El ex ministro de la Segpres visitó hace un mes al candidato y a su equipo de campaña, y estima que su discurso de cambio y el agotamiento del modelo kirchnerista podrían darle el triunfo al alcalde de Buenos Aires.
Publicado el 27.10.2015
Comparte:

Las elecciones presidenciales en Argentina dejaron un resultado agraz para el candidato de la Presidenta Cristina Fernández, Daniel Scioli, a quien las encuestas daban como vencedor en la primera vuelta, pero su votación de 36,8%, casi en empate técnico con el opositor Mauricio Macri (34,3%), gatilló la efervescencia del ex presidente de Boca Juniors y alcalde de la ciudad de Buenos Aires.

Lo ajustado y sorpresivo de la votación abre una interrogante sobre quién se alzará como el próximo presidente de la nación trasandina durante los próximos cuatro años y, por ende, quién logrará capitalizar el 21,3% de los votos que obtuvo el peronista anti K, Sergio Massa.

Para entender lo que viene en las próximas cuatro frenéticas semanas de campaña, Cristián Larroulet, ex ministro secretario general de la Presidencia de Sebastián Piñera, y muy cercano a Macri y a su equipo de trabajo –a quienes vistió hace un mes-, conversa con “El Líbero”.

-¿Cuál es su análisis sobre los resultados de las elecciones en Argentina?

-Demuestran un agotamiento y cansancio general con una mirada populista que era propia del gobierno de Cristina Fernández, y es una señal muy potente respecto de rechazo al populismo latinoamericano.  Le agrego lo que está ocurriendo en la alcaldía de Colombia, donde Enrique Peñalosa se impuso a 12 años de administraciones de izquierda. En Ecuador hay un rechazo a los modelos populistas de América Latina. Lo mismo en Brasil con la debacle de Dilma Russeff. Todos los modelos de gestión política más populista están teniendo un rechazo por  parte de la ciudadanía, y el mejor ejemplo es el resultado de la elección en Argentina. Hay que sumarle que Buenos Aires había sido un feudo peronista desde hace más de 20 años, y se impuso la candidata de Macri. Mi lectura es un agotamiento del populismo y un rechazo muy fuerte a la conducción de los Kirchner  y específicamente de Cristina.

-¿A qué razones explica esa pérdida de apoyo?

-Hay razones distintas. Por supuesto, el deterioro de la economía argentina y de las condiciones de vida de la clase media, y la corrupción. Los gobiernos de los Kirchner han tenido muchos casos de corrupción y la ciudadanía está muy desencantada. El tercer elemento es  el la delincuencia, especialmente en las grandes ciudades de Buenos Aires, Rosario y Córdoba.

 

“Veo en Macri un gobierno de unidad nacional”

-Usted conoció a Macri y su equipo. ¿Cuál es su impresión?

-Tengo muchas amistades con personas del equipo de Macri y están  muy contentos, muy felices. He estado con los equipos de gobierno. Son personas muy serias, capaces, la opción de Macri claramente es muy interesante. Están muy conscientes de que quedan cuatro semanas y que deben seguir con el mensaje del cambio, que fue el gran mensaje de Macri para ganar en segunda vuelta.

-¿En un eventual gobierno de Macri, qué margen de acción tendría, pensando que el país está en recesión, con alto déficit y deuda y señales de que debe devaluar?

-Efectivamente, la situación económica de Argentina está muy deteriorada, eso mismo explica el deseo de cambio de los ciudadanos. La situación social se ha deteriorado mucho y el discurso del crecimiento, el empleo, de mejorar la calidad de los programas sociales y combatir la delincuencia es muy significativo. El rechazo a Cristina tiene que ver con esa actitud. Creo que Macri tiene que convocar a todos los argentinos, a Massa y a su equipo y adherentes. Veo en Macri un gobierno de unidad nacional para poder enfrentar los desafíos que tiene el país.

-¿Cree que de ganar Macri podría recuperar en algo la credibilidad exterior de Argentina?

-Sin duda, él es una persona muy prestigiada por su capacidad de gestión. Ha hecho un gran gobierno en la ciudad de Buenos Aires y ahí está su fortaleza principal, abordar correctamente los problemas económicos y sociales de ese país.

-¿Ud. ve alguna similitud del triunfo de Piñera con este momento de Macri?

-No, son circunstancias distintas. Creo que lo que sí veo es que tiene una capacidad de gestión, donde hay una comparación con el Presidente Piñera, que sabemos tuvo una gran capacidad de gestión. Pero el deterioro de Argentina es muy fuerte y esta especie de convocatoria a la unidad nacional es muy importante.

-¿Qué vínculos tiene Macri en Chile?

-Tiene relaciones muy estrechas. Sebastián Piñera estuvo con él hace un mes en Buenos Aires. Tiene vínculos con diferentes sectores en el país. Es muy conocido y respetado en Chile y como eventual presidente de Argentina sería un muy buen nombre para los chilenos.

-¿Cómo sería una relación de Macri con el gobierno actual?

-Son relaciones de Estado y siempre han sido de Estado, ambos países estamos estrechamente vinculados por miles de kilómetros de frontera. El futuro de ambos países en un mundo global tiene que ser con unidad y trabajo en común. La cantidad de proyectos de beneficio mutuo son enormes y por eso veo a Macri como un reforzamiento de esa relación y unidad entre Chile y Argentina.