Tras el despacho de la reforma laboral, quedaron algunas dudas con respecto a la interpretación del concepto de "adecuaciones necesarias", indicación clave para la DC y que marcó el debate al interior del oficialismo durante la tramitación del proyecto en el Senado. El senador Ignacio Walker (DC) explicó durante su intervención el pasado 9 de marzo, cómo quedó realmente esta indicación.
Publicado el 10.04.2016
Comparte:

“En todo este debate sobre la huelga y las adecuaciones necesarias hay un error conceptual que ha contaminado toda la discusión, que es el concepto de “reemplazo interno” “, afirmó el senador DC, Ignacio Walker, durante su intervención en la Sala el pasado 9 de marzo mientras se votaba la reforma laboral.

Y es que tras la aprobación de la reforma laboral, que fue despachada del Senado el pasado miércoles, quedaron algunas dudas con respecto a la interpretación del concepto de “adecuaciones necesarias”, indicación clave para la DC y que marcó el debate al interior del oficialismo durante la tramitación del proyecto en el Senado.

Fue a mediados de enero cuando el gobierno no logró acuerdo con la Nueva Mayoría en torno a la reforma laboral, por lo que la votación quedó para marzo. La principal traba para La Moneda estuvo en la DC. La bancada de ese partido compuesta por seis senadores no estaba dispuesta a aprobar la reforma laboral tal como estaba.

De esta manera, durante los primeros días de marzo el Ejecutivo presentó a los partidos un nuevo texto de indicaciones para el proyecto. Sin embargo, la DC manifestó inmediatemente su rechazo en varios puntos. Esto, debido a que a fines de 2015 el gobierno había presentado una indicación que permitía que el empleador realizara las “adecuaciones necesarias” en caso de huelga, elemento clave para la DC. La indicación decía que, “la huelga no afectará la libertad de trabajo de los no involucrados en ella, ni la ejecución de las funciones convenidas en sus contratos”.

Sin embargo, la enmienda de La Moneda generó fuertes críticas en un sector de la Nueva Mayoría, ya que a juicio de algunos parlamentarios la indicación dejaba la “puerta abierta” para el reemplazo en huelga, por lo que la comisión del Trabajo del Senado despachó el proyecto el pasado 17 de diciembre sin la indicación presentada por el gobierno. De esta manera, la ausencia de esta indicación causó una fuerte molestia en la DC, por lo que nuevamente condicionaron su apoyo a la reforma.

Finalmente, y luego de intensas negociaciones se repuso la indicación y fue aprobada con 29 votos a favor. El artículo aprobado permite al empleador “en el ejercicio de sus facultades legales, modificar los turnos u horarios de trabajo, y efectuar las adecuaciones necesarias con el objeto de asegurar que los trabajadores no involucrados en la huelga, puedan ejecutar las funciones convenidas en sus contratos de trabajo, sin que constituya práctica desleal”.

Pese a la amplia aprobación, existió un respaldo con diferentes matices en la Nueva Mayoría con respecto a la interpretación de este artículo. Esto, luego de la intervención que realizó la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, quien explicó que todo tipo de adecuación que haga el empleador, la debe realizar sin que se alteren las funciones convenidas, ni el lugar donde trabajan las personas que no participan de la huelga.  Además, aclaró las diferentes interpretaciones que algunos sectores habían hecho sobre el concepto “funciones contenidas en el contrato”.

“El principio rector que orienta su interpretación es el aseguramiento de que las funciones contenidas en el contrato de trabajo correspondan a las que se desarrollen en la práctica”, explicó Rincón, lo que generó una fuerte discrepancia entre el gobierno y un grupo de senadores de la DC que intervinieron durante la negociación. Entre ellos, Ignacio Walker.

En esa oportunidad, el senador afirmó que la explicación de Rincón tendía a “confundir” la interpretación de las adecuaciones necesarias. Por esto, es que durante su larga intervención se dedicó a exponer detalladamente cómo quedaron, finalmente, las adecuaciones necesarias del proyecto de reforma laboral. La explicación de Walker fue compartida por su par de la DC, Andrés Zaldívar. (Ver documento completo con intervención de Walker al final de la nota)

Walker: “El empleador tiene dos posibilidades, de modificar los turnos y horarios de trabajo y efectuar las adecuaciones necesarias con el objeto de asegurar que los trabajadores no involucrados en la huelga puedan ejecutar las “funciones” convenidas en sus contratos de trabajo”

Según explicó el senador DC durante su intervención, la indicación dice que el empleador, en el ejercicio de sus funciones legales, podrá “modificar los turnos u horarios de trabajo”, y además, llevar a cabo las “adecuaciones necesarias” para que los trabajadores que no participan en la huelga puedan ejercer las “funciones convenidas” en su contrato de trabajo.

De esta manera, las “adecuaciones necesarias” y el establecimiento de turnos y horarios, quedaron estipulados en el proyecto como elementos distintos.

Según explicó Rincón, si un trabajador no involucrado en la huelga es cambiado de sus funciones para reemplazar a “trabajadores” en huelga, el empleador incurre en infracción a la prohibición de reemplazo en huelga. Sin embargo, el senador explicó que en el proyecto aprobado “no se habla de “trabajadores”, sino que de “ejecutar las funciones”. De esta manera, lo que existe es el no reemplazo de trabajadores por personas ajenas a la empresa.

Por esto, es que según dice el proyecto aprobado, esta facultad del empleador no constituye una práctica ilegal, como fue planteado por Rincón durante si intervención.

 

Intervención Ignacio Walker sobre adecuaciones necesarias

FOTO: AGENCIA UNO