio, ir con candidaturas separadas solamente debilita la posibilidad de que podamos nuevamente volver a ser gobierno, además asegura o por lo menos facilita mucho más un posible triunfo de la derecha y para la DC termina siendo muy complejo el escenario, porque no necesariamente eso va a asegurar la construcción de una lista parlamentaria que permita potenciarnos como partido y tener una mejor performance electoral. Aquí hay muchas tesis detrás de la primera vuelta -distintas entre ellas- que obviamente a mi juicio no terminan dando cuenta de lo que hoy día necesita el partido, que es fortalecerse en la representación parlamentaria, pero también ser parte de una coalición que en la responsabilidad que nos convoca, debe hacerse cargo en un futuro, en la conducción del país.

– Usted dice que hay que fortalecer la representación parlamentaria. ¿Hay que negociar con los socios de la Nueva Mayoría entonces?

– Evidentemente. Quienes impulsan la idea del camino propio están cometiendo una irresponsabilidad con el partido y con el país de la cual debieran hacerse cargo si resulta de ello una debacle electoral como la que hemos pronosticado. No nos parece que sea correcto seguir intentando una alternativa de esa naturaleza. Sabemos que existe una tesis política detrás de eso, que es transformar a la DC en un partido pequeño, bisagra, y fuera de coalición que pueda de alguna forma u otra decidir entre una posición y otra, dependiendo de los procesos de negociación respectivo. Ese no es el partido que nosotros queremos. Nosotros queremos mantener la tradición y costumbre de la Democracia Cristiana como partido nacional, popular, como un partido de vanguardia y de mayorías. Por lo tanto, para ello es indispensable ser capaces de entender que tenemos que enfrentarnos a estas próximas elecciones con otros, y eso significa llegar a un acuerdo con los socios de la coalición.

– El PPD ha dicho estar dispuesto a ir en una lista como socios de la DC, pero esto sólo se concretaría si es que la candidata presidencial va a las primarias. ¿Qué le parece?

– Hay un ofrecimiento del PPD que implica que podamos competir en primarias. Si llegamos a un acuerdo con el PPD significaría que ya no sería el escenario que muchos han planteado de ‘todos contra la DC’, tendríamos otro aliado que haría más competitiva nuestra candidatura de todas maneras y permitiría consolidar entonces una lista parlamentaria y competir después de la primaria detrás de un solo nombre, tanto en la presidencial como en las candidaturas parlamentarias. Insisto, buscando el mejor rendimiento que permita poder tener una relevancia como corresponde a la DC en el próximo período parlamentario.

– Ese ofrecimiento tiene que ver con la lista parlamentaria, ¿qué pasa con el apoyo presidencial?

– Nosotros esperamos un apoyo que pueda ser completo; porque permitiría y posibilitaría que ocurrieran las primarias que, insisto, es lo mejor no sólo para la DC, sino que también para el conglomerado en su conjunto.

– Hoy se pueden ver dos grupos claros dentro de la DC, los que quieren ir a primarias y los que proponen la primera vuelta. ¿Cómo se resuelve?

– Nosotros tenemos una junta nacional el 29 que debe resolver y será allí donde se sometan a discusión estas materias y los mecanismos de resolución que son básicamente dos: o hay un gran acuerdo entre todos o se somete a una votación y ahí tendrán que hacerse responsables los que decidan un camino u otro y el resultado de los mismos. Mi impresión es que si seguimos insistiendo en primera vuelta vamos a tener un doble efecto negativo: el primero es que vamos a entregarle el gobierno a la derecha, y el segundo es que vamos a reducir nuestra presencia parlamentaria, simplemente por una obstinación. Sigo creyendo que la primaria es la mejor alternativa para la DC.

– Hoy quedan ocho días para llegar a un acuerdo con los socios. La inscripción de la primaria es el 2 de mayo, sólo días después de que la junta tome la decisión. Podrían optar por la primera vuelta o primarias. 

– Sí, y si es primarias, es primarias, porque alcanzamos en dos o tres días a inscribir una candidatura. Carolina ya está proclamada por el partido, por lo tanto el nombre lo tenemos, el partido se ha logrado constituir como tal a nivel nacional cumpliendo las metas que el Servel estableció, por lo tanto tenemos todas las posibilidades de poder inscribir a nuestra candidata si es que la junta nacional plantea competir en primarias. También están los requisitos procesados si es que fuera una primera vuelta. Sin embargo, hasta ahora no han existido acercamientos para tratar de buscar un punto de acuerdo, como sí se logró dar en la junta anterior respecto de la candidatura de Carolina; y lo peor que puede ocurrir es que la candidatura termine debilitada, a diferencia de lo que ocurrió en marzo. Yo era de la idea de que hubiésemos definido mecanismo y candidato a la vez, porque eso impedía mantener la discusión del mecanismo por más tiempo, ya que eso iba a ser perjudicial para la candidata, y creo que no me equivoqué. Hoy día, estar debatiendo si vamos a primarias o primera vuelta con un partido que está dividido entre ambas posiciones también tiene un efecto negativo sobre nuestra candidatura.

– Pero Carolina Goic ya planteó que su posición es ir a la primera vuelta. ¿No condiciona eso a la junta nacional?

– Lo que va a ocurrir seguramente es que terminemos decidiendo a través de una votación si es que no hay acuerdo, eso es lo que habitualmente ocurre en las juntas nacionales, pero eso ya es responsabilidad de quienes conducen hoy el proceso y en ese aspecto Carolina había planteado que estaba disponible a primarias y hoy día a primera vuelta; pero entiendo yo que siempre ella ha estado por someterse a la decisión de la junta nacional.

– Hoy la candidata de la DC marca, según la última encuesta Cadem, un 2% de respaldo. Eso ha llevado a algunos a señalar que si se insiste en la primera vuelta y no sube en las encuestas, no tendría más opción que deponer la candidatura.

– Llevarla a primera vuelta tiene dos riesgos, a mi juicio. Uno es que no logre subir el porcentaje y termine generando un resultado negativo, y otro es que algunos han esbozado que es reevaluar la candidatura en agosto, antes de inscribirla, lo que también me parecería que generaría un daño importante al partido. Por eso, he dicho que es preferible que la candidata, que hoy día está proclamada con todo el partido detrás, vaya con esa fuerza a competir a una primaria y evitar los riesgos que acabo de comentar. Yo sé que ella está con toda la voluntad de llegar hasta el final si así fuera necesario y eso uno lo valora, pero también hay que ser prudente dentro del partido y respetuoso de los liderazgos del partido.

– Usted plantea primarias, ¿cuál cree que es el acuerdo parlamentario que más le conviene?

– Bajo ningún punto de vista la lista solos, y de ahí las evaluaciones tienen que ser bien escatimadas en virtud del conocimiento que haya en términos de elegibilidad. Entiendo que hay estudios que hablan de una lista única o una lista con algunos partidos de la coalición, que es la que podría darnos un mejor resultado electoral. Por lo tanto, frente a eso, antes que cerrarse a la posibilidad de un escenario u otro hay que tener todas las cifras a la vista para tomar la decisión. Insisto, todo eso tiene que ser con candidata o candidato único para poder entender que somos parte de una misma coalición de gobierno y que somos capaces de poder proyectarla.

¿Qué se juegan hoy día los parlamentarios con esta decisión?

– El problema trasciende a los incumbentes, quiero ser categórico en eso, porque cuando uno como parlamentario hace un planteamiento de este estilo, se trata de comunicar que en definitiva hay una reacción más bien colegiada de los diputados incumbentes porque pueden poner en riesgo sus cupos; es un poco más trascendente. Tiene que ver primero con una apuesta y una mirada política, acá hay gente que lo ha dicho públicamente, que no va a votar por un candidato de la Nueva Mayoría salvo que sea un demócrata cristiano y que están disponibles a votar por Piñera, incluso. Hoy aparecen declaraciones de Mariana Aylwin en un sentido parecido a eso y que dan cuenta de lo que yo planteé en marzo previo a la junta anterior, que acá hay gente que quiere llegar a primera vuelta con una posición laxa, de tal manera que la DC pueda negociar con cualquiera en una segunda vuelta, por lo tanto dar por muerta la coalición y sin capacidad de poder proyectarla con todo lo que ello implica como efecto político en el país. Por lo tanto, eso es lo primero y lo principal: cómo afecta una primera vuelta a la DC como partido, a la coalición, y obviamente al país. Y lo segundo, respecto de los cupos parlamentarios también tiene que ver más bien con el peso específico del partido. Si un partido pierde cupos parlamentarios, si pierde en cantidad de votos o en porcentaje de votos, obviamente va a tener un menor peso, desde el punto de vista de su capacidad negociadora o incluso de liderar procesos y si la DC pretende volver a liderar procesos en la política chilena, debe también recuperar la confianza de la gente y eso traducirlo en votos y en escaños. Si nos equivocamos también en eso, la DC tiene el problema de poder enfrentar una debacle electoral que nos termine sumergiendo en la completa intrascendencia política y eso es lo que nosotros no queremos. 

– A propósito de las declaraciones de Mariana Aylwin. ¿Usted cree que la decisión de la primaria y la primera vuelta tiene que ver con Guillier?

– Lamentablemente hay un grupo minoritario dentro del partido que habla como si fuera mayoría y efectivamente tiene por objetivo impedir que Alejandro Guillier pueda llegar a ser presidente del país, incluso anteponiendo eso al interés genuino que pueda tener la DC de poder competir con su propia candidata. Creo que tenemos que hacer la mejor performance con Carolina y ojalá ganar una elección primaria, y si no es así, dejarla proyectada como un nombre que pueda ser a futuro también una carta presidencial. Ella es una mujer joven que tiene un futuro hacia delante, pero lo que no puede ocurrir es que exista una posición que se base en el anti-algo, eso termina siendo negativo. Sabemos que la gente que está en eso quiere romper completamente con esta alianza de centro-izquierda y a pesar que han dicho lo contrario, sabemos que tienen el anhelo de poder constituir una alianza con la centro-derecha. Yo lo he planteado en otras oportunidades y creo que el tiempo me ha dado la razón, se empieza a develar la razón de fondo de muchos que están propugnando esta idea, no digo que todos, ya que hay algunos que tienen otras razones para poder llegar a primera vuelta. Pero estas son las cosas a mi juicio que podrían conducir no sólo a una debacle electoral sino también a una posible ruptura interna de la DC.

– Un sector de la DC ha sido muy crítica con Alejandro Guillier, como Ignacio Walker, Mariana Aylwin, Jorge Burgos, entre otros, señalado que es “demagogo”, también “populista” e incluso que “no tiene ideas”. ¿Qué le parece?

– Es claro que detrás de la adjetivación negativa está una manifiesta estrategia de tratar de desestimar a un candidato determinado porque lo que no quieren, más que llegue uno u otro, es que se siga avanzando en procesos de reformas. Entendemos que detrás de eso hay una defensa corporativa a una posición o mirada que está muy lejos del humanismo cristiano de la DC, desde la perspectiva trasformadora de la sociedad; ellos no quieren seguir avanzando, ellos consideran a la DC como un partido bisagra y un dique de contención para mantener a la sociedad y por lo tanto, para ellos si es necesario desestimar a otro obviamente que lo van hacer sin escatimar en ningún tipo de consideración, lo que me parece nefasto. Como no tienen ningún interés en cuidar esta coalición les da lo mismo decir lo que quieran.

– ¿Cuál es su impresión del senador Guillier?

– Tengo una impresión positiva de Alejandro Guillier, independientemente que hoy día no es mi candidato, porque mi candidata es Carolina Goic, pero entiendo que ambos están compitiendo y son proclamados por partidos de la Nueva Mayoría. Tienen la capacidad de poder conducir y de poder aglutinar a los partidos de la centro-izquierda para dar una buena competencia en la próxima elección presidencial; y es fundamental a mi juicio poder ser respetuosos de ellos, porque si nosotros ganamos una elección primaria debemos requerir del apoyo de ellos, y si perdemos lo que corresponde ponerse detrás del que ganó. Entonces este vocabulario y lenguaje que busca básicamente destruir no es lo que creo como óptimo para el escenario político actual, ni para el ejercicio de la política en general.