Ricardo Lagos, José Miguel Insulza, Alejandro Guillier, Alejandro Navarro y Marco Enríquez destacaron, al igual que Bachelet, la “dignidad” alcanzada por Cuba en el régimen del dictador; mientras Andrés Velasco, Ignacio Walker, Mariana Aylwin, Felipe Kast, Sebastián Piñera, Manuel José Ossandón y Alberto Espina lo criticaron con nitidez.
Publicado el 29.11.2016
Comparte:

Tal como su vida, la muerte de Fidel Castro ha generado un torbellino de opiniones, polémicas y pasiones que no dejaron indiferente a nuestro país, donde el ex líder de la revolución cubana genera encendidas pasiones en la clase política, y también entre la veintena de posibles candidatos presidenciales.

Los “fuegos” los encendió la propia Presidenta Michelle Bachelet el sábado temprano en la mañana, quien escribió “mis condolencias al Presidente Raúl Castro por la muerte de Fidel, un líder por la dignidad y la justicia social en Cuba y América Latina”.

El rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, le replicó a Bachelet que “la dignidad es, ante todo, la dignidad individual. Esta idea de que los pueblos son dignos es una mistificación, recuperemos la cordura. La idea de que el pueblo es digno, que salvemos la dignidad de un pueblo son frases peligrosas, la dignidad es un atributo esencialmente individual”.

Hoy viaja a la isla la delegación oficial chilena, que es liderada por el presidente del Senado, Ricardo Lagos Weber, y de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade, junto a diputados del Partido Comunista, y el ministro de Desarrollo Social, también PC, Marcos Barraza.

Los defensores del legado de Castro

Las respuestas de apoyo y crítica a Bachelet llegaron de inmediato, alineando en forma automática a los políticos chilenos básicamente en tres bandos: los que celebran el legado del ex dictador cubano, los que lo rechazan y los que no emitieron juicios y emitieron las condolencias familiares y al gobierno.

17 de Agosto de 2016/SANTIAGO El ex Presidente de la Republica, Ricardo Lagos Escobar durante la presentaci—n de la plataforma nuestraconstitucion.cl, correspondiente a la segunda etapa del proyecto #TuConstituci—n. La iniciativa invita a la comunidad a pronunciarse en l’nea sobre m‡s de 500 propuestas escritas por la ciudadan’a y de este modo explorar la posibilidad de encontrar, por medios digitales, las convergencias y divergencias que Chile tiene en materias constitucionales. La presentaci—n se realizo en la Fundaci—n Democracia y Desarrollo. FOTO: PABLO VERA LISPERGUER/AGENCIAUNO

Ricardo Lagos Escobar escribió varios mensajes ese mismo sábado en que destacó que para “garantizar la independencia frente a EE.UU. Fidel Castro se embarcó en la Guerra Fría. Al morir deja otra Cuba, autónoma y segura de su destino. Hoy Cuba tiene relaciones diplomáticas con el mundo”.

El ex Presidente socialista destacó que Castro “representó las esperanzas de América Latina, luchó contra la desigualdad y los progresos sociales de Cuba bajo Fidel son indiscutibles. Fue capaz de conquistar la imaginación de buena parte de América Latina por la consecuencia, la lealtad y la forma de gobernar”.

El precandidato presidencial agregó que “vale la pena mirar la Cuba de hoy, después de Castro. Relaciones diplomáticas con Estados Unidos, relaciones diplomáticas normales con el mundo (…) La impronta de Castro le permite hoy a Cuba tener una política exterior independiente y digna”.

Lagos también se refirió a la parte “más oscura, las restricciones de los derechos humanos y eso es un elemento que no enaltece el proceso”.

José M. InsulzaEn la misma línea, José Miguel Insulza admitió que en Cuba “sí se han violado” los derechos humanos, “por cierto, pero la situación ha mejorado bastante”.

Agregó que “desde antes, incluso, de la apertura con Estados Unidos, la cantidad de personas que están presas por asuntos políticos no son muchos; probablemente las violaciones fueron más masivas antes, pero siempre hay un tema de libertad de expresión y que todavía están restringidos en Cuba”.

Respecto a la afirmación de Bachelet de que Castro fue un “líder por la dignidad y la justicia social, el ahora precandidato presidencial explicó que “Castro entró a la política, cuando joven, con el objetivo de independizar a su gente y al mismo tiempo a darle dignidad a los trabajadores. La independencia y la dignidad de Cuba es un legado imborrable de Fidel Castro“.

El senador Alejandro Guillier se sumó a quienes valoran el legado político del líder revolucionario, ya que le “enseñó al mundo que un país pequeño puede levantarse frente a los poderosos”.

“Sin duda, la Revolución Cubana en su origen fue un proceso civilizador, donde el pueblo cubano dijo no a la instrumentalización extranjera, no a ser un paraíso de libertinaje para el primer mundo y optó por un camino propio y pasó a ser un actor de la historia mundial“, agregó en su página web.

Al mismo tiempo, indicó que el pueblo cubano emprendió un camino de “dignidad, y de solidaridad con otros muchos pueblos”, pero que las dinámicas de la Guerra Fría hicieron de este proceso un “conflicto desafortunado entre bloques, llevando el proceso revolucionario cubano fuera de su naturaleza originaria, limitando en muchos aspectos las libertades ciudadanas esenciales”.

A juicio de Guillier, la muerte de Fidel Castro, a los 90 años, “para quienes nos consideramos de la izquierda democrática, debe hacernos reflexionar sobre los problemas de justicia social propios a nuestro tiempo. Vivimos una época en que los valores de la izquierda deben complementarse con otros provenientes del liberalismo, del ecologismo y del feminismo”.

Marco Enríquez-Ominami se refirió escuetamente a través de twitter sobre la noticia y destacó que “banderas de justicia social que #Fidel defendió en momentos difíciles en América Latina simbolizan también las nuestras”.

El mismo mensaje señaló el senador Alejandro Navarro, al afirmar que “la figura de Fidel va a crecer después de su muerte. La historia va a absolver a Fidel y no así a sus críticos, enemigos y adversarios”.

El diputado y también precandidato del PPD, Jorge Tarud, fue más cauto y se limitó a emitir un saludo protocolar: “Mis condolencias al pueblo cubano. Fidel personaje histórico, amado y odiado. La historia juzgará. Que la democracia plena llegue a Cuba”.

Los integrantes de la bancada estudiantil se sumaron a las loas. Camila Vallejo dijo que Castro es un “ejemplo de solidaridad y humanidad, digan lo que digan”; Karol Cariola tuiteó “hasta siempre Fidel!!! Y que viva tu Revolución!!”; Gabriel Boric puso un breve “Yo me muero como viví… mis respetos comandante”; y Giorgio Jackson no ha publicado nada en la red social sobre el histórico suceso.

Los críticos del régimen de Castro

El ex precandidato presidencial, Andrés Velasco, fue directo en sus comentarios sobre la muerte del ex dictador: “Los hermanos Castro: lucharon contra una dictadura y llevan casi 58 años ejerciendo el poder dictatorial”.

También retuiteó otros mensajes que decían que “dictadores por igual, Pinochet y Castro no merecen la más mínima admiración y respeto”.

Una figura cercana a Velasco, el miembro del movimiento Ciudadanos, Sebastián Sichel, agregó que “no hay dictaduras buenas ni heroicas. Ni generales ni comandantes deben estar en el poder”, y recordó que Castro “persiguió gays, opositores y todo lo que no le gustara. Gobernó por 50 años y dejó a su hermano, y lo defienden? Progresismo de cartón”.

Felipe Kast, diputado y ex ministro de Desarrollo SocialEl candidato presidencial de Evopoli, Felipe Kast, quien estudió en Cuba y se casó con una cubana, escribió varios mensajes en la red social y dio entrevistas en que criticó a Bachelet por sus declaraciones. “Me choca que la Presidenta aplauda a un dictador como Fidel Castro”, dijo.

También escribió que “en estas instancias se transparentan las convicciones en materia de derechos humanos y claramente la Nueva Mayoría no ha estado a la altura”, y que la “muerte de Fidel debe hacernos reflexionar sobre nuestra propia historia, debemos proyectar un futuro sin repetir los errores del siglo XX. Ha muerto Fidel, desgraciadamente todavía no muere la dictadura que implementó hace 57 años en Cuba”.

Igual de crítico con la Presidenta fue el senador DC Ignacio Walker, quien le replicó que Castro “no fue un líder por la dignidad de Cuba, (ya que) atropelló esa dignidad durante más de 50 años (…) Mis respetos por las víctimas”.

Walker agregó que Castro se “impuso gracias a un régimen totalitario de partido único. La fuerza espiritual de Oswaldo Payá terminará por imponerse”, en referencia al disidente político que falleció en un choque automovilístico mientras era perseguido por la policía política.

La presidenta de su partido, la senadora Carolina Goic, espera que “ahora puedan retomar una real democracia con elecciones libres”. Esperamos un “proceso de reconstrucción democrática que conduzca a elecciones libres”.

MARIANAAYLWIN.pngOtra figura emblemática de la DC, Mariana Aylwin, recalcó que en Cuba está restringida “la libertad de expresión y elegir a sus representantes”, y que “prueba de ello es que quienes desde la oposición democrática están luchando por reconquistar la democracia, sus dirigentes son apresados, perseguidos e incluso algunos de ellos han sido muertos”.

“Decir que en Cuba hay un derecho a la educación o la salud para todos no es suficiente para sostener que no se violan derechos humanos fundamentales”, añadió.

ValparaisoIgual de frontal fue el ex Presidente Sebastián Piñera, quien recalcó que el “legado de Fidel Castro fueron casi 60 años de atropellos a las libertades, a la democracia y a los derechos humanos en Cuba”.

A esto agregó que la gestión de Castro significó “casi 60 años también de frustraciones, pobreza y privaciones para el pueblo cubano”.

El senador Manuel José Ossandón, en cambio, se limitó a señalar que tras la muerte del comandante “se puede puede dar la posibilidad de una apertura a la democracia en Cuba”.

El senador Alberto Espina dijo que Castro lideró “una dictadura que violó los derechos humanos del pueblo cubano, que exige y merece libertad, progreso y democracia”. Su par Francisco Chahuán agregó que “es una figura que marcó el siglo XX, pero esperemos que se pueda apurar el restablecimiento de las libertades públicas y de los derechos individuales en Cuba”.

El presidente de la UDI, Hernán Larraín, fue uno de los primeros dirigentes opositores en comentar la muerte de Castro: destacó la “contradicción” que existe entre figuras “que proclaman siempre la libertad, la democracia y el respeto a los derechos humanos, pero son los primeros en ser los aduladores del violento régimen castrista”.

El senador Andrés Allamand no emitió declaración política sobre el legado de Castro y se limitó a destacar la ayuda personal que le brindó cuando uno de sus hijos tuvo un accidente y requirió rehabilitación.

Qué dijeron los líderes internacionales

Prácticamente no hubo presidente o gobierno que no emitiera una declaración sobre la muerte del dictador cubano.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto quien confirmó que estará en La Habana para los actos fúnebres de Castro, escribió el sábado en Twitter @EPN: “Lamento el fallecimiento de Fidel Castro Ruz, líder de la Revolución cubana y referente emblemático del siglo XX”.

Evo Morales, quien estuvo para el cumpleaños 90 de Castro el pasado agosto y otro que viajará a La Habana para su funeral, expresó sus condolencias tanto en Twitter como en declaraciones a varias agencias de noticias.

05 de Mayo de 2015/LA PAZ El Presidente de Bolivia, Evo Morales contesta preguntas durante una conferencia de prensa en relación a la causa maritima de su país y la demanda en la Haya, la conferencia fue realizada en el Palacio Quemado. FOTO: AFKA/AGENCIAUNO

“Primero expresar a nombre del pueblo boliviano nuestra condolencia y solidaridad con la familia, el gobierno y el pueblo cubano. Fidel nos ha dado lecciones de lucha, de perseverancia por la liberación de los pueblos del mundo. Fidel lucho por la soberanía de los pueblos”, dijo a los medios. En su cuenta de Twitter, dedicó seis publicaciones, donde incluyó tanto fotos con Castro como con el ex mandatario Hugo Chávez. “Nuestra admiración y respeto por Fidel, el líder que nos enseñó a luchar por la soberanía del Estado y la dignidad de los pueblos del mundo”, escribió en uno de sus tuits.

Morales también salió en la prensa criticando los comentarios de Donald Trump, el recién electo presidente de Estados Unidos. Apenas se enteró de la noticia, su primera reacción fue sencilla: “¡Fidel Castro está muerto!”. Después emitió un comunicado de tres párrafos donde señala al “Barbudo” como un “brutal dictador” y a Cuba como “una isla totalitaria”. “El legado de Fidel Castro es uno de escuadrones de fusilamiento, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y la negación de los derechos humanos fundamentales”, escribió.

MADUROOtro que dedicó varias de su publicaciones en Twitter fue Nicolás Maduro, uno de los aliados más importantes en los últimos años de la revolución cubana –en conjunto con su antecesor, Chávez-. “Fidel y Chávez construyeron el ALBA, PetroCaribe y dejaron abonado el Camino de la Liberación de nuestros Pueblos… La Historia los Absolvió”, escribió el mandatario, parafraseando el mítico discurso del ex guerrillero cubano cuando fue condenado por el asalto al Cuartel Moncada en 1953.

“Fidel Castro fue un líder de convicciones. Marcó la segunda mitad del siglo XX con la defensa firme de las ideas en las que creía”, fue el breve comunicado de Michel Temer, actual presidente de Brasil. En tanto, Dilma Rousseff –quien fue suspendida de sus labores como Jefa de Estado el pasado 31 de agosto- publicó un sentido texto en su Facebook oficial. “Fidel fue uno de los más importantes políticos y un visionario contemporáneo que creyó en la construcción de una sociedad fraterna y justa, libre del hambre y la explotación, una América Latina unida y fuerte”, dijo en una parte de la publicación.

Con cautela también se pronunciaron desde Argentina, donde el gobernante Mauricio Macri sólo escribió en Twitter: “Lamentamos la muerte de Fidel Castro. Acompañamos a su hermano Raúl y a su familia en este momento. Nuestra solidaridad con el pueblo cubano”. En  tanto, en Colombia Juan Manuel Santos aprovechó para recordar que Cuba sirvió como interlocutor entre su Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el diálogo que durante cuatro años sostuvieron en La Habana y que condujo a la firma del acuerdo de paz la semana pasada. “Fidel Castro reconoció al final de sus días que la lucha armada no era el camino. Contribuyó así a poner fin al conflicto colombiano”, comentó antes de asegurar que se mostraba solidario con la familia Castro.

En Francia, François Hollande, también expresó sus condolencias a Raúl Castro por la muerte de su hermano. “Fidel Castro fue una figura del siglo XX. Él personificó la revolución Cubana, con las esperanzas que despertó y luego en las desilusiones que provocó. Actor de la Guerra Fría, se corresponde con una era que terminó con el colapso de la Unión Soviética. Fue capaz de representar para los cubanos el orgullo del rechazo del dominio externo”.

Lo mismo hizo el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, quien emitió un comunicado: “Fidel Castro era un líder destacado que sirvió a su gente por más de medio siglo. Un revolucionario y un orador legendario, el señor Castro hizo cambios significativos a la educación y la salud de su nación”.

El pesar por el fallecimiento de Castro también se manifestó en el Vaticano. “Al recibir la triste noticia del fallecimiento de su querido hermano, el excelentísimo señor Fidel Alejandro Castro Ruz, expresidente del Consejo de Estado y del Gobierno de la República de Cuba, expreso mis sentimientos de pesar a vuestra excelencia”, reza el comunicado del Papa Francisco.