Es un cercanísimo de Rodrigo Peñailillo. Y aunque fue uno de los que "sobrevivió" en el gobierno tras la salida del ex ministro del Interior, hoy desde el oficialismo existe presión para que se revise su caso luego de aparecer en el caso Caval.
Publicado el 05.10.2015
Comparte:

“El señor Díaz me relató su situación y me dijo si yo tenía alguna posibilidad de poder resolver su problema. Me pidió si yo pudiera hacer una gestión para que la señora Compagnon pudiera resolver su deuda, una deuda que tenía con él. Yo le dije que no tenía ninguna herramienta o solución posible porque no tengo relación con ella”, afirmó el pasado lunes el director de administración de La Moneda, Cristián Riquelme, ante la comisión investigadora Caval.

De esta manera, Riquelme -cercano al ex ministro Rodrigo Peñailillo -confirmó que Juan Díaz -gestor inmobiliario y ex militante UDI -fue hasta La Moneda, después de que se conociera el caso Caval, para pedirle que ejerciera alguna acción que permitiera que la nuera de la Presidenta Bachelet, Natalia Compagnon (dueña del 50% de Caval)  le pagara una deuda que mantenía con él.

Las declaraciones de Riquelme causaron sorpresa y molestia al interior de La Moneda, según confirman altas fuentes del oficialismo a “El Líbero”. De hecho, al día siguiente el ministro del Interior, Jorge Burgos, afirmó que “me sorprendió mucho la noticia, habrá que pedir detalles”. Además, su testimonio provocó fuertes críticas entre los parlamentarios de la Nueva Mayoría que integran la comisión investigadora, quienes, incluso, cuestionaron su permanencia en el gobierno.

“La Moneda tiene en sus manos evalular la permanencia de su director administrativo, luego de sus últimas revelaciones”, afirma a “El Líbero”, el diputado PS Juan Luis Castro, quien es miembro de la comisión Caval.

Sin embargo, Riquelme -quien pertenece a la corriente interna del PPD denominada G 90– no sólo ha sido criticado por su supuesta vinculación con el caso Caval, sino que también por sus nexos con la “arista Martelli” del caso SQM. Durante la campaña presidencial de la Mandataria se desempeñó como administrador de SOMAE, empresa creada en 2013 para gestionar el dinero de la campaña bacheletista. A fines de mayo se revelaron traspasos de dinero entre Asesorías y Negocios (AyN) -empresa perteneciente a Martelli- y SOMAE durante 2013.

Además, el pasado 10 de septiembre, El Mostrador reveló que Martelli a través de su cuenta bancaria personal giró $32.5 millones a Riquelme entre marzo y agosto de 2013.

Ante este escenario, la permanencia de Riquelme, uno de los principales “escuderos” de Peñailillo, sí incomoda, de cierta manera, a La Moneda. Sin embargo, el gobierno no pretende removerlo de su puesto por el momento, según afirman desde el oficialismo. Esto, debido a que su cargo es de alta confianza de la Presidenta Bachelet, afirman desde el PPD. “Él no es del círculo de Bachelet, pero sí es un buen instrumento de confianza para ella,”, explican ,y agregan que “es necesario cuidar el entorno del ex ministro del Interior para no desatar una guerra civil dentro de un sector del oficialismo”.

En la Nueva Mayoría explican que la confianza que tiene Bachelet en Riquelme se la ha ido ganando por cómo ha llevado a cabo su trabajo desde el primer gobierno de la Mandataria donde se desempeñó en el mismo cargo, además de su rol clave en la campaña como administrador de SOMAE.  Riquelme se ha transformado en un hombre “intocable” al interior de La Moneda, comentan en la Nueva Mayoría.

“El administrador”: uno de los últimos “sobrevivientes” de la G 90 del gobierno

Riquelme pertenece a la fracción de la G 90 de la VIII región, donde conoció a Peñailillo. Iniciaron su amistad -la cual perdura hasta el día de hoy- durante su educación media en un Liceo de la ciudad de Coronel. Años más tarde, coincidieron también en la educación superior en la Universidad del Bío-Bío. Riquelme estudió Ingeniería Civil Industrial donde conoció a Flavio Candia, ex encargado de la Unidad de Análisis Estratégico del Ministerio del Interior. Candia también pertenece a la G 90 y mantiene una cercana amistad con Peñailillo. Sin embargo, Candia se fue del gobierno tras la salida del ex ministro.

En 2008 Riquelme y Candia crearon la empresa Greentec Ltda y cuatro años más tarde fundaron Asesorías e Inversiones Nido de Águila SpA, de la cual aún sigue siendo socio activo según informó Ciper.

Su llegada al gobierno se remonta a la administración del ex presidente Ricardo Lagos, donde se desempeñó como asesor en la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere). Luego, durante el primer gobierno de Bachelet, inició su primer período como administrador de La Moneda.

Este puesto, según explican en la Nueva Mayoría, se le dio a Riquelme debido a su rol de administrador de SOMAE en la campaña de Bachelet. “Administró la campaña de la Presidenta, pagó sueldos, manejaba las finanzas”, explican en el PPD. Riquelme estaba encargado de manejar los recursos recaudados para la campaña, por lo cual la revisión de las boletas del comando de Bachelet habría estado a su cargo.

De esta manera, Riquelme se convierte en uno de los cinco “escuderos” del círculo íntimo de Peñailillo que aún están en el gobierno. Hasta el momento, están  Carolina Cucumides, gobernadora de Colchagua; Juan Faúndez, subsecretario de Servicios Sociales; Gabriel Sepúlveda, jefe de gabinete del ministerio de Energía; y Adolfo Galindo, ex jefe de gabinete de la ministra de Minería, Aurora Williams, quien el pasado 7 de julio fue removido de su cargo, pero asumió “nuevas responsabilidades ministeriales”.

El “otro negocio” en que participó junto a Peñailillo

Según informó The Clinic, en medio de la pre campaña presidencial de Bachelet en noviembre de 2012, Riquelme junto a Candia adquirieron un terreno en Peñalolén por casi 380 millones de pesos, que además, involucró a Peñailillo como codeudor. El terreno está ubicado en una calle llamada Nido de Águila, el nombre de la empresa formada por Candia y Riquelme.

Para la compra de este terreno, los compradores pidieron un crédito conjunto por cerca de $300 millones y en efectivo, entregaron $87 millones. Sin embargo, según dicen en el entorno de Peñailillo, esto sería un proyecto personal , “sin fines comerciales”. Sin embargo, según informó ese medio, “Asesorías y Negocios tuvo ingresos por cerca de 500 millones de pesos, con los cuales pagó los informes que realizó el ex ministro y otros personeros. De esta manera, al momento de pedir el crédito, los recursos de Peñailillo y sus cercanos, provenían de esta labor”.

La polémica por el computador de Dávalos

El pasado 9 de septiembre Riquelme asistió por primera vez a la comisión investigadora Caval. En esa oportunidad, compareció para aclarar su vinculación con el computador del hijo de la Presidenta y ex Director Sociocultural de la La Moneda, Sebastián Dávalos, en medio de la investigación del caso Caval.

A fines de agosto La Tercera dio a conocer el resultado de los peritajes sobre el caso Caval, donde la información del computador de Dávalos había sido borrada. Ante este hecho, el vocero de gobierno, Marcelo Díaz, explicó que esto se debía a un protocolo existente en La Moneda, según le había explicado Cristián Riquelme.

Sin embargo, en su comparecencia ante la comisión, aclaró que “tuve una conversación breve con el ministro, de no más de 4 a 5 minutos, donde no le pude explicar toda esta normativa que rige, él no logró captar todo lo que tenía que saber de esta información. Cuando asumí mis funciones fui informado que dicho computador quedó resguardo del Data Center y mis instrucciones fueron categóricas que ese computador no lo tocaba nadie”.

 

FOTO: AGENCIA UNO