El consejero regional Dalivor Eterovic, quien siempre se opuso a la compra del predio del Serviu que declaró ilegal la Contraloría, dice que ambos casos tienen “los mismos sesgos, especulación inmobiliaria, manejo de información y familias vinculadas al poder. Es lamentable que eso ocurra”.
Publicado el 01.03.2016
Comparte:

El dictamen de la Contraloría que declaró ilegal la compraventa del Serviu por $1.340 millones de terrenos de Punta Arenas del padre del diputado Gabriel Boric, Luis Boric; de Patricia Büchner Herrero, esposa del actual diputado DC y ex alcalde de Punta ArenasJuan Morano Cornejo; y de Julio López Herrero, sigue generando polémica.

Al debate se suma el consejero regional de Magallanes, Dalivor Eterovic Díaz, miembro del Partido Comunista, e integrante de la comisión de infraestructura del Gobierno Regional –donde se discutió la venta- y quien admite que siempre se opuso a la compra de los terrenos por parte del Serviu de Magallanes.

Eterovic, técnico en meteorología y quien representa en el Gobierno Regional a los vecinos de las comunas de Punta Arenas, San Gregorio, Río Verde y Laguna Blanca, analiza para “El Líbero” el intento de venta de los terrenos, que rechazó la Contraloría por no haberse realizarse una licitación pública, estar con sobreprecio y ser tasados de manera irregular por un funcionario del Serviu.

-¿Cuál es su opinión sobre el dictamen de la Contraloría?

-Hay un tema que es central, que los dos diputados de Magallanes, que son los encargados de fiscalizar la labor del Estado, se vean involucrados en este tipo de temas. Es lo que me parece más grave. En el trabajo de la comisión siempre me opuse a comprar ese terreno, no estuve en el pleno del consejo cuando se votó por motivos de salud, pero en la comisión siempre me opuse que parlamentarios de la región se vieran involucrados en un negocio entre el Estado y particulares.

-¿Por qué lo encuentra grave?

-Porque creo que no es correcto que los parlamentarios de la región, más allá de que sean las familias las involucradas, se vean involucrados en negocios con el Estado que tienen un carácter de especulación. Estamos hablando de terrenos que antes fueron muy baratos y hoy se venden en más de $1.340 millones. Eso necesariamente no tiene otro nombre que especulación, y estar vinculado como parlamentario a ese tipo de acto me parece reprochable.

-¿Cuáles fueron sus razones para oponerse?

-Entiendo la necesidad que tenemos de construir viviendas sociales en Magallanes, que finalmente nos presiona  a los consejeros. Tenemos una deuda de tres mil viviendas sociales en Magallanes y tenemos los recursos para construirlas durante este gobierno, creemos que somos capaces de lograrlo pero el principal escollo es la disponibilidad de terrenos en el sector urbano. Aún así creo que no me parece bien que se anteponga el beneficio de tres familias a la necesidad de 200 familias.

Consejero PC Eterovic: “No desconfío de la honorabilidad del diputado Boric, pero en su lugar no hubiera aceptado que mi padre hiciera este negocio con el Estado mientras yo fuera diputado. Creo que hay una contradicción vital y es un tema que tiene que legislarse. Es un vacío legal. No es ilegal pero éticamente es reprochable”.

-¿Eso lo planteó en la comisión?

-Sí. En un primer momento se rechazó la compra de ese terreno porque faltaba la regularización.  Había estado prendado a nombre de un banco. Como había un manto de duda con la propiedad, se rechazó y se compró otro terreno. El Serviu después zanjó el tema de la propiedad y volvieron a ingresarlo como alternativa de compra. Se hizo largo debate en comisión que generó una serie de controversias y se aprobó finalmente.

-¿Cuáles eran los argumentos de los que rechazaban la compra del terreno?

-Principalmente el vínculo entre familiares de los parlamentarios, más allá de que ellos no intervenían directamente, eran las dos familias.

-¿A qué se refiere con que este negocio tiene especulación?

-A que hay necesidad de terrenos en Magallanes, especialmente en Punta Arenas, y eso hace que los precios se inflen de manera desproporcionada. Hoy es carísimo comprar un terreno que esté dentro del radio urbano. Lamentablemente el plano regulador está detenido en Contraloría y no se han incorporado nuevos terrenos, lo que aumenta el precio. Ese es un negocio especulativo. No tiene otro nombre.

-Ante el fallo de la Contraloría, ¿el Serviu no debería comprar el terreno?

-En el consejo se aprobó la compra con los antecedentes del Serviu. Ellos sostienen que no hay nada ilegal. Creo que hay un vacío legal y por eso me opongo, pero es una actuación zanjada. El consejo aprobó la compra y la Contraloría lo detuvo, pero el consejo se pronunció en mayoría. Urge legislar respecto de la relación entre la política y los negocios con el Estado, y el manejo de información.

-El terreno era rural y subió de precio cuando se cambió a urbano.

-Era rural pero coincidentemente cuando el alcalde Morano estaba en ejercicio se cambió el uso de suelo del sector, y uno de los propietarios era su señora.

-¿Qué le parecen las declaraciones de Boric, de que no ha estado vinculado al negocio porque el terreno se compró antes de que naciera?

-No desconfío de la honorabilidad del diputado Boric, pero en su lugar no hubiera aceptado que mi padre hiciera este negocio con el Estado mientras yo fuera diputado. Creo que hay una contradicción vital y es un tema que tiene que legislarse. Es un vacío legal. No es ilegal pero éticamente es reprochable. Al menos mientras él sea diputado ese tipo de negocio y transacciones comerciales debe tomarse con mucho cuidado. No es tan simple como decir ‘yo no nacía en esa época’. Él hoy, junto al diputado Morano, tiene una labor primordial que es fiscalizar.

-¿Ve alguna similitud en este negocio con el caso Caval?

-Lamentablemente tiene los mismos sesgos. Estamos hablando de especulación inmobiliaria, manejo de información, familias vinculadas al poder y es imposible no hacer la asociación. Es lamentable que eso ocurra. Es tan simple como abstenerse de hacer ese tipo de negocios.