Concejal UDI Carlos Ward asegura que la acción de la Municipalidad no ha tenido resultados satisfactorios y reconoce que hay alarma creciente entre los vecinos.
Publicado el 25.04.2015
Comparte:

En un 10% aumentaron las denuncias de delitos de mayor connotación social en Lo Barnechea según las cifras entregadas por la 53 Comisaría de Carabineros de la comuna en su cuenta pública realizada el jueves 23 de abril. Durante 2014 existieron 2.824 denuncias -homicidio, lesiones, violación, robo con fuerza y robo con violencia- versus las 2.626 del 2013. Si a esta cifra se suma hurto, violencia intrafamiliar y Ley de Drogas; la variación total entre ambos años es de un 4%.

carlos wardA juicio del concejal UDI Carlos Ward la sociedad en general está alarmada. “Existe una diferencia en los niveles de violencia, que se han incrementado de manera notable en los últimos 12 meses”, explica.

En el último tiempo, Lo Barnechea ha estado en la agenda noticiosa por diversos episodios de delincuencia. Uno de los hechos que causó mayor preocupación en la comunidad fue un tiroteo que ocurrió el 17 de marzo en la población La Ermita y que tuvo como consecuencia no sólo la muerte de un joven y dos carabineros heridos, sino que también una cadena de mensajes entre los habitantes que advertían que la inseguridad en el sector es cada vez mayor.

Finalmente me tocó. Cuatro ladrones entraron ayer a mi casa, a las 16.00 hrs.; encapucharon a nuestra nana y a mis hijos de 5, 4 y 2 años, se robaron cosas sin importancia y arrancaron en el auto que habían robado previamente”, es el relato de Aníbal Pinto, quien habita en un condominio en Lo Barnechea, a través de una carta publicada el jueves pasado en El Mercurio y que generó amplios comentarios en redes sociales.

Según Ward, el trabajo de la autoridad comunal para combatir la delincuencia no ha ido por el camino correcto. “La Municipalidad gasta, aproximadamente, $10 millones diarios en materias de seguridad ciudadana y los resultados no son satisfactorios y en absoluto positivos a los ojos de la comunidad”, comenta.

– ¿Cuál es su opinión frente a las últimas cifras entregadas por Carabineros?

– Va a sonar contradictoria mi respuesta. Por un lado me tranquiliza, porque por primera vez veo que se está reflejando la verdad y no se están maquillando las cifras. Pero, al mismo tiempo, lo más triste es que son números alarmantes y preocupantes. Recibo diariamente reclamos y llamados desesperados de los vecinos y estas cifras revelan lo que suponíamos y sentíamos que estaba sucediendo. Esta situación va acompañada de mucha más violencia que en los años anteriores.

– Las cifras reflejan un aumento en un 10% en los robos con fuerza y de un 34% en los robos con violencia…

– Eso le pone un complemento adicional a todo lo que está ocurriendo. Estos delitos son muchos más violentos que en años anteriores. La sensación en la ciudadanía es que el aumento es mucho mayor que los números y, además, las secuelas psicológicas que dejan en las víctimas son insospechadas.

– ¿Cuál es el perfil de los delincuentes y cómo cometen los delitos?

– El perfil está más o menos establecido, no sólo en nuestra comuna sino que también en el país: son jóvenes generalmente menores de 18 años con un amplio prontuario policial y mucha experiencia en esto. Actúan con agilidad y velocidad y utilizan armas robadas, muchas hechizas y corto punzantes. Para ser efectistas en el minuto del atraco y no verse en la obligación de huir o bien para que las víctimas no puedan defenderse, los delincuentes van muy preparados y entran con más fuerza y violencia a perpetrar sus delitos. Actúan con mucha agresividad con los niños, jóvenes y mujeres; no escatiman en dar golpes y amordazar por muchas horas a sus víctimas con tal de obtener sus objetivos.

– Llama la atención que el total de decomiso de cocaína durante 2014 fue de 0,001…

– Carabineros se contradice en algunas de sus declaraciones, porque en conversaciones extraoficiales ellos aseguran que han tenido una intervención bastante positiva y exitosa en las distintas poblaciones en todo lo relacionado con el microtráfico. Efectivamente tenemos datos duros que se han detenido a importantes cabecillas de estas pandillas de microtraficantes, pero el decomiso de drogas duras, principalmente la cocaína, a pesar de que sabemos que la pasta base es la preferida, es realmente preocupante y alarmante. ¿0,001 en un año? Una cifra que es muy parecida a años anteriores, eso a mí y a la ciudadanía nos deja con los ojos abiertos y muy preocupados.

– En las redes sociales circulan mensajes alertando de la situación que se vive en Lo Barnechea, ¿cuál es la sensación que existe hoy en la comuna?

– La noche del martes tuvimos nuevamente un asalto en una bencinera en Los Trapenses por quinta vez en un mes. La sensación de la gente es que cuando van a denunciar a Carabineros, ellos se encojen de hombros, porque han terminado perdiendo mucha eficiencia. Un ex director general de Carabineros me reveló hace algunos meses que han perdido a muchos aspirantes a la institución. Hoy ser carabinero no es una aspiración, porque es una profesión muy riesgosa, donde cuesta mucho la detención por sospecha y el poder repeler, porque existen instituciones de derechos humanos que consideran que son victimarios y no víctimas… Además, vemos como conocidos delincuentes en la comuna han sido dejados en libertad más de tres veces seguidas en los últimos 10 días. Es realmente alarmante la situación y la violencia que hemos visto de algunas pandillas -minoritarias pero muy poderosas- que han logrado intimidar, por ejemplo, a los vecinos del sector de San José de la Sierra. Ellos son quienes habitan en el barrio contiguo al sector de La Ermita y donde fue que se produjeron los últimos llamados de alarma a través de las redes sociales de una comunidad muy asustada.

Lo que es más preocupante es la versión que dio el alcalde de Lo Barnechea, Felipe Guevara, hace algunas semanas a los vecinos de San José de la Sierra. No les garantizó en absoluto que iba a solucionar sus demandas con respecto a la seguridad que ellos reclamaban y que aludía fundamentalmente a la reparación de un muro asistente que separa a ambos barrios y que es por donde ingresan y arrancan estos delincuentes. Este muro existía hace muchos años y separa el sector La Ermita con San José de la Sierra, un barrio residencial donde hay muchos miembros de la comunidad judía. Lamentablemente el alcalde no les dio una solución, sino que muy por el contrario se mostró dispuesto a derribar ese muro con tal de lograr una utopía que es una integración entre los dos barrios.

– En ese sentido, ¿cómo ha visto usted el rol del municipio?

– El rol del municipio está yendo por un camino equivocado. La Municipalidad gasta, aproximadamente, $10 millones diarios en materias de seguridad ciudadana y los resultados no son satisfactorios y en absoluto positivos a los ojos de la comunidad. Eso tiene muy alarmado a los vecinos.

– ¿En qué se gastan esos $10 millones?

– En arriendo de vehículos de dos y cuatro ruedas, en funcionarios, en el funcionamiento de cámaras de seguridad, en distintos ítemes que en este minuto están en tela de juicio, porque a medida que se invierte más no está en directa relación con los resultados.

– Entonces, ¿cuál debería ser el plan para bajar la delincuencia en su comuna?

– Hay que hacer un trabajo con mucha inteligencia. Aquí los expertos no están tan lejos. El famoso precursor de la tolerancia cero en Nueva York, Rudolph Giuliani, fue contratado por Rio de Janeiro y ha tenido bastantes buenos resultados en el último tiempo controlando la violencia. Primero, la mano dura tiene que ser un elemento preponderante. Segundo, la comuna es bastante “simple” de abarcar, porque tiene muy pocos puntos de ingreso y de salida. Podría existir presencia policial permanente con sectores de buena iluminación, donde se pueda tener un control fotográfico y complementado con cámaras de televigilancia de todos estos sectores, para ir teniendo un control -como lo hacen las cámaras de las carreteras concesionadas- de todos los autos que ingresan y salen de la comuna. Eso se puede hacer.

– ¿Cree que existe un descontrol de la situación?

– No sé si hay un descontrol, no quiero ser alarmista tampoco, pero no estamos en la dirección correcta. La comunidad así lo hace sentir todos los días. Ellos creen que nosotros como Municipalidad no hacemos nada. El otro día un vecino me dijo “aquí nadie hace nada” y yo le pregunté si sabía que el municipio gastaba $10 millones diarios en seguridad, además del presupuesto que tiene Carabineros y la PDI, y me dice “nosotros no nos damos cuenta”. Y $10 millones diarios en Lo Barnechea y en cualquier parte del mundo es mucha plata, sin embargo, la gente dice que aquí pareciera que nadie hace nada y esa es su sensación.

También Carabineros pide un poco más de ayuda. Hay 50 mil efectivos en todo Chile para 17 millones de personas, entonces en Lo Barnechea falta contingente. Lo que se podría hacer es buscar la forma legal de que la Municipalidad pueda aportar directamente a Carabineros, porque hoy entregamos millones de pesos diarios a personal de seguridad ciudadana que no está suficientemente capacitado, que no puede portar armas y tiene las mismas facultades que tenemos nosotros para detener un delincuente. Entonces si estamos poniendo muchas fichas en ese personal creo que es un error. Nosotros tenemos que buscar la forma que Carabineros –que tiene la facultad para detener y portar armas- pueda tener mayor contingente y mayores recursos.

FOTO: FELIPE FREDES FERNANDEZ/AGENCIAUNO