El parlamentario dice que la suspensión de las conversaciones con la Nueva Mayoría es un hecho "complicado y potente”.
Publicado el 11.01.2018
Comparte:

La tarde de ayer se abrió un nuevo foco de tensión entre la Democracia Cristiana y la Nueva Mayoría, una vez que parlamentarios del oficialismo rechazaran la postulación del senador Andrés Zaldívar para integrar el Consejo de Asignaciones Parlamentarias.

Pese a que el ex ministro de Hacienda fue aprobado -con 80 votos a favor y 26 en contra-, la DC condicionó las negociaciones para llegar a un acuerdo por la presidencia de la Cámara de Diputados que se discutía por estos días.

En conversación con “El Líbero”, el diputado Pablo Lorenzini, quien ha estado acudiendo a las reuniones sostenidas con el Frente Amplio y la Nueva Mayoría, dice que “lo que nosotros estábamos pidiendo es coherencia en términos de que esto ya es un acuerdo integral y si ahí el PS tenía algunos problemas, ese es otro debate, acá ya estaba hecha la propuesta, y con un acuerdo” y agrega que “los discursos y la forma fueron agresivas”.

– ¿Cómo lo interpreta la bancada de la DC?

– Lo interpretó casi mayoritariamente como un desdén hacia el partido. Acá no era la figura de Zaldívar, era un proyecto donde venían integrantes de todos los partidos, entonces desde ese punto de vista hubo un sentimiento generalizado de decir “bueno, si estos van a ser nuestros socios a futuro quién nos garantiza que las cosas que acordemos más allá de lo escrito, del fair play, de llevarnos bien aunque tengamos diferencias, se cumplan”. Eso fue lo que dolió. Por lo tanto, lo que sí resolvimos de manera mayoritaria es suspender las conversaciones y entrar en un período de reflexión para ver qué vamos a hacer. Ahora, de todas maneras era inviable tener un acuerdo durante el mes de enero, esto siempre se pensó para las primeras semanas de marzo.

– ¿Y a usted qué le parece?

– Para mí no significa que se acabó, pero evidentemente nos deja en un período de transición bastante complejo para los acercamientos que estábamos avanzando y se pierde un poco de tiempo para ir conversando y negociando. Obviamente produce un atraso.

El diputado Silber dice que es un veto a un militante de la DC. ¿Qué le parece?

– Efectivamente, pero vuelvo a insistir, los discursos fueron un poco agresivos. A veces uno no necesita disparar más de la cuenta. Acá se interpretó como algo más allá de una posición, en el tipo de comentarios que se hicieron como que se trataba de herir. Eso sintió la bancada de diputados de la DC.

– Pareciera que la DC le puso precio a la votación…

– No, porque hay otras situaciones también. Yo entiendo que cuando votemos en los próximos días la reforma al sistema previsional, el Frente Amplio sea partidario de la idea de No + AFP, por lo tanto debería votar en contra del proyecto, ya que este es uno intermedio, y nosotros lo vamos a aprobar como un paso adelante. Eso es entendible, pero acá es otra cosa. Se dice que es la DC la que está entre medio, no es Zaldívar.  Por eso yo quiero sacar la figura del senador porque acá no se estaba votando a Zaldívar sino que un pacto que aprobó el Senado con todos los partidos de la Nueva Mayoría y que negoció previamente. Entonces ese era el concepto, no estábamos votando sí a Zaldívar o no a Zaldívar, sino que estábamos votando una situación donde hay un PPD, un DC, un PR. Entonces si en un futuro vamos a trabajar en conjunto en alguna comisión va a ser difícil llegar a acuerdos.

– El plazo para negociar se termina el 10 de marzo. ¿Qué viene las próximas semanas?

– Tenemos que darnos las semanas que quedan hasta la primera semana de marzo y ver cómo recomponemos las lealtades. Esto atrasa la negociación porque ahora tenemos que volver a sentarnos, ver las comisiones, las presidencias y todo. Es un gran traspié, no creo que sea terminal, pero es complicado y potente. Además que en la bancada se creó un ambiente negativo.

Elección de directiva

– Se ha hablado de Alberto Undurraga y Fuad Chahín como postulantes a la presidencia de la DC. ¿Qué le parece?

– Yo ya estoy comprometido, estamos en la campaña de Fuad. Conversamos con Alberto para que se integre a nosotros, pero cualquier propuesta es libre, estamos en democracia. Nosotros ya tenemos definido a Fuad a la cabeza, y la idea de integrar a distintos sectores y actores de los espectros que hay dentro de la DC.

– ¿Con quiénes han conversado?

– Hemos conversado con Matías Walker, Jorge Sabag, Gabriel Silber, y yo mismo que integraré la lista. Estamos en la etapa previa para intentar tener una lista integrada que represente a buena parte del partido con la intención de unir, porque se nos vienen tiempos difíciles y tenemos que tener una conducción unitaria para preocuparnos de los temas importantes y no de las diferencias entre nosotros.

– En plena campaña presidencial se habló de la opción de Yasna Provoste. ¿Cómo ve eso?

– Es un sector importante en el partido, creo que van a levantar candidatura, ahora no sé si Yasna Provoste o Francisco Huenchumilla será, pero está bien. Es bueno que hayan distintas candidaturas si es que no logramos una integración.