En conversación con "El Líbero" el parlamentario sentencia: "no me van a convencer que los dichos de los ministros Marcelo Díaz y Mario Fernández no están en concordancia con un despliegue en contra de las aspiraciones del Partido Radical y de la inmensa mayoría de los chilenos y chilenas y del propio Alejandro Guillier". "No voy a votar por Ricardo Lagos", asegura.
Publicado el 17.10.2016
Comparte:

“El que quiera ser comentarista electoral, que dé un paso al costado”, esa fue la reacción del presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, frente a los dichos del ministro del Interior, Mario Fernández, a la revista Capital sobre que “la decisión a la larga va a ser entre Lagos y Piñera, lo demás es fantasía”, haciendo alusión a las elecciones presidenciales del próximo año.

Los dichos generaron molestia dentro del PR ya que han dicho abiertamente que su candidato presidencial es el senador Alejandro Guillier, y que le pedirán que asuma el desafío después de las elecciones municipales.

En conversación con “El Líbero” el diputado y vicepresidente del partido, Fernando Meza, dice que “el señor Fernández es un ministro que parece que tiene una ligereza lingual extraordinaria y que no está conectada directamente con su cerebro, ya que no es la primera vez que emite juicios que no le corresponden”. Además agrega que “no me van a convencer que los dichos del ministro Marcelo Díaz y los dichos del ministro Fernández no están en concordancia con un despliegue en contra de las aspiraciones del Partido Radical y de la inmensa mayoría de los chilenos y chilenas y del propio Alejandro Guillier”.

Pero no se queda ahí, porque también señala que “nosotros estamos acosados permanentemente por nuestros compañeros de viaje y por La Moneda. Siempre amenazando con que nos van a quitar tal o cual cupo o funcionarios, de los pocos o nada que tenemos, porque hoy en día el gobierno tiene especial preferencia dentro de la Nueva Mayoría con el Partido Comunista”.

– ¿Qué le parecen los dichos del Ministro del Interior, Mario Fernández, sobre que la elección presidencial será entre los ex presidentes Lagos y Piñera y que “lo demás es fantasía”?

– Lo que ha dicho él es tan desafortunado, irresponsable, desde luego que ha molestado profundamente el adn y el espíritu del Partido Radical, que ha sido siempre la unidad, fraternidad y tolerancia. El señor Fernández es un ministro que parece que tiene una ligereza lingual extraordinaria y que no está conectada directamente con su cerebro, ya que no es la primera vez que emite juicios que no le corresponden. El Partido Radical ha estado durante muchísimo tiempo siendo la escolta o el vagón de cola de distintos conglomerados, de la Concertación ayer y hoy de la Nueva Mayoría. Hemos estado en silencio y relativamente tranquilos. Entonces hoy en día tenemos la posibilidad de revivir los principios, los valores, y por qué no decirlo también, nuestro propio programa de gobierno en la voz y en la acción de Alejandro Guillier, entonces nos parece muy triste y desafortunado que el ministro del Interior haya ninguneado al Partido Radical y lo haya hecho también con el resto de los posibles precandidatos, en una primaria que tiene que ser obligatoria. Cuando habla el jefe del gabinete de la República, es la Presidenta la que habla, estas cosas intermedias no las acepto, un jefe de gabinete tiene que ser una persona que, o mide bien sus palabras, o está involucrando directamente a la presidencia.

– Usted dice que el ministro Fernández los ha ninguneado…

– El Partido Radical tuvo sus momentos de gloria en la historia de Chile, pero la vida, y la política también, es una gigantesca rueda que va girando y quien está arriba termina abajo y al revés, y eso le ha sucedido cíclicamente al Partido Radical. Hoy en día tenemos sólo a seis parlamentarios en la Cámara de Diputados, es cierto,  pero la historia del partido debe ser respetada por todos los chilenos y chilenas, piense que es el único partido que sobrevive hoy en día a la gestación de la República, diseñó los contornos de cómo debía ser la república en su momento, diseñó los planes de avance y de construcción, y para salir de la situación absolutamente arcaica de la que se encontraba, todos los grandes logros, que si miramos hacia atrás, desde el voto que se le entrega a la mujer, el permiso para trabajar, los cementerios laicos, la división de la iglesia y el estado, el matrimonio civil, en fin… ha participado el Partido Radical. Siempre hemos estado en la vanguardia del derecho de las personas. Hay que respetar un poquito más a este partido, que no por chico deja de ser honrado, y es pobre, pero a fin de cuentas tenemos una historia y exigimos respeto sobre todo de un supuesto brazo derecho de la Presidenta de la República. Como diputado, como vicepresidente del partido, no me van a convencer que los dichos de los ministros Marcelo Díaz y Mario Fernández no están en concordancia con un despliegue en contra de las aspiraciones del Partido Radical y de la inmensa mayoría de los chilenos y chilenas y del propio Alejandro Guillier. No nos engañemos, yo llevo catorce años como parlamentario, ya soy un hombre mayor, me puedo equivocar como cualquier persona, pero lo que yo estoy notando desde un tiempo a hoy, que hay una elite, no sólo en la Alianza antes y hoy Chile Vamos, sino que también en el oficialismo, hay una alianza entre algunos, una elite que se considera con todo el derecho para decidir quién va a ser Presidente de Chile, quién va a ser ministro o ministra, quién va a dirigir este u otro servicio. Entre ellos, estoy convencido que tienen ya diseñados cómo debe ser el próximo gobierno de Chile.

– ¿Ve entonces el PR una oportunidad en el senador Guillier?

– Yo tengo la oportunidad de compartir hace años con Alejandro Guillier conversaciones largas y últimamente todos los martes él acude a la bancada del Partido Radical en la Cámara de Diputados, almorzamos juntos y durante una hora debatimos bastantes cosas. He aprendido a conocerlo, es un hombre llano, sencillo, común y corriente, que además es docto, es una persona con una cultura infinita y con esa capacidad que sólo los periodistas tienen de ver más allá, entonces él va como una esponja recogiendo a lo largo y ancho de Chile las inquietudes de la ciudadanía. Además yo creo que desde hace muchos años él ya está viendo cuáles son las flaquezas de nuestro sistema de Gobierno y de la actitud de nuestros gobernantes y hoy en día, está rodeado de un grupo importante de gente culta y que sabe cómo debería entregarse y ejecutarse un programa de gobierno bajo la presidencia de Alejandro Guillier. De tal manera que yo estoy absolutamente tranquilo, estamos en buenas manos, da confianza de verdad y va a ganar las primarias, por mucho que estas elites pretendan apartarlo. Van a hacer de todo, a inventar, calumniar, tratar de hundir al Partido Radical, pero se va a imponer la voluntad de la ciudadanía. Lo que ellos no entienden es que esto es una ola gigantesca que ya no va a parar, y vamos a ganar las primarias con Guillier y va a ser presidente de Chile.

– Usted dice que van a tratar de hundir al Partido Radical, pero hay otro episodio que se recuerda, cuando Camilo Escalona le habla al oído al hoy ministro de Defensa, José Antonio Gómez. ¿Ha sido ninguneado el PR por sus compañeros de la Concertación?

– Si hay que dar un ejemplo de violencia intrafamiliar esa es la que ha ejercido históricamente los compañeros de viaje del Partido Radical en contra del Partido Radical, la situación a la que usted alude me correspondió vivirla en primera persona, yo fui jefe de campaña de las primarias de José Antonio Gómez en esa oportunidad y estaba justo al lado de él y detrás el ex senador Camilo Escalona. La cantidad de groserías, improperios y amenazas que soltó Escalona en el oído a Gómez son irreproducibles y además el intento de agresión, de tal manera que cuando yo vi que Gómez estaba aburrido de tanta insolencia y grosería del señor Escalona, y que  iba a pasar a mayores delante de cientos de periodistas y personas, atrapé el brazo de Escalona y lo saqué de allí y le dije enfréntate conmigo y no molestes más a Gómez. Esas cosas reflejan lo que ha sucedido permanentemente con el Partido Radical, no sólo en agresiones físicas, esa es la única que yo recuerdo, sino que a través de actitudes a la hora de evitar que el Partido Radical tenga representación ministerial adecuada.

– ¿El “ninguneo” que usted dice no es cosa nueva entonces?

– Nosotros estamos acosados permanentemente por nuestros compañeros de viaje y por La Moneda. Siempre amenazando con que nos van a quitar tal o cual cupo o funcionarios, de los pocos o nada que tenemos, porque hoy en día el gobierno tiene especial preferencia dentro de la Nueva Mayoría con el Partido Comunista, al cual ha privilegiado en todos los ordenes. Está el ministro Marcos Barraza, que es ministro del Partido Comunista y no del Gobierno de Chile y no de todos los chilenos, y él ha hecho y ha deshecho, imagínese que acá en la Araucanía, donde estoy ahora que es mi región, el señor Barraza nombró al Partido Comunista encargado de Chile Indígena, es decir, están a cargo de todas las políticas indígenas en La Araucanía y así mismo nos está yendo, cada día más atentados, cada día más violencia, más irrespeto a las instituciones, y bueno, el Partido Comunista es el que dirige el Chile Indígena… es complicado entregar responsabilidades a gente que no tiene espíritu de estado, ni concepción de cómo gobernar para todos y no sólo para un partido.

– En el caso de que en una eventual primaria de la Nueva Mayoría ganara Ricardo Lagos, ¿lo apoyarían?

– Yo no voy a votar por Ricardo Lagos, yo voy a votar por Alejandro Guillier en las primarias y estoy convencido que si las primarias son limpias las va a ganar Alejandro Guillier. En esta primaria va a estar Lagos, porque ya en otra oportunidad no quiso estar, pero ahora creo va a estar, aunque pienso que está haciendo todo lo necesario él y sus amigos para evitarlas, pero nosotros no nos vamos a bajar de las primarias, cuando digo nosotros me refiero al Partido Radical, a los miles de independientes de Chile que quieren a Alejandro Guillier en esas primarias. Guillier va a ganar las primarias y yo voy a votar por él, si por algún accidente del destino Guillier no se puede presentar, Dios quiera que eso no suceda, y está Lagos, yo no voy a votar por él.

– Se ha hablado de una posible alianza entre el PS y el PPD para llevar al ex Presidente Lagos. ¿Con quién podría unirse el PR?

– Históricamente el PR ha tenido más cercanía con la DC, somos el centro real de la política chilena, no somos una montonera, somos personas con principios, valores y respeto.

– ¿Cuáles son las proyecciones que tiene el PR en cuanto a las elecciones municipales ahora y las parlamentarias el próximo año?

– Nosotros vamos a tener un muy buen resultado en las municipales. Si usted me lo hubiese preguntado en la anterior elección, yo le diría “espero que tengamos un buen resultado”, pero en esta, que nos hemos volcado en las calles, que llevamos más de 1500 candidatos, que por fin mi partido aceptó mi idea original, perdón que sea auto referente, sobre que tenemos que ir solos, que no podíamos seguir aquí de muletas del PC, PPD o de cualquier otro partido.  Nos va a ir muy bien y luego en las presidenciales vamos a tener a Alejandro Guillier aunando a candidatos a las elecciones parlamentarias, que también ojalá sea producto no de una negociación con nuestros compañeros de viaje en la cual siempre perdemos, sino que vayamos también solos.

– ¿Usted cree que la NM se proyecta después de este gobierno? 
– No, la NM no tiene ninguna posibilidad, no con expresiones o con individuos como el ministro Fernández, que no le ha ganado a nadie en su vida y que se dirige ahora como el que decide los destinos del país, desde su cómodo sillón en Uruguay y ahora en su situación de ministro del Interior. Mucha gente se enteró ahora que existía un ministro del Interior de apellido Fernández, con este tipo de gente, es bien difícil que se proyecte la unidad, él hace lo posible y otros harán lo posible también por que esto se desarme y yo creo que ya está bastante deteriorada la relación al interior de la Nueva Mayoría.