Algunos abogados constitucionalistas estiman que la Presidenta debe inhabilitarse de nominar al reemplazante de Sabas Chahuán por enfrentar un conflicto de interés, ya que Luis Toledo es quien ha tenido a cargo la investigación a su hijo y su nuera.
Publicado el 02.10.2015
Comparte:

Esta tarde la Corte Suprema definió la quina de postulantes que presentará a la Presidenta Michelle Bachelet para que escoja al próximo Fiscal Nacional, quien asumirá en diciembre próximo cuando Sabas Chahuán termine su período.

Y, tal como adelantó “El Líbero” hace algunas semanas (ver nota aquí), la quina dejó en un complejo escenario a la Mandataria pues, entre los cinco elegidos del máximo tribunal, figura el fiscal regional de Rancagua, Luis Toledo, quien fue el encargado de investigar todas las aristas del caso Caval, que involucra a su hijo y a su nuera, Sebastián Dávalos y Natalia Compagnon. Los otros cuatro aspirantes que quedaron –de un total de 11 que se presentaron- son Jorge Abbott, Raúl Guzmán, José Morales y Juan Enrique Vargas (ver sus perfiles aquí).

Toledo junto a Guzmán obtuvieron las máximas puntuaciones (11 votos cada uno) de los ministros de la Corte Suprema.

Según abogados constitucionalistas consultados por “El Líbero” (Olga Feliú, Arturo Fermandois, Patricio Zapata y Sebastián Soto) la situación pone en un escenario ético muy complejo a la jefa de Estado. De hecho, algunos piensan que ella debe inhabilitarse en este tema y dejar que otro defina el nombre del próximo Fiscal Nacional.

Pincha aquí para ver el análisis de los abogados.