En el kilómetro 170 de la Ruta 5 Norte se están vendiendo sitios para construir casas de veraneo en lugares que la ley establece que son sólo interés silvoagropecuario. “La gente está siendo estafada”, dicen los lugareños de este poblado cercano a La Ligua, “porque en la práctica lo que están vendiendo no son sitios, sino que sólo derechos, donde no se puede cercar, ni menos construir”.
Publicado el 04.12.2016
Comparte:

Un poco antes de llegar a Los Molles y casi en la orilla de la Ruta 5 Norte, se encuentra el pequeño y tranquilo poblado rural de Huaquén, donde sólo viven 85 familias. La tranquilidad de los “huaqueninos” -como se conocen a los pobladores de esta localidad- se ha visto alterada en los últimos meses luego que se instalaran empresas inmobiliarias y comenzaran a lotear parcelas para la construcción de casas de veraneo.

Los vecinos de Huaquén no están en contra del desarrollo, pero sí denuncian que estas ventas son irregulares. “Estamos pidiendo que los loteos se hagan de acuerdo a las normativas legales vigentes. Pedimos simplemente que se cumpla la ley”, señala a “El LíberoPatricio Fuenzalida, presidente de Junta de Vecinos de Huaquén.

Luego de la Reforma Agraria de fines de los sesenta, los agricultores de la zona recibieron por parte del Estado tres hectáreas, plantadas de pinos, eucaliptus y cipreses, y que según el plan regulador de la zona, corresponden a áreas de interés silvoagropecuario y con restricciones al desarrollo urbano. En la práctica no se pueden construir casas en terrenos de una dimensión menor a tres hectáreas, el plan regulador permite lotear hasta 30 mil metros cuadrados.

Algunos pobladores vendieron sus parcelas, pero las personas que compraron comenzaron a subdividir los terrenos, en sitios de 500 metros cuadrados: A modo de ejemplo, una parcela de tres hectáreas hoy está transformada en un loteo de 60 sitios, que incluso colindan con la Ruta 5 Norte.

huaquenDesde $1.900.000 hasta $2.500.000. En esos ofrecen en el mercado estos sitios (ver foto) con el gancho comercial de que son “al alcance de todos”. Y desde septiembre de 2015, ya se han construido casi 200 casas, todas prefabricadas, fundamentalmente como destino de veraneo. “La gente está siendo estafada”, dice Patricio Fuenzalida “porque en la práctica lo que están vendiendo no son sitios, sino que sólo derechos, donde no se puede cercar, ni menos construir. A lo más se pueden construir dos viviendas, la del dueño y la del cuidador, pero en una parcela de tres hectáreas y no en terrenos de 500 metros. Además, donde se venden estos sitios, no hay agua, ni luz, ni alcantarillado”.

Los vecinos de Huaquén se quejan de la nula fiscalización por parte de las autoridades: “El MINVU tiene la facultad de fiscalizar de que prime el plan regulador y el ordenamiento territorial, lo que no ha sucedido en Huaquén y no entendemos cómo el MOP y las autoridades sanitarias, permiten estas construcciones. Aquí hay un abandono total”, señala el presidente de la Junta de Vecinos de esta localidad que pertenece a la comuna de La Ligua. “Usted se puede imaginar una población de 85 familias, que han vivido 400 años en el mismo territorio, que de la noche a la mañana se le instalen 200 casas, con familias con una cultura totalmente distinta. Eso es lo que molesta, más de las toneladas de basura que vemos en las calles, y baños y los sistemas de agua que se utilizan, que son muy precarios”, agrega.

La queja de los vecinos de Huaquén no es tanto contra las personas que compraron supuestamente engañadas, sino contra las empresas que lotearon dichos terrenos: “Los agricultores de Huaquén pagamos contribuciones, impuestos, patentes. Por qué esta gente, los loteadores, no lo hacen”, concluye.

Según publica el medio electrónico de La Ligua Login.cl, la Comisión de Ordenamiento Territorial del Consejo Regional de Valparaíso, ya está trabajando para buscar una solución a esta situación irregular. El CORE Percy Marín confirmó que en el lugar existe contaminación de las napas subterráneas producto de la construcción de pozos, “además de usurpación de agua y otras situaciones” que ya están en conocimiento del Ministerio Público”. El caso lo está investigando el Fiscal de La Ligua, Luis Cortez.