De mantenerse el precio actual del cobre durante 2016 en torno a US$2,25-US$2,30 Codelco le pasaría al fisco el menor aporte en casi 30 años e, incluso, podría terminar sin traspaso de recursos por el plan de capitalización. Ya este año terminará con uno de los más bajos aportes al Estado desde 1990.
Publicado el 16.11.2015
Comparte:

El nuevo desplome en el precio del cobre en la Bolsa de Metales de Londres del viernes pasado a US$2,18 –el más bajo en seis años-, no sólo remeció el mercado nacional y el presupuesto público de 2016 del Ministerio de Hacienda que se hizo con un optimista US$2,50, sino que deja en evidencia la compleja situación de Codelco.

Y es que durante este año el traspaso de ingresos brutos de la cuprera estatal al fisco rondará entre los $300 mil millones y $320 mil millones, monto que es el peor desde 1990, según cifras oficiales de la Dirección de Presupuesto del Ministerio de Hacienda. Sólo durante la crisis asiática de 1998 y 1997 Codelco entregó menos recursos que este año, con $249 mil millones y $222 mil millones, respectivamente.

Pero de mantenerse el rango de precios del cobre entre US$2,20 y US$2,25 durante el próximo año, Codelco estaría operando apenas sobre su costo neto a cátodo de producción de US$2 la libra, lo que significaría reportarle al fisco alrededor de $250 mil millones, según el análisis de especialistas consultados por “El Líbero”. Este valor estaría en torno al peor registro de 1998.

Economista: “Lo más probable es que el año próximo no haya aportes netos de Codelco al Estado”

Sin embargo, esos $250 mil podría no llegar al fisco, dado que el plan de capitalización de Codelco de US$600 millones anunciado por el ministro Valdés para 2016 significaría que “lo más probable es que no haya aportes netos de Codelco al Estado, que sea cero”, como advierte el economista Paul Fontaine.

En su opinión, la empresa estatal debiera cerrar “ahora ya” la división Salvador, que produce a pérdida por un costo de US$2,70, reevaluar todos los proyectos de expansión, y seguir adelante sólo con las inversiones de Chuquicamata subterránea.

“Hay que tener mucho cuidado con el plan de inversiones. Una empresa privada razonable sólo haría las inversiones cuya rentabilidad marginal sea rentable”, dice Fontaine, quien agrega que tampoco sería viable abrir la empresa a capitales privados, porque ya no sería rentable con precios tan bajos y costos tan elevados.

Bachelet tendrá las “vacas” más gordas  y flacas de recaudación fiscal del cobre

Cuando la Presidenta Michelle Bachelet asumió por primera vez el poder en 2006, lo hizo con una “marraqueta” bajo del brazo, dado que ese año Codelco le entregó al fisco casi $5,9 billones (US$11 mil millones), la cifra más alta en la historia de la cuprífera estatal.

Desde ese peak de 2006 bajó en los siguientes años de su mandato a $5,2 billones, $3,7 billones y $1,8 billones entre 2007 y 2009, respectivamente, año en que la crisis internacional subprime sacudió a nuestro país, que han sido los cuatro años de las “vacas fiscales” más gordas de un gobierno.

Luego, durante la administración de Sebastián Piñera, Codelco le traspasó al fisco entre $3,6 billones y $1,4 billones en el período 2010 y 2013, para mantenerse en una cifra similar en $1,3 billones el año pasado.

Pero el desplome del precio del cobre de este año, que promedia US$2,55, muy por debajo del estimado por el ex ministro de Hacienda, Alberto Arenas, para hacer el presupuesto público de este año (US$2,98), ha llevado a que hasta  septiembre sólo haya traspasado a las arcas fiscales $281 mil millones.

Por ello el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, ha reiterado un discurso de austeridad fiscal y de ajustarse el cinturón en los gastos estatales,  lo que lo llevó a reducir el gasto fiscal del próximo año a 6,6%, cifra menor que el 9,8% de este año. Aunque ha preferido hablar de que “la situación económica del país  no es de vacas gordas ni flacas… Es de vacas diet”, lo que se contradice con los aportes de Codelco al fisco.

“La maldición de los recursos naturales”

Cecilia Cifuentes, investigadora del Instituto de Libertad y Desarrollo, sostiene que nuestro país está viviendo lo que se denomina “la maldición de los recursos naturales”, dado que la bonanza de nueve años de altos precios del cobre terminó, por lo que el país debe reenfocar su mirada en la productividad, que se ha estancado en el mismo período.

La economista de la UC afirma que el desplome del cobre “nos está volviendo a la realidad” de un PIB per cápita de US$13 mil millones, lo que nos aleja de la posibilidad de llegar a ser un país de altos ingresos.

Aportes de Codelco al Fisco 1990-2015