Parlamentarios de la DC, el PS, el PPD y el PRSD plantean que la Mandataria debería evaluar otro camino. "Con todo el respeto y aprecio que le tengo a la Presidenta, le pido que considere retirar la querella”, afirma a "El Líbero" el diputado PPD Jorge Tarud.
Publicado el 03.06.2016
Comparte:

“Fue un error, sin duda, presentar una querella”, afirmaban ayer influyentes parlamentarios de la Nueva Mayoría al conocer el contenido de la medida legal presentada por la Presidenta Michelle Bachelet contra cuatro periodistas de la revista Qué Pasa, tras la publicación de las escuchas telefónicas del gestor inmobiliario Juan Díaz, quien involucraba a la Mandataria en el caso Caval. La querella -que fue acogida a trámite el pasado miércoles- es por injurias graves con publicidad, y se solicita una pena de tres años de cárcel para los periodistas y el pago de una multa de 150 Unidades Tributarias Mensuales, lo que equivale a $6,8 millones.

La frase de los parlamentarios refleja el ambiente interno que se ha instalado en el oficialismo tras la querella. Algunos sostienen que la Mandataria debió haber elegido otro camino, como acudir al tribunal de ética del Colegio de Periodistas o haber aceptado las disculpas y la rectificación de revista Qué Pasa. E incluso al menos una decena de parlamentarios de la Nueva Mayoría le recomiendan a través de “El Líbero” dar un paso atrás y retirar la querella.

No habría individualizado esto en un medio de comunicación como la revista Qué Pasa. Finalmente esta querella, asistiendo a la Presidenta en su molestia, puede ser un error. Espero que no se dé vuelta en contra de ella. Podría retirar la querella, pero no sé si la Presidenta haga una cosa así, a menos que haya una situación, algún comparendo de conciliación de posiciones, y finalmente se reciban disculpas o se den elementos para que ella deje las cosas hasta ahí”, afirma a “El Líbero”, el senador DC, Manuel Antonio Matta.

Asimismo, el diputado del PPD, Jorge Tarud, explica a este medio que “esto va a tener un efecto contrario en la opinión pública. Ha recibido incluso críticas transversales, de periodistas que son partidarios de la Nueva Mayoría. Esto también puede tener consecuencias internacionales. Con todo el respeto y aprecio que le tengo a la Presidenta, le pido que considere retirar la querella”.

En tanto, el diputado de la DC, Gabriel Silber, dice a “El Líbero” que “yo creo que es un tema que la Presidenta tiene que evaluarlo (retirar la querella), y de ello depende también el tono de la audiencia de conciliación que revista Qué Pasa tenga. Si hay ánimo de reconocer la falta ética y de pedir disculpas, obviamente es una alternativa retirar la querella y, desde el minuto que ella presenta la querella, deposita sus expectativas en la audiencia de conciliación que debe fijar el tribunal”.

Por su parte, el diputado PPD Rodrigo González afirma a este medio que, “siento que se prolongue este tema. No le hace bien a Chile, por lo tanto, pienso que no fue acertado. La Presidenta tiene el derecho, y Qué Pasa no tiene moral para estar reclamando defensa de libertad de prensa. Sin embargo, pienso que debido a que estamos en la prensa por situaciones subalternas y no por los temas grandes del país, sería conveniente bajar el perfil a este tema y que tuviéramos alguna forma de atenuarlo y hacerlo desparecer, porque esto no ayuda a nadie. Hay que buscar cualquier camino diferente, que la Presidenta y sus asesores tomen otro camino para lograrlo, reconsideren la querella, y consigan un camino prudente, y eso es posible si hay entendimiento”.

En esta misma línea, su par del PPD, Felipe Letelier, comenta a este medio que “se lo dije a Nicolás Eyzaguirre ayer al almuerzo de nuestra bancada: que yo creo que el consejero que tuvo la Presidenta para estos efectos no fue el mejor”, y agrega que “primero no debió haber presentado la querella. Si la presentó debiera retirarla. Yo creo que el mensaje quedó claro a los medios. No toda la vida se va poder publicar lo que le dé la gana a uno, aunque sea una cosa que la hayan extraído de un tribunal”.

La misma postura tiene el diputado Cristián Campos del PPD. “Yo creo que se retomaría el rumbo de la gestión del gobierno si finalmente hablamos menos de Caval y, para hablar menos de Caval, una buena idea sería que ella retirara su querella”, explica a “El Líbero”.

En una posición similar está el diputado DC Patricio Vallespín, quien comenta a “El Líbero” que, “creo que la querella no era el mejor camino, creo que una defensa política clara con molestia que generara que el medio se retractara podría haber sido la solución. No fue el mejor camino porque centra el foco de atención en la querella y no el fondo, que es que la Presidenta no tiene vinculación con el tema Caval, esto cambia el foco de las cosas y no es saludable. Por esto, espero que el medio rectifique nuevamente de buena manera, y se llegue  a un entendimiento entre ambas, así se retiraría la querella, ojalá se de ese camino que es bueno, yo haría eso por lo menos”.

Asimismo, el diputado del PRSD, Alberto Robles, dice a “El Líbero” que “esto podría cambiar si hay algún tipo de entendimiento, un planteamiento de excusas, disculpas. Ahora el paso siguiente debe darlo la revista, y así terminar con esta (querella)”.

El diputado y vicepresidente de la DC, Sergio Espejo, explica que al presentar esta acción existen dos errores. “Yo comprendo el que la Presidenta se haya sentido atacada y dañada en su honra, sin embargo, me parece que al presentar esta querella se cometen dos errores. El primero, es difícil distinguir entre la ciudadana Bachelet y la Presidenta Bachelet. Esta acción legal que es presentada por la ciudadana, pero al ser defendida por el comité político en pleno, la transforma en una acción de la Presidencia de la República, y expone a la Mandataria, la deja en una situación donde el centro del debate se traslada hacia ella y se aleja tanto de la responsabilidad periodística, y sobre la investigación de personas involucradas en actos de corrupción que deben ser sancionadas. Este conjunto de factores nos muestra que esta no es una decisión correcta y lamentaremos sus efectos”, dice.

Finalmente, el diputado PS, Juan Luis Castro, dice que “no hay que darle consejos a la Presidenta, pero creo que la agresión que recibió Bachelet fue de carácter político y el canal para haber respondido más eficazmente la agresión, era también de carácter político. Hubiera preferido estrictamente una respuesta política, más que jurídica. Y si hubiese sido jurídica, la hubiese preferido más en lo civil, que en lo penal”.

El día en que el hijo de Bachelet retiró la querella contra director de Radio Bío Bío

En abril de 2013 el hijo de la Presidenta Bachelet, Sebastián Dávalos, interpuso una querella por injurias contra el periodista y director de Radio Bío Bío, Tomás Mosciatti. Esto, luego de que el periodista -a raíz del reportaje “Los negocios de Dávalos Bachelet”, publicado en Qué Pasa- calificara como “al menos sospechosos” los vínculos comerciales y asesorías que Dávalos prestaba a empresas de China, por su trabajo anterior como asistente de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) de la Cancillería.

Dos meses después el hijo de la entonces candidata presidencial de la Nueva Mayoría, decidió retirar la querella. Fue el 6 de junio de 2013 , cuando se realizó la audiencia de concialición que enfrentó a los abogados de Dávalos y Mosciatti en el Octavo Juzgado de Garantía. En ese momento, la defensa del hijo de la Presidenta explicó que su representado tenía la disposición de llegar a un acuerdo, siempre y cuando, el periodista se disculpara.

Sin embargo, la defensa de Mosciatti no aceptó esta alternativa e insistió en que sus declaraciones se enmarcaron dentro de los márgenes de libertad de expresión. Ante esto y a pesar de que no se consiguió que el director de Radio Bío Bío se disculpara, el abogado de Dávalos, Enzo Coppa, afirmó que “si bien seguimos convencidos de que los dichos provocaron descrédito y deshonra para mi cliente, queremos creerle a la contraparte que no hubo ánimo de injuriar, sino de libre expresión”.

En esa oportunidad, la acción legal de Dávalos también incomodó a la Nueva Mayoría. Esto, debido a que el conflicto podía seguir escalando y perjudicar la postulación presidencial de la entonces candidata Bachelet.

 

FOTO: AGENCIA UNO